viernes, 2 de octubre de 2009

El niño pequeño y la moral adulta

Los niños pequeños entienden bien qué es mentir, robar y pegar, porque sienten a veces el impulso de hacerlo para conseguir sus objetivos o bien lo hacen. Pero les cuesta mucho entender qué es la separación de unos padres, el suicidio y el aborto, porque esos tres actos no sólo nunca les han tentado sino que ni siquiera se les ha ocurrido que se puedan hacer.

El niño se queda perplejo cuando se entera de que los padres de un amiguito suyo se han separado. No logra entender cómo los que se unieron para engendrarlo a él no forman ya esa unidad gracias a la cual él comprende el universo y se siente seguro en él. Tampoco entiende que alguien quiera poner fin a esa vida que es para él una fuente de maravilla y asombro. A pesar de ello, se me ocurren ciertos argumentos que pueden conseguir que un niño entienda por qué los mayores se separan o se suicidan.

Pero, ¿con qué argumentos morales puede uno justificar ante un niño el aborto? ¿Le habla uno de eugenesia? ¿Le cantamos las bondades del utilitarismo biológico? ¿Le decimos que es mejor que no nazcan niños enfermos? ¿Le dice uno: "Si tu madre te hubiese abortado, habría estado en su derecho" o "Lo que las madres llevan en la barriga no son bebés, sino ectoplasmas"? ¿Le decimos que los carniceros de las clínicas abortistas son médicos tan respetables como su pediatra?

Pocas veces he entendido mejor que hoy aquello de Sed como niños.

38 comentarios:

Capitán dijo...

Pocas veces he visto descrita con tanta claridad la oscuridad del aborto.

Gracias

Capitán dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Dyhego dijo...

Don EPIFANIO:
Tiene usted las ideas muy claras. Yo no. No sé qué es mejor, sinceramente.
1 neutonio.
(Su saludo sienta bien. No me enojó lo que usted dijo sino un comentario en concreto de un visitante).

Juanma dijo...

Estoy de acuerdo contigo, Jesús. En la barriga de Lola, por cierto, hubo un par de ectoplasmas que luego han resultado ser guapísimos.

Por otro lado, aprovecho la primera parte de tu entrada: jugar con los niños en una separación, usarlos como arma de defensa o ataque, manipularlos, presentarlos como excusas...es de personas muy miserables.

Un abrazo.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Capitán, este comentario tuyo, con esa antítesis entre claridad y oscuridad, me ha llegado al cuore.

Dyhego, como hay asuntos oscuros, me esfuerzo por encontrar la claridad. Y de pronto he reparado en los niños. Me alegro de que no le enfadase mi entrada de ayer.

Juanma, son guapísimos porque vienen de ti, de Lola, de la libertad y del amor.

churricos dijo...

Sr.Cotta.
¿Porqué será que la naturaleza inocente del ser humano, se pierde con los años?
Repito esta pregunta en su escaparate, ya que esá bastante mas concurrido que el mio, y al mismo tiempo me sirve de respuesta/pregunta a su entrada.

Un saludo.

Dyhego dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Dyhego dijo...

Don EPIFANIO:
1) En caso de separación conyugal, los padres deberían evitarles a los hijos las desavenencias personales.
2)Los niños lo captan todo, pero les faltan datos para poner las cosas en su sitio (si no, serían adultos).
3)Supongo que la decisión de abortar debe ser muy dura para una mujer.
4)Los proabortistas cargan las tintas presetndo el asunto como un arreglo dental.
5) Los antiabortistas las cargan también presentando ese mismo asunto como si fuesen asesinos que se regodean en descuartizar cadáveres.
6) Sobre la eugenesia habría mucho que decir.
7) Es muy difícil hablar de estos temas porque la gente no atiende a los argumentos, están deseando que digas la primera palabra para clasificarte en el grupo pro o en el grupo anti.
8) Sus entradas siempre me resultan interesantes, aunque a veces no comparta sus argumentos.
Hoy no me duele la cabeza sino el alma (si es que tengo de eso), pero le mando un afectuoso neutonio.

Dyhego dijo...

Don EPIFANIO:
He suprimido el comentario porque, por equivocación, lo había duplicado.
Pido perdón.
1 neutonio

Jesús Cotta Lobato dijo...

