jueves, 22 de abril de 2010

El diablo en la historia

Cuando entre los incaicas el cacique preñaba a la cautiva del poblado enemigo para poder comerse, diez lunas después, un bebé bien tierno; cuando los cartagineses sacrificaban niños a Baal para que éste les concediera la victoria sobre los romanos; cuando en la Camboya de Pol Pot se enseñaba a los hombres a matar a palos al que se atreviera a tener un sentimiento personal e individual que el Estado-Dios consideraba inconveniente; cuando los científicos nazis realizaban vivisecciones sin anestesia con cautivos judíos y gitanos; cuando en la Suecia feliz se esterilizaba a las personas con síndrome de Down; cuando Stalin mató de hambre a millones de ucranianos porque tenían la manía de que la propiedad privada era un derecho humano; cuando en Europa ayudar a alguien a suicidarse empieza a parecer más solidario que ayudar a alguien a no suicidarse...

¡qué bien se lo tienen que estar pasando Belial, Zabulón, Satanás, Belcebú, vomitando carne humana y expeliendo gases sulfurosos mientras blasfeman a dos carrillos!

15 comentarios:

profesor dijo...

Don EPIFANIO:
El infierno siempre tiene clientes... por desgracia.
Pero a mí me gusta el infierno de los "malísimos" buenos: Humphrey Borgart, Marilyn Monroe, Gilda y gente así "depravadísima".
1 neutonio

Jesús Cotta Lobato dijo...

Profesor, esos malísimos buenos no están en el infierno, sino en el cielo. Anda, hágame usted caso y vayámonos a los campos elíseos, que nos esperan Rita y Marylin. Eso de que el infierno está lleno de discotecas y tipas despampanantes me suena a mentira para atrapar a incautos. Un neutonio.

Dyhego dijo...

Don EPIFANIO:
El arribafirmante "profesor" soy yo, el Diego.Te escribo desde la sala de los idem y alguien se ha dejado la cuenta abierta del gmail y lo he mandado pensando que era desde la mía. Lo aclaro porque no es que pretenda esconderme bajo ningún anonimato. Si alguna vez utilizo el anonimato, NUNCA ha sido para insultar ni nada por el estilo.
1 neutonio aclarado.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Don Dyhego, el neutonio que el Profesor me ha mandado lo ha delatado usted y sé de sobra que no es su estilo ir insultando a la gente. Dos neutonios.

lolo dijo...

No creo que los diablos lo pasen bien. Nunca.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Lolo, más que pasarlo bien, dejan de sufrir tanto cuando ven que el sufrimiento se extiende por el universo. Esa supuesta felicidad es la misma que la del resentido que quiere que todo el mundo sea feo porque él es feo.

Gómez de Lesaca dijo...

Totalmente de acuerdo. Es verdad.

La mayor victoria del Diablo hoy es que la mayoría de la gente cree que no existe. Algo de esto dijo CS Lewis (aunque, también aquí, hablo de memoria, que ya teme uno equivocarse en algún matiz, pues no tengo todos mis libros a mano, como ocurre en toda tertulia bien organizada).

Tienes razón. El diablo no se divierte porque es, como se dice en Fausto, el espíritu que siempre niega.

Es muy cierto lo de la trampa para incautos, lo de las calderas de Pedro Botero repleto de señoras de bandera. Es para que caigan allí los pardillos. En cambio en el Purgatorio si debe ser más frecuente la presencia de reconocidas bellezas, si nos atenemos a los cuadros y retablos de ánimas de los siglios XVII y XVIII.

Vale.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Gómez de Lesaca, entonces nos veremos en el purgatorio, hasta que con cuerpos resucitados y gloriosos lleguemos al cielo. Y no te preocupes por los matices al citar. Ego valeo si tu vales.

Anónimo dijo...

Querido Jesús Epifanio, se te ha olvidado la cara bonita del diablo.
Cierto es que Satán, le encanta más la carne humana que el bacalao, con lo bueno que está y el aroma profundo que desprende, digo lo del bacalao, facil lo tiene cuando se te presenta en bandeja de plata y tragas el anzuelo hasta lo más profundo de tu estómago(bueno esto no lo entiendes porque tu no has sido pescador).
Satán lo tiene facil con el ser humano facil, pero Satán trabaja más y mejor a los seres humanos que tienen una moral y ética fuerte, ahí, es donde hila fino, donde presenta las dudas, donde te presenta el mundo y tu como rey.
P.D. Pichita, no me ha gustado que pongas Dios en mayusculas en bocas de los que creen en dioses.
Y permiteme, no será "bisección"

elpiyayo dijo...

Yo jamás utilizo el anonimato para insultar, además creo que nadie me ha visto insultar(salvo mis allegados, sobre todo cuando me quemo cno el aceite hirviendo), pero yo me hago anónimo para no desprestigiar tu apellido y tu lo descubres. Te tengo una "echá en agua que se te va a caer el pelo" jaja
Evo Morales, presidente de Bolivia, dice que a los europeos se les cae el pelo por comer pollo y además se amariconan(en Bolivia debe escasear el pollo o las gallinas jovenes, sobre todo lo ultimo), lo primero no lo pongo en duda porque estoy calvo y como pollo, lo segundo es mentira por mi propia experiencia........sin detalles y además pienso que el pollo con coca produce efectos delirantes. Es como el que quiere aprenderse u libro de memoria y vez de leerlo se lo come.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Anónimo, salvo una vez, yo no revelo quién eres. NO he sido consciente de haber puesto Dios en mayúscula en boca de esos, pero si es así ahora lo corrijo.

Piyayo,nunca he dicho que insultes, ni con esta identidad ni con otra. En cuanto a lo de Evo Morales, yo creo que el tipo se cree que por tener más pelo en la cabeza es más macho. ¡Menudo simple! Un abrazo, hermano.

JESUS FIDELIS dijo...

Algunos de manera incosciente "hacen el caldo gordo" al diablo, éste, encantado.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Tocayo, sí, por ahí por donde tú dices debería ir una historia de la participación del diablo en la historia.

Olga B. dijo...

El diablo nos hace mirar con un sólo ojo, que es la mejor manera de mantenernos engañados, ver sólo un tipo de mal y no el mal, que existe igual que el bien. El mal que Hitler veía en los judíos o el cacique inca en el poblado enemigo, y la ceguera y la condescendencia -e incluso la justificación- para el suyo propio forma parte de las tretas del demonio.
¿Veríamos con tanta claridad la maldad de Hitler si hubiese ganado la guerra? Yo creo que las plazas estarían llenas de sus estatuas y los libros de sus logros económicos, y las conciencias dormirían endemoniadamente tranquilas.
Un abrazo.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Olga, me ha hecho pensar mucho esa reflexión tuya. Y no sé muy bien qué responder. Supongo que si el triunfo de una civilización nació de una maldad infame tenderíamos a olvidarla o minimizarla o justificarla, pero da pavor darse cuenta de que somos así. Un beso.