miércoles, 21 de octubre de 2009

Desempolvando el tiempo

Amigos, seguramente a estas alturas ya habréis adivinado que a mí me va mucho lo verde, pero que me contengo, porque sé que lo rijoso puede aburrir, asquear o escandalizar. Por otra parte, ahora que estoy tan enfemmito, me veo, cómo lo diría, libre de pasiones y os puedo asegurar que a mis taypico años es la primera vez que me ocurre, bueno, no, la segunda, porque la primera fue cuando pasé hace dos años la fea, humillante, espantosa varicela. Y este estado me da cierta serenidad espiritual. Por vez primera en mi vida he entendido qué es eso de ser señor del propio cuerpo, de arrojar una mirada limpia y clara sobre el mundo y las personas. Y como sé que este estado de beatitud me durará tan sólo el tiempo que me duren las grapas puestas, lo estoy saboreando.

Pero Romano y Gomollón insisten en que cuelgue un poema rijoso de mi ancestro Gesú Cotta y como no tengo agallas de colgarlo aquí sin que se me caiga la cara de vergüenza, lo cuelgo en Apócrifos y heterónimos, donde podéis pinchar, para quien tenga ganas.

Por lo demás, aquí ando liado con la poesía y contemplando los árboles de mi calle, que con esto del otoño tienen el verde un poco triste, como yo.

En fin, todo esto para que no me tengáis muy en cuenta las rijosidades del Picotta. ¡Ay si lo hubiera sabido su tía Incarnazione Polo, le habría dado una somanta de palos!

22 comentarios:

Dyhego dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Dyhego dijo...

Don EPIFANIO:
He sido yo quien ha eliminado la anterior entrada.
¡Hasta para escribir rijosidades hay que tener salero!
Pero debería haber colgado usted el poema en su blog.
1 neutonio

Jesús Cotta Lobato dijo...

Dyhego, no tenía usted que haber borrado nada. Pero, en fin, no he colgado ese poema aquí porque ya digo que tampoco estoy muy seguro de haber hecho bien. Aquí el silencio o los comentarios de los lectores son muy indicativos. Gracias.

lolo dijo...

Eres un cuentista, Cotta.
Saborea las grapas, en serio.
Y escribe una oda para los árboles tristes: el verde está en tus ojos; ellos andan ya por el amarillo.

Juanma dijo...

Pues a mí me ha gustado mucho el resultado del encarguito. Yo también creo que, colgado aquí, habría quedado muy mono...que ya sabemos cómo se las gastan los monos.

Un abrazo.

Dyhego dijo...

Don EPIFANIO:
Borré mi comentario por coquetería: daba la impresión de que soy un gilipollas exquisito o un exquisito gilipolas, o un exquisito a secas o simplemente un gilipollas.
Perdón por mi autocensura. Sólo quería dejar claro que lo he borrado yo, no usted.
1 neutonio

Dyhego dijo...

A TODOS LOS SEGUIDORES DE JESÚS COTTA:
Como sabéis, el ensayo "Topicario..." está descatalogado y somos muchos los que queremos comprarlo así que me he puesto en contacto con la editorial Almuzara y una señora me ha respondido lo siguiente:

"No tengo constancia de que lo vayan a publicar nuevamente.

Un saludo cordial,
Ángela Mª Rojas Román
Editorial Almuzara, S.L.
Parque Joyero, Fase III, nave 20
Ctra. Palma del Río, Km.3.3 - 14005 Córdoba
Teléfono: 957 46 70 81 / Ext. 1 ó 2 / Fax: 957 46 14 63"

Así que, si todos mandamos un correo electrónico a dicha editorial quizás consigamos que lo reediten.

Así que, inudemos el buzón de correos electrónicos de Almuzara.

Saludos

Dyhego dijo...

Soy yo de nuevo:

para facilitaros la labor aquí el mando la dirección electrónica de esta señora:

angela@editorialalmuzara.com

Saludos

Jesús Cotta Lobato dijo...

Lolo, la verdad es que en esta entrada soy un cuentista. Escribiré a los árboles, nada más que por darte la razón en eso de que el verde está en mis ojos.

Juanma, no sé. Respecto a los monos, ya los conocí del todo este verano en el zoo de Fuengirola.