Señor Churricos, yo temo defraudarle con mi respuesta, porque creo que la naturaleza humana no es inocente, tampoco la del niño. Si por inocencia del niño entiende usted ingenuidad, sí le doy la razón: esa ingenuidad se pierde cuando los niños se topan con gente más maliciosa. Pero si por inocencia quiere decir usted falta de maldad o mezquindad, creo que los niños tienen capacidad de mal a su medida, ya sea para quitar un juguete, para mentir y rehuir así un castigo. El ser humano no ha nacido inocente ni culpable, sino capaz del bien y del mal. No somos demonios, pero tampoco somos ángeles. En fin, señor Churricos, que me he enrollado.

Don Dyhego, estoy de acuerdo en cuanto usted dice, pero le saco un pero a su punto 2: los niños tienen clara conciencia del bien y del mal. Saben que amar, construir, esforzarse, crear... son cosas buenas, y sus contrarios malas. Por eso, es tan difícil que entiendan que el aborto puede estar justificado, porque, aunque la mujer sea también una víctima, en el aborto no hay amor ni construcción ni creación ni esfuerzo.

lolo dijo...

No entiendo por qué no les pregunto más a ellos. Será que soy muy mayor.

Gracias, Cotta.

churricos dijo...

Sr. Cotta.
Ahora, al hilo de su entrada, y redundando en su reflexión al responder mi comentario, en lo que se refiere a que nadia nace inocente.
Estoy de acuerdo en que, he errado la palabra. Ingenuidad sera mas acertada.
Pero tambien estoy convencido de que hay ciertas cosas que, dependiendo de la moral de los padres, las explicarán a los hijos de una manera o de otra.
En muchas ocasiones, las mas, será complicado hacerle entender a un niño ciertas situaciones. Pero tambien estoy convencido de que, en la mayoria de los casos, una separación, un aborto, o un suicidio, debe de ser una decisión dificilisima para quien se vea oblgado a tomarla. Y tambien tengo claro, que esas decisiones, si se toman, deberian de ser porque no hay ninguna posibilidad de tomar otra.
En la cabeza de cada uno está la distancia para llegar a ese limite pero, como le comentaba en una respuesta a una de sus entradas hace unos dias ..."qué complicado es el ser humano..."

Un saludo.

Dyhego dijo...

Don EPIFANIO:
Totalmente de acuerdo en el matiz inocencia vs ingenuidad. Hay niños que, de pequeños, ya se les ve venir.
Por lo demás, repito que yo no tengo las ideas tan claras como usted.
1 neutonio inocente pero no ingenuo.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Señor Churricos, como el ser humano es tan complicadísimo, como usted bien dice, muchas veces no lo podemos explicar con la psicología o la biología, sino con el arte, la poesía, el amor y la religión. Y aun así, seguimos sin explicarlo. Un abrazo.

Lolo, en realidad esta entrada me la inspiraron las amigas de una de mis hijas cuando fui a recogerlas al cole. Una contó escandalizada que se había enterado de que una madre podía no tener al bebé si se lo quitaba. Hubo un clamor general entre los niños, que afirmaban que eso era imposible. Un beso.

Señor Dyhego, todos tenemos claras algunas cosas y oscuras otras. Yo ésa la tengo clara. De las pocas que tengo claras. Y espero que su enfermedad delalma se cure con ejercicio, poesía y lo que usted necesite. Un abrazo.

Jesús Aparicio González dijo...

Me gusta tu blog amigo Jesús, te seguiré y enhorabuena por tu nuevo libro, lo leeremos

Un abrazo
http://jesusapariciogonzalez.blogspot.com/

Gloria dijo...

Estoy maravillada de los distintos puntos de vista que generó esta publicación donde uno puede posicionarse desde distintos. El ser humano es muy complejo sí, y a veces las situaciones lo superan.
Lo importante es que te tema obliga a pensar y abordarlo.
Gracias

ReyVindiko dijo...

Arrojas cierta luz sobre eso de "quien quiera entrar en el reino de los cielos ha de ser como uno de estos pequeñuelos".
El adulto diría que todo es más complicado de lo que parece, que no se puede decir que no al aborto tan tajantemente.
Me da que la complicación adulta oscurece el camino a seguir, que el que dijo más o menos eso de arriba no se juntó con gente complicada sino sencilla.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Gloria, gracias por seguir mi bitácora. He visitado la suya y estoy encantado con sus fotos y sus poemas.

Reyvindiko, y tú acabas de darme la pista del modo en que los adultos nos justificamos diciendo que todo es complejo y difícil. Y la verdad es que creo que las circunstancias de cada cual lo vuelven todo complejo, pero a la vez me doy cuenta de que hay actos injustificables, por muy complejas que sean las circunstancias.

