martes, 13 de abril de 2010

Matanza de caracoles

"Ciudadanos todos:
Soy Briggitte Bragón y enemiga del asesinato de caracoles. ¿No hay algo vampírico y siniestro en el homo sapiens sentado en la terraza de un bar deglutiendo esas criaturas indefensas y sagradas? Para que salgan de su caparazón se les sumerge en una olla de agua fría que se calienta poco a poco, porque, si se les sumerge en agua caliente, se meten dentro de su caparazón y no hay palillo de dientes que los saque. Imaginad la terrible escena: los pobres caracoles intentan huir del creciente calor subiéndose por la olla y el cocinero los empuja con un dedo cruel hacia abajo. ¡Tan lenta tortura sólo por la comodidad de podérnoslos comer!

Si nosotros tenemos derechos humanos, ellos tienen DERECHOS CARACOLANOS, derecho a ser algo algo más que comida, derecho a comerse nuestras lechugas. ¡No matéis caracoles, sino al monstruo moluscívoro que lleváis dentro! Hitler y Stalin no fueron tan malos, sino ecológicos, porque no mataron caracoles, sino a millones de contaminantes asesinos de caracoles. Dado que somos todos cachos de carne con ojos, ¿por qué vamos a ser más valiosos que unos cachos de carne con antenas?".

Hasta aquí Brigitte Bragón, la inefable.

Y para los que quieran, hoy relato en el Eroticón.

16 comentarios:

Ramón Simón dijo...

Jesús esta entrada da pie para contar el famoso chiste del caracol " chupa, chupa...".

Un abrazo.

El alegre "opinador" dijo...

No soy especialmente "caracolíboro". O sé que están bien limpios o no me los como... Las babas les protegen.
Un abrazo.

Dyhego dijo...

Don EPIFANIO:
¡Es que hay que ver cómo nos pasamos con los pobres caracoles! Además de para comer ahora también sirven para cremas mágicas que rejuvenecen con oxiaxion...
¡No va a quedar ninguno!
Entre los caracoleos de los caballos, los caracolillos de la Estrellita Castro, las caracolas de Miguel Hernández y el caracol col col saca los cuernos y ponte al sol... no sé adónde vamos a llegar...
1 neutonio sin babas (ajjjj)

eres_mi_cruz dijo...

Querida Briggite:

como el mayor experto mundial en caracoles, horchatas y tapas de ensaladilla... le comunico que en esta ciudad comer caracoles es cultura... y es un arte que da de comer a muchas personas... y mantiene los campos verdes... y el caracol no sufre pues se crece en el combate... y eso es así y me importa un carajo lo que digan tres veterinarios traidores a la patria...
fíjese si en esta tierra existe amor al caracol...
que le levantamos monumentos y todo...

Jesús Cotta Lobato dijo...

Ramón, cuando nos veamos, me lo cuentas, porque ahora no lo recuerdo. Un abrazo.

Alegre, afortunados los caracoles, pues, por ser tan repugnantes. Aun así, están muy buenos.

Dyhego, me quedo con el de Estrellita y Miguel. El neutonio lo guardo para mi jornada de gimnasia.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Eresmicruz, me envía un correo Brigitte asegurando que usted lo ha convencido. El monumento al caracol le ha encantado. Dice que si una ciudad que levanta tales monumentos, bien puede seguir devorando caracoles. Mañana mismo me tomo una ración para celebrarlo.

lolo dijo...

Esta Brigitte es una antitaurina venida a menos. Y una estrecha mental venida a más. Díselo de mi parte. Hoy no estoy para bromas.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Lolo, a pesar de no estar para bromas, has conseguido hacerme reír con tu comentario mucho más que con todas las gansadas que le he oído a la Brigitte.

Las hojas del roble dijo...

No hay cosa mejor en el mundo que una tapa de caracoles con una cervecita fresquita.

Alejandro dijo...

Estimada Briggitte:

Queda usted invititada a venir a los toros conmigo mañana y, después, a degustar un par de exquisitas raciones de caracoles... antes de la corrida.

Anónimo dijo...

No me gusta comer un animal con cuernos, que se arrastra y echa babas, aunque si es para la belleza femenina lo de las babas de caracol, pues bien está.
Lo mejor de comer caracoles es si el cocinero es bueno, no tener que hacer uso del palillo de dientes. Y si un caracoñ ñisto y fuerte se salva de su coción y chupas con intensidad, puede que el caracol te cante la canción de "no pares sigue, sigue, no pares sigue sigue" jaja, así que se lo dices a Briggitte Bragón, que algunos les gusta, jajaaj. Pichita.
P-D. Y Briggitte Bragón ¿se comeria una lechuga mosrdisqueada por caracoles y con sus crias dentro?

Jesús Cotta Lobato dijo...

Hojas, tenemos que invitar a Brigitte a tomar unos caracoles con cerveza. A lo mejor cambia de opinión.

Alejandro, le he pasado tu mensaje e Brigitte y se ha puesto nerviosita perdida. Me pregunta si debe ir o no en mantilla. Yo le he dicho que, tratándose de una corrida, es conveniente. Me ha preguntado de qué caracoles le habla usted. Yo le he dicho de los que se comen. ¡La tiene usted en el bote!

Anónimo, Brigitte es tan ecologista, que compartiría la lechuguita con el caracol, pero si tiene que elegir entre su vida y la del caracol, prefiere morir. Es que es así la muy tontuela.

Alejandro dijo...

Gracias por tu labor de carabina, Jesús. Puedes decirle que a los toros puede ir lo cómoda que quiera pero si se viste de mantilla para la corrida... me va a dar un morbo tremendo.

Dile que como música de fondo no escucharemos el Bolero. Le pondré "Entre dos aguas". Mañana sabrás por qué.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Alejandro, le diré que mantilla blanca, como a los toros. Y ya está Brigitte expectante ante tu entrada inminente.

Anónimo dijo...

estoy de acuerdo con jesus, los animales tb tienen que tener derechos!

Jesús Cotta Lobato dijo...

Anónimo, estás de acuerdo con Brigitte Bragón, no con Jesús, que para los animales no reclama derechos, sino buen corazón.