Don Dyhego, me abruma usted. Gracias. Nada más que por darle gusto a usted me encantaría que lo reeditaran y puede que me anime y se lo proponga de nuevo al editor. Creo, Dyhego, que en algunas páginas de la red como Iberlibro o My sofa o algo así, es decir, esas páginas que venden libros de todo tipo y época, se puede comprar. Ab imo pectore, cum neutoniis pluribus, Iesus Cotta Lupulus

Julio dijo...

Cuídate los bajos y mejora, querido amigo.

Miradme al menos dijo...

Espero que te recuperes pronto, Jesús, de "lo tuyo".
Paso a leerte en Casa Romano.
Un abrazo

Jesús Cotta Lobato dijo...

Julio y Miradme, no os preocupéis, estoy en la gloria. Un abrazo.

Benjamín Gomollón dijo...

Si no fuera más que medianamente ignorantona y poco ducha en el consonante, bien pudiera atribuirse el sonetazo a la buena de Maritornes, en uno de esos lances de venta de caminos. No sé, a ciencia cierta, si el pellejo en vaivén interminable fuera el de Rocinante o si mucho me apuras el del rucio de Sancho, pero para mí que este verso lo hallaste entre los papeles de la curiosa novelita del Curioso impertinente. Me atrevería a decir que el mismo cura guardólo en un desván, algunos quieren decir que de Almagro, de donde uno de tus itálicos ancestros vino a exhumarlo hasta hallar ahora el seguro cobijo de Casa Romano, que como bien se adivina, es conocida casa de citas.

Gracias mil, Jesús. Cómo he reído....

Octavio dijo...

¿Qué hay de malo en ser rijoso? Yo me lo paso tela de bien. Y leyéndote, tanto igual, que entre el sexo oral y el verbal, me quedo con los dos. Y, tras leer tu soneto, también con el manual, qué carajo.

Un abrazo.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Ah, Benjamín, acabas de dar con la interpretación exacta que ningún filólogo había encontrado hasta ahora. Las palabras de ese soneto o las dijo Maritornes o no las dijo nadie.
Y Octavio, sabiendo que a ti la paja te parece de pobres, me alegro de que el soneto te invite a, pues eso, pero en compañía de Maritornes.

En fin, por vosotros pongo estas cosas. Pero mañana, ¡penitencia!

Jesús Cotta Lobato dijo...

Octavio, por cierto, aún me estoy riendo con tu entrada de ayer sobre el alquiler. Es magnífica.

Jesús Beades dijo...

¡Poema sobre las grapas ya!! Algo así como un agradecimiento por la serenidad de espíritu que te regalan, con lamento final por su efímera naturaleza.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Tocayo, la verdad es que me han dicho que haga un poema a la anestesia y ahora tú a las grapas. Me cuesta, pero lo voy a intentar. Un abrazo, amigo.

elpiyayo dijo...

Te imagino con un rosario en la mano, muchas estampitas a tu lado y de vez en cuando mirando las grapas. Como dice Rosna Cotta san San Cotta.
Pero el Cotta que es como tu dices rijoso, ha de agudizar la mente y los metodos para asi deshacerse de sus impulsos varoniles si en buena compañia se encuentra, menos poesias y mas....... que ahora estás comiendo muy bien, bien atendido y tienes todo el tiempo del mundo para amar, despues pues vas y nos lo cuentas.

elpiyayo dijo...

Te imagino con un rosario en la mano, muchas estampitas a tu lado y de vez en cuando mirando las grapas. Como dice Rosna Cotta san San Cotta.
Pero el Cotta que es como tu dices rijoso, ha de agudizar la mente y los metodos para asi deshacerse de sus impulsos varoniles si en buena compañia se encuentra, menos poesias y mas....... que ahora estás comiendo muy bien, bien atendido y tienes todo el tiempo del mundo para amar, despues pues vas y nos lo cuentas.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Es duro el esfuerzo, y peor, el incierto dolor de la impotencia.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Piyayo, espera un poco a que las grapas no se me salten.

Javier, tener el agua tan cerca y no poderla beber. Pero todo pasa y todo llega y si no pasa, no pasa nada.