Jesús, tocayo, he echado un vistazo a tu blog y se ve que tenemos en común algo más que el nombre. Yo también buscaré tu poesía. Un abrazo.

Outsider friar dijo...

¿Por qué un nene al que se le muestre una ecografía señala y no dice "feto", ni "ser vivo", ni otras cosas, sino que dice "nene"?
Que vengan con pseudomorales utilitaristas o relativistas puede tener (que no lo tiene) un pase, pero me jode mucho que se quiera negar la evidencia de las cosas.
Ahora bien, la perversidad es adulta. La perversidad es que sobre el "bebéaído" alguien crea gracioso comentar:
"Parece una gamba, jajajaja"

Jesús Cotta Lobato dijo...

Outsider, tu comentario completa mucho mejor la entrada de hoy. Por cierto, yo he oído cosas así como lo de la gamba. Cuando se la oyes a un jovencito, prefiero pensar que no sabe lo que dice. Pero el jovencito la dice porque los perversos lo han generalizado. Un abrazo.

elpiyayo dijo...

Bueno bueno, explicarselo a un niño es facil, se le dice que es un ser vivo como un pollo o una serpiente, una rata o un perrito que muerde y el entenderá que se mate esa criatura. Lo dificil es que una persona humana, adulta y con un coeficiente intelectual medianito pueda poner argumentos y decir que es un derecho. Claro derecho a un ser vivo, porque luego pasa a ser humano¿cuando? pues se ponen los parametros legales que hagan falta.
Sobre la eugenesia no hay nada que hablar, solo se aplica o no se aplica, pero de aplicarse que me den a mi los bisturies o las balas, haré mi mundo, claro que no un mundo perfeto, solo mi mundo.
Suicidarse es un delito penado por la ley, claro si te cogen vivo.
Y divorciarse pues etá muy bien, quince dias y el hombre a la calle con los calzoncillos en una bolsa y santas pascuas, en España, no en Iraán.

Julio dijo...

Me dejas con las patas colgando, Jesús.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Piyayo, de hecho ya están algunos empezando a explicárselo así a los niños. Desde luego, no se lo vamos a poner fácil.

Julio, en realidad, lo que cuento pasó de verdad: un grupo de niños me contó asombrado que les habían dicho que algunas mujeres mataban a los niños cuando estaban en la barriga. "¿A que es mentira?" Me preguntaron.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

¡Qué miedo!

Jesús Cotta Lobato dijo...

Javier, espero que el miedo nos salve.

LFU dijo...

Bravo, Jesus por esta entrada clarividente. Yo aun no he podido explicarle a mis hijas el tema del aborto porque en el fondo me apena que sean tan pronto conscientes de lo jodido de la condicion humana y su capacidad para el mal.

Repito. Mi enhorabuena. Abrazo

Jesús Cotta Lobato dijo...

LFU, también yo retrasé ese momento hasta que se enteraron por las amigas y vinieron a preguntarme si tal barbaridad era posible. Un abrazo.

Antonio Rivero dijo...

Impresionante la forma de desmontar el argumento del aborto… Una pregunta ¿Tú tienes que presentar tu libro el 8 de octubre en la biblioteca pública?

Saludos

Jesús Cotta Lobato dijo...

Sí, Antonio, a las ocho de la tarde. Ya lo anunciaré en la bitácora. Será un placer conocerte.

Mery dijo...

Ahí está lo malo de hacerse adultos: perder la esencia de lo que es la vida, sin retruécanos mentales.
Hoy he ído a misa (voy pocas veces) y he visto que las lecturas trataban este tema. Lástima que el cura no tenía habilidad suficiente para hablar de ello como tu lo haces.
Un abrazo

Olegario dijo...

Querido Jesús:

Tu entrada me resulta interesante en cierto sentido. Sin embargo, no creo que la mejor forma de plantear este problema sea la de imaginarse cómo lo entendería un niño. La idea de la mente simple de un niño, o bien inocente o ingenua, me resulta tremendamente ambigua. Los niños son también crueles y, si bien un esfuerzo de depuración y simplificación de la reflexión es saludable, no veo en absoluto razonable proponerse su visión como un ideal. Me suena demasiado a la idea del paraíso perdido, a la idea de una comprensión "correcta" del mundo que habríamos perdido por envejecimiento. Esta forma mejor de ver las cosas es demasiado metafísica : presupone que hay una forma clara y pura de comprender, cuando lo más sensato, en mi opinión, es procurar encontrar fallos en la que tenemos actualmente. La mente original del niño es como la tabula rasa en la que aún tendríamos la posibilidad de comprender las cosas; pero la cuestión es que las cosas no tienen por qué ser simples ni adecuarse a nuestra percepción. Si el asunto es complejo, séalo. SI un niño no lo puede entender, es porque no es un asunto de niños

