viernes, 22 de octubre de 2010

Falsos dioses

Voy a decir cuáles son los falsos dioses más adorados por nosotros en la actualidad:

1) La salud: y tanto, que algunos padres sólo se preocupan de las vitaminas y las enzimas de sus hijos, pero luego les dejan ver telebasura en la tele.

2) La belleza física y el músculo: y tanto, que algunos sacrifican su salud con dietas, operaciones y esteroides con tal de conseguirlos y otros rechazan amistades sólo porque no son guapas.

3) El dinero: y tanto, que algunos son capaces de enterrar al abuelo en el huerto, para que nadie sepa que ha muerto y así cobrar su pensión.

4) El trabajo: y tanto, que muchos descuidan o incluso abandonan por trabajo familia, amor, hijos, amistades, en fin, todo lo que vale.

5) El sexo: y tanto, que esta es la primera época de la historia donde el sexo sin amor goza de buena prensa.

6) El yo: y tanto, que el nuevo mandamiento es "Quiérete a ti mismo".

7) La ideología: y tanto, que alguno hay que retira a otros el saludo porque no piensan como él.

8) El personaje famoso: y tanto, que algunos pierden el culo y el sueño para escaparse a no sé dónde al concierto de no sé qué cantante sin el cual la vida no tiene sentido.

9) La fama: y tanto, que algunos escritores se suicidan o dejan de hablarse, porque consideran que no se les reconoce como merecen.

10) La persona amada: y tanto, que, cuando esta nos falla, se nos hunde el mundo.

26 comentarios:

Fernando Moral dijo...

Coincido con todos los dioses, aunque según mi impresión, el 6 está acabando con el 10 en la actualidad.

Un abrazo.

Blimunda dijo...

Cotta, te sugiero para tu excelente lista el Dios de la Moda. Un espécimen al que hay que rendir culto cada temporada porque unos Señores deciden qué tenemos que llevar puesto, de qué largo han de ser nuestras faldas, de qué colores nuestras ropas, de qué alto nuestros tacones...Deciden por nosotros como si no tuvieramos gustos propios, como si no fueramos capaces de "elegir", como si la ropa no durara y durara durante años.
Con el 7 he perdido yo a más de un amigo, o bueno, quien yo creía que era mi amigo.

Besos Principe de los Ingenios Literarios y buen fin de semana.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Fernando, tienes toda la razón. A veces está uno más preocupado por su realización afectiva y sexual que por amar al otro. Un abrazo.

Blimunda, ¿cómo se ha podido escapar ese, el más fatuo de los dioses? Menos mal que estamos nosotros para vestirnos como nos dé la gana. Un beso y que descanses.

Dyhego dijo...

Don EPIFANIO:
¡Viva el politeismo!

* Virgen Santísima de la Salud: concedédnosla todos los días.
* Virgen Purísima de la Belleza: que se mueran los feos...
* Virgen Milagrosa del Dinero: que no nos falta 1 euro en la faltriquera.
* Virgen Amantísima del Trabajo: recordadnos que no hay comida mala ni trabajo bueno.
* Virgen Castísima e Inmaculada: con una virgen ya es bastante.
* Virgen Excelentísima del Yo: encomiéndame a mí na más a tu Hijo.
* Virgen Poderosísima de las Ideas: que mis ideas sean acatada por la humanidad.
* Virgen Sacratísima de la Fama: que mi fama me preceda, me anteceda, me persiga y sea recordada eternamente.
* Virgen Excelsísima del Buen Nombre: que mi nombre sea recordado hasta el final de los tiempos.
* Virgen Amatísima del Amor Hermoso: que me quieren, me adoren y me alaben todas las criaturas.

¡Aménnnnnnnnnn!

10 neutonios para usted.

(Si crees que me he pasado de la raya, lo borras y me das un mitrazo en los lomos)

Jesús Cotta Lobato dijo...

Dyhego, pues no sé si la Virgen va a concederte todo eso, porque te quiere mucho y por tanto no quiere verte convertido en un déspota ambicioso ególatra. La Virgen te quiere como eres, como te queremos nosotros. Y bromas aparte, veinte neutonios, que el finde son dos días.

José M. Martínez dijo...

