miércoles, 21 de abril de 2010

Mi hermano Reyvindiko

Hpy quiero hablar de mi hermano Reyvindiko. Es poeta, ebanista, informático, padre de cuatro criaturas, listo, guapo, fuerte y se ha tatuado en el bíceps la cruz de san Benito y desde entonces los demonios lo temen.

Cuando mis cacharros electrónicos se estropean, se los llevo y él los cura con una simple imposición de manos.

Mediante una máquina de su invención, elabora jabones artesanales que dejan la piel para darle un lametón.Y está investigando en el perpetuum mobile y estoy seguro de que le dará alcance algún día a algo muy parecido.

Todos los libros que me recomienda me los leo y nunca me defraudan y si alguna vez no estoy de acuerdo con él, se lo digo ¡y no se enfada!

Como me pasa a mí, es capaz de dormirse en cualquier sitio, pero me supera con creces: una vez se durmió sobre el baffle de una discoteca.

Lo más simpático de él es su sentido del humor. Estábamos el otro día ensayando todos los hermanos, con cuñadas y churumbeles incluidos, una canción para cantarla en unas bodas de plata de otro hermano nuestro (el que impone la mano en los melones) y he aquí que algunas mujeres se quejaron de que los varones Cotta estábamos cantando como tenores, en un tono tan alto, que las voces de ellas no se oían. Él aseguró que eso se debía a que teníamos los calzoncillos muy apretados y que lo que podían hacer ellas es ponerse bragas anchonas y caídas para que la voz se les pusiera grave y fuerte y así todos tan contentos.

Cosas de mi hermano.

10 comentarios:

Dyhego dijo...

Don EPIFANIO:
Como dice el refrán: la familia que canta unida... permanece unida.
¡Que ningún meteorito estrepee el buen rollo que os lleváis!
1 neutonio (y transmítaselo al vehemente anónimo y al escurridizo rey vikingo).

Julio dijo...

Qué arte de hermano

Jesús Cotta Lobato dijo...

Dyhego, me temo que si cae un meteorito no se salvan ni los dinosaurios. Pero gracias por su buen deseo. Y otro neutonio pa usté.

Julio, te encantaría conocerlo.

reyvindiko dijo...

Tan ancho estoy que no sé si comentar. Se ve que aquí no se habla de defectos.
Gracias

Jesús Cotta Lobato dijo...

Reyvindiko, los defectos quedan eclipsados ante las virtudes. Un beso.

Anónimo dijo...

Y sin hacer referencias personales, compartimos la dicha de ser ambos hermanos de padre y madre de reyvindiko, pero yo despunté cantando, eso que conste, porque me llamaron la atención al igual que tu has hecho ahora.
Pero a que no tienes cojones, de decir, que hermano tuyo es el más cabezón, el más tocapelotas, el que más discute lo indiscutible, el que siempre .....bueno, di solo el que mejor hace el arroz en paella o el único que se atreve a hacer arroz para cien personas, a lo que salga, que ya manda güevos.
!Uy que pelota eres!
Yo rivalizo con reyvindiko, en solo una cosa, en que somos muy "caprichosillos"
Otra cosa, no sabia yo que un cuévano era un canasto o una espuerta, bendita lengua española!

Dyhego dijo...

Hace poco os mencioné, a tí y a Piyayo.
2 neutonios.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Anónimo, todo lo que dices es cierto y por cierto en el blog de Dyhego se habla de tu comida. Algún día hablaré del Piyayo. Un abrazo.

Aurora Pimentel dijo...

Pero qué rabia no haber entrado ayer en los blogs ¡con lo que admiro a tu hermano! (solo comparable a lo de su mujer, que es otra que tal)

Claro está que tú, que eres malo ;-), (o querías poner a prueba mi admiración) me contaste un día, el de la presentación de tu libro, el de los pájaros... lo que es capaz de hacer a un perro, sabiendo mi predilección por los perros... oye, pues ni así...ni con historias terribles sobre perros lo puedo quitar yo del pedestal, fíjate tú.

(Pero dile que no lo haga más, por favor)

Jesús Cotta Lobato dijo...

Aurora, a mí sin embargo me gustaría ser el prota de esa historia, tener un poco más de lo que hay que tener en la vida.