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Nos salvará de la nada, Jesús.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Mery, las lecturas de este domingo eran preciosas. Si el cura no les sacó partido, deja que ellas te lo ofrezcan. Un beso.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Olegario, tu comentario me ha hecho pensar también a mí y me gustaría pensar un poco antes de contestarte, porque, en principio, me has convencido, y me cuesta dar mi brazo a torcer. Un abrazo.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Javier, la nada es el peor de los monstruos.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Querido Olegario: después de una ducha reparadora, tengo las ideas más claras y creo que tengo algún argumento para puntualizar mi reflexión.
Tienes razón en una cosa: hay cosas demasiado complejas para la mente de un niño y no por eso las vamos a simplificar. Es, por ejemplo, demasiado complejo emitir un juicio moral ante el caso de una mujer que se ve empujada contra su deseo íntimo a abortar por la sociedad que trivializa el aborto, por la familia, por el hombre que la dejó embarazada y que quiere que ella cargue con el muerto. Eso, en efecto, es demasiado complejo para un niño.
Pero si te fijas en mi entrada, yo no pretendía culpar a la mujer, sino demostrar que, al exponerlos ante un niño, los argumentos que se suelen esgrimir para justificar el aborto en general resultan sencillamente abominables, aunque se disfracen de sentimentalistmo y humanitarismo. Por tanto, yo distingo entre los casos individuales y complejos, por un lado, y por otro los argumentos utilitaristas que en el fondo subyacen en todos los demás argumentos que justifican el aborto. En realidad, en España se practica una eugenesia masiva al permitir que ante un caso de síndrome de Down la mujer se vea invitada a abortarlo. En fin, el asunto es complejo, pero no por eso hay que renunciar a enjuiciarlo, porque entonces no podríamos enjuiciar nada, ya que casi todos nuestros actos son complejos. Recibe mi abrazo.

Shandy dijo...

Interesante el debate suscitado. Pienso también que es un tema muy complejo para abordar con un niño. Si surgen preguntas por parte de él, hay que ser muy cuidadoso con el lenguaje para no herir su ingenuidad, que no inocencia, como se apuntaba en algunos de los comentarios. El niño es el ser humano con todas sus pasiones y deseos sin "pulir": egoísta y cruel (Mío, Y Yo). La educación es lo que nos va despertando la conciencia de que el otro existe. Y también experimentar nuestra propia fragilidad y desamparo, el sentir que necesitamos de los otros:"Ya lo sabes eres carencia y búqueda"

Con respecto al aborto, tal vez la cuestión no está en si individualmente somos "pro" o "anti", sino en que abortar es una realidad social y un gobierno debe legislar para todos.
La existencia de una ley que permita abortar no supone una imposición a nadie. Sólo es una opción que garantiza unas condiciones sanitarias para quien decida hacerlo.

Cuando en España no existía ley del aborto, las familias con posibilidades económicas mandaban a sus hijas a Londres, y las que tenían menos, a Portugal, donde se hacía en clínicas clandestinas, pero que garantizaban unas mínimas condiciones sanitarias. Aquí lo hacían las que no tenían posibilidades económicas ni formación, y en condiciones que es mejor no imaginar.
En una sociedad democrática, uno debe ser libre para elegir, responsable de esta elección y de las consecuencias que de ellas se deriven. Por lo demás, cada cual con su conciencia.
Lo que es bueno o malo para mí, no tiene porque serlo para los demás.
Independientemente de que sea "pro" o "anti", defiendo el derecho a la libertad de elección.

Y estaría muy bien no tener un´índice de abortos alto. Algo está fallando en la educación que se le da a los niños y adolescentes. La educación de la sexualidad es también un tema muy complejo que va más allá del hecho biológico y de la información de como evitar un embarazo.

Un saludo

Tienes un cuaderno muy interesante, ameno y sencillo. Una nuena mezcla de literatuta y pensamiento.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Gracias, Shandy, por tu reflexión. Estoy de acuerdo contigo en una cosa: en que el aborto es un fracaso y que hay que hacer todo lo posible para que no se llegue a eso. En cuanto a la libertad de elegir, creo que usar la libertad para eliminar un feto es un mal moral.