lunes, 12 de octubre de 2009

Rumbo a Siltolá

¡Qué feliz estoy de haber llegado por fin a Siltolá en compañía de tan buenos poetas y con Javier Sánchez Menéndez como capitán!

De todos los libros que me han publicado éste es el que me ha hecho más feliz. Había en el público personas que aprecio mucho y cuya sola presencia me hacía tilín en el corazón.

González Romano me emocionó. El café y el universo de Miguel Agudo me impresionaron. El tiempo muerto de Elías Marchite me puso melancólico. Y la voz de Olga Bernad aún sigue resonando en mis oídos, una voz dulce con poemas rotundos. Me recuerdo junto con los otros cinco allí sentado en la mesa y me sigue visitando una sensación de orgullo, alegría y nervios.

Luego la gente se fue yendo o yo no supe encontrarlos. Y me quedé sin poder saludar a muchos y con la sensación de no haberlos atendido bien.

Por cierto, mañana salgo en el programa Ojos que nos ven para hablar de cómo la delegada de cultura de IU impidió que el homenaje literario a Agustín de Foxá se celebrase en un salón municipal que ya le había sido concedido. Si alguien estuvo allí o quiere sugerirme algo al respecto, mil gracias.

Tenía previsto hablar de España, hoy en el día de la Hispanidad. Lo dejaré para otro día.

19 comentarios:

Julio dijo...

Jesús:
El acto estuvo genial y no sentimos todos estupendamente atendidos.
Un abrazo siltolareño

Capitán dijo...

Yo no estuve pero hay crónicas fantásticas de la presentación de vuestros libros. Enhorabuena.

Miradme al menos dijo...

Pasamos un rato muy bueno, Jesús. No solo por vosotros que estuvisteis muy en vuestro papel sino también por el hecho de encontrarnos con bastantes amigos.
El único problema es que faltó la clásica cerveza, pero ya habrá tiempo para resarcirse.
Un abrazo

Ladrón_De_Versos dijo...

Mis felicitaciones por la presentación del libro. Buenos días Jesús. Un abrazo.

Olga B. dijo...

Cómo comparto esa sensación que tan bien explicas: el orgullo, la alegría, los nervios... Un recuerdo maravilloso el de haber estado ahí con vosotros y con todos los que acudieron.
Un besazo.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Suscribo una a una tus palabras. Y también las de Miradme: hay que mojar todo esto con cervezas con los amigos, que a mí también me quedó la sensación de no haberle podido dedicar a todos el tiempo que se merecen. El miércoles, que tenemos tertulia, comenzaremos a desquitarnos...
Un abrazo.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Julio, gracias. Fue un placer verte allí, de pie, con ganas de oír todo lo que te dijéramos.

Capitán, gracias. Juanma es el mejor cronista.

Sí, Miradmealmenos, eso faltó muchísimo. Ya nos desquitaremos.

Ladrón, buenos tardes para ti. Gracias. Que pases un feliz día.

Olga, estábamos todos bastante nerviosos, pero tú eras la que llevabas los nervios con más gracia y elegancia.

Juan Antonio, yo me tendré que desquitar otro día, porque el miércoles me ha surgido un desagradable imprevisto que ya explicaré por aquí.

Juanma dijo...

Pues yo también me he de desquitar otro día...pero llegará, llegará.

Un abrazo, Jesús.

Antonio Rivero dijo...

No hay alegrías sin penas. Haber si termina la pugna del IU y los socialistas por contaminar la cultura española con su memoria histórica, más digno de un país que intenta falsear la historia que otra cosa...

"A merced de los pájaros" me está encantando. Un saludo y ojalá que se repita un homenaje a Foxa, esta vez en condiciones... Sin censura ni invenciones sobre apología del franquismo.

Lola Roldán Riejos dijo...

Me gustó mucho tu intervención llena con humor, y la lectura del poema del río me encantó.
Felicitaciones a todos.
Un beso
Lola

Benjamín Gomollón dijo...

Pon debajo de la lengua del silencio
toda la humilde flor de la memoria
su pálida costumbre
y su tranquilo acecho.
Y despacio
siguiendo el hilo de las aves
nada olvidadizas
adéntrate en el cielo,
como una flecha suavemente querenciosa
de la herida de amor que te dejaron
aquellos labios de la dulce sombra,
la mirada materna del silencio.

elpiyayo dijo...

Timoteo, David y un servidor nos hubiera gustado ir, pero estabamos quitando roña en Los Manjones, hombre sobre todo para ver a la mulata, como no somos poetas.
Un abrazo y no te enfades conmigo

José Miguel Ridao dijo...

Fue un placer saludarte, Jesús. De la entrada de hoy me ha gustado mucho el contraste entre el tilín y el tolón.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Juanma, la crónica de ese día en tu blog fue completa y estupenda. Ya nos tomaremos una cerveza, que nos la debemos.

Antonio, me alegro de que te guste. A ver si pronto puedo leer algo tuyo.

Lola, muchísmas gracias por venir. Espero que el libro te guste.

Benjamín, la humilde flor de la memoria me gusta. Y por ese beso del que hablas comencé yo a escribir poesía. Me has leído el corazón.

Piyayo, eché en falta a mis hermanos. Yo era el único Cotta allí y eso es muy duro, casi tanto como quitar roña en los Manjones.

José Miguel, el tilín y el tolón es una manera que tengo de distinguir la impresión favorable que me provocan las personas. Un abrazo.

Gerardo dijo...

A merced de Cotta pasé un buen rato leyendo los pájaros de Jesús. Todos los pájaros contenidos en este libro que me tuvo a su merced en el trayecto en autobús Sevilla - Granada. Versos inquietantes y delicados en muchas ocasiones. Un verdadero ejerecio de pulimento literario y buen gusto. Muchas gracias por este regalo Jesús, y no digas nunca más, jamás porque el gusanillo poetico delicado retumba por dentro y sale, finalmente asoma la cabeza y sale. Enhorabuena querido Jesús. Todo un placer, de nuevo, leerle y compartir.
Gerardo

Octavio dijo...

Enhorabuena por tu libro, Jesús. Paso unos días desconectado y a mi regreso me encuentro esta gratísima noticia. Hablaré con Javier para hacerme con tu libro.
Un abrazo.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Gerardo, gracias por tus palabras y por tus ánimos. Sí, ya sé que el poeta al final sigue escribiendo. Es una enfermedad. Un abrazo.

Octavio, me agradará mucho conocer la opinión de un poeta amante, con rosa y espada.

Isabel Romana dijo...

Felicidades por la publicación y por una presentación que, según he leído en diversas crónicas, debió estar cargada de emoción y excelente poesía. Espero que esta nueva colección siga sumando voces durante muchos años. Saludos cordiales.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Isabel, espero que muchos buenos poetas encuentren cobijo en coleeciones como esa. Por cierto, también yo soy un enamorado de Roma.