Jesús, quizá podrías incluir también la tecnología o algunos medios de comunicación, a los que a veces damos la misma credibilidad que a Dios o a la Poesía. Pobres de nosotros como no invirtamos el orden. Abrazos transatlánticos.

Jesús Cotta Lobato dijo...

José M. Martínez, esos sí que son falsos dioses. Y también Internet y la wikipedia y youtube. Si le damos toda la credibilidad, estamos perdidos y seremos esclavos. Un abrazo desde el Mediterráneo.

gomez de lesaca dijo...

Lo de Youtube tiene la ventaja de poder oirlo a usted en su brillante disertación sobre su libro. ¡Qué bien habla usted¡.

La vida y el hombre como problema. Eso es orteguiano vía Julián Marías. También heideggeriano. El hombre lanzado al mundo, sin remedio. La vida no tiene ni da tregua. Todos los días tiene uno que ceñirse el capote de paseo y adelante. En fin.

Vera usted que ultimamente no comento mucho (mi anterior aportación estaba pésimamente escrita por las prisas) pero sepa v.m. (vuestra merced) que sigo siendo de los fieles al blog.

Vale

Jesús Cotta Lobato dijo...

Gómez de Lesaca, sus aportaciones son siempre elegantes y valiosas. Y, en fin, yo me atropello mucho hablando en público, pero me ha subido usted la moral. Y lo que me honra es la libertad de usted: entre y salga de aquí cuando quiera y diga lo que le dé la gana. Y sí, así me siento yo: como un problema. Y cuando uno tiene que lidiar, es sola su conciencia la que tiene que decidir y lo malo es que uno se puede equivocar. Vale, amice.

lolo dijo...

Falsos todos, también el diez... qué difícil reconocerlo.

De esta entrada me gusta mucho cómo la has empezado; parece un esquema y es un tratado.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Lolo, ay, el diez. El amor nos salva, pero no se puede poner toda la esperanza en una persona; es demasiada responsabilidad para ella. No la podemos idolatrar. Que pases un fin de semana muy feliz y que te quieran mucho.

mujer prevenida vale por dos dijo...

Hay Jesús! tu no sabes lo feliz que me has hecho ésta semana con tu título... he presumido por todas partes... por éso entre otras cosas ¿no te importa que te adore un poquito?

Jesús Cotta Lobato dijo...

Mujer prevenida, la isla de Canora, donde eres Virreina, la describo en la etiqueta de propuestas. Hasta ahora esa isla de poetas no tenía gobernante, pero tú das la talla. Un beso.

El Naranjito dijo...

No sabía que usted, mi querido Maestro, tambien era profesor de teología. Grácias por la entrada y ahora te tengo que dejar que el dios número diez me reclama.
Un abrazo.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Naranjito, el dios número diez es el más dios de todos, así que adórelo.

Aurora Pimentel dijo...

Todos falsos y muy presentes, muy cerca. El 2 ya lo hablamos, ni siquiera es culto al cuerpo, es a la imagen estandarizada, un horror y un espanto. A mí me da miedo el trabajo y el hacer muchas cosas cuando te dejan sin tiempo para no hacer nada, o para hacer nada con alguien, que es muy necesario. El 6 tengo la idea de que basculamos entre el odio a uno mismo, un odio insano -una manía casi-, y un amor que no es amor de padre, como te vería un padre, con compasión por tu debilidad, limitaciones, ese "yo te quiero a pesar de que eres, un desastre, y porque lo eres". Ya sabes, quiéreme cuando menos lo merezco porque será cuando más lo necesito. Creo que de la autoestima yanki hueca y pesada, supercalifragilísitca, al cariño a uno mismo resultado de verse pequeño y a la vez necesitado hay un espacio grande. Creo que sin verse así y quererse a uno de este modo es difícil querer a los demás, pero quizá esté equivocada.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Aurora, ese amor a uno mismo sí que me gusta. El supercalifragilístico no. A ese amor yo lo llamo ser consciente de la propia dignidad y, claro, eso es también amor. Un beso.

Elena Nito dijo...

Pues sí, un tratado condensado, donde duele. El capote y a lidiar.

Me ha hecho pensar la reacción de Preve. Amando locamente su virreinato y todos sus privilegios(hay que verla con el collar de ocho vueltas, en plan celebrity..) recuerda quién se lo concedió y le "brota" agradecérselo y adorarlo.

Creo que ser agradecido es una cualidad que clasifica a las personas. La educación intenta unificarlas de puertas afuera..pero si olvidamos que los dones recibidos, como los títulos que nos repartiste, son regalados, los convertimos en falsos dioses y perdemos el Norte.

Y ese modo "desagradecido" impregna toda nuestra sociedad. Otros países, aún con sus sombras, siguen albergando en su núcleo ese sentido trascedente de dar gracias, ves a los Presidentes apelar a la ayuda de Dios en sus discursos e ir a oficios religiosos, de acción de gracias..no se avergüenzan por ello, da igual el partido. Y sus conciudadanos comparten el gesto, y se sienten confortados.

En los azares de la vida, ceñido el capote y frente al toro, los dioses falsos no valen. Algunos despiertan entonces: In God We Trust.

Las hojas del roble dijo...

El mejor dios, el único Dios, es el que nos hace ser buenos

Un abrazo, Cotta

Elena Nito dijo...

¡Qué bonito hojas de Roble!, eso quería decir yo pero sin tanto rollo..Es que desde que Jesús me proclamó Gran Atenea de las Europas me enrollo como las persianas..Pero hay mucho que paladear en este post.

Buena semana!

Jesús Cotta Lobato dijo...

Elena, Gran Atenea, esa lista que puse son falsos dioses porque sustituyen a Dios, pero no colman el corazón. Ojalá tuviéramos presidentes agradecidos. Decía Chesterton que lo peor de ser ateo es no tener a quien darle las gracias. Fuerza para el lunes.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Hojas, sí, ese es. Lo demás es idolatría. Hasta mañana.

Granito dijo...

De acuerdo en todo excepto en el 10. En mi opinión la relación con una pareja es la relación humana por excelencia, y todas las demás son sucedáneos de ésta, incluida la paternidad. Es la suprema elección, la que nos aleja más de los animales y nos acerca a los dioses, es por eso que me parece que no encaja junto al resto de tu magnífica lista, diría incluso que es el único “Dios” que no es falso de los que mencionas.

Además, “personas amadas” son todas las de nuestro entorno personal, más elegidas o menos, y por extensión todos los seres humanos. En cambio esa persona, además de por supuesto amada, es a la que uno eligió un día y con la que renueva esa elección todos los días, todas la horas.

¿Y qué si se nos hunde el mundo al fallarnos esto?, pues que es lo lógico, pero no pasa nada, o mejor dicho, pasa todo pero no pasa nada. Viene el duelo como con toda pérdida importante, pero con otras situaciones de la vida tras un tiempo se aprende del golpe y se vuelve a asumir el riesgo que implica, lo mejor de la vida -en mi opinión- no puede venir sin arriesgar más que nunca.

Otra cosa es que nos estanquemos en alguna fase de ese duelo y caigamos en un estado anímico crónico de desesperanza, entonces es que no teníamos bien logrado nuestro equilibrio personal y/o emocional, pero eso es otro cantar, más asunto de psiquiatría que de lo que aquí hablamos. Quizá a esto último te refieres con lo de “falso dios”, las personas que –normalmente de forma inconsciente- quieren compensar las carencias de su personalidad con “el amor” a otra persona, pero eso no es elegir de verdad a alguien, eso es apoyarse (con la consiguiente catástrofe cuando falta ese apoyo), algo muy similar a no superar la pérdida de un progenitor porque existía una dependencia emocional de él, algo por otra parte muy comprensible, pero que creo que no es de lo que hablamos aquí.

Un saludo.
Pedro

Granito dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Granito dijo...

Perdón, por error había puesto el comentario dos veces, si ya era excesivamente extenso ponerlo dos veces era ya un castigo. Lo malo es que al final saldrán tres...
En fin, cosas de no llevarse uno bien con su router.
un abrazo Jesús.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Granito, sí, tienes razón en que la persona amada no es un falso dios. Por intentar ser breve siempre acabo sacrificando el contenido. Yo me refería a esas personas que idolatran más que aman y entonces todo lo que haga su hijo amado o su esposa está bien hecho, aunque lo que haya hecho sea matar al vecino. A ese tipo de amor insano me refería, pero no lo dejé claro. Un abrazo.