viernes, 1 de octubre de 2010

Cosas con las que el cuerpo nos maravilla

1. Estás tiritando de frío y te traen una mantita y te dan un arrechucho y te ponen un chocolate calentito y te dicen: "Anda, siéntate al brasero" y entonces el cuerpo te lo agradece con amor y lumbre desde dentro y te dice: "Tú eres este calor y no aquel frío. Disfruta".

2. Después de un día de estar rodeado de gente adusta, que no te mira a los ojos, que tiene prisa; después de todo un día de bregar con el mundo y con los malos olores y con los ciclistas que casi te atropellan en la acera y con los conductores que se saltan los semáforos, llegas a casa y tu hija pequeña, que huele a colonia, a bien, a belleza, a amor puro del bueno, se te cuelga al cuello, donde te pone una guirnalda de besos.

3. Llevas todo el día acalorado y enchaquetado de arriba para abajo, apretando manos y deseando desencorbatarte y, entonces, esa noche, mientras avanzas por el césped, te vas despelotando y te arrojas a la piscina y, entonces, ah, entonces, qué etéreo de pronto en el agua fresca ese cuerpo que antes arrastrabas por las esquinas.

4. Ese día estabas apático y tristón, pero el órgano barroco de la iglesia resuena potente como cien mil arcangélicas trompetas y entonces el pecho se te llena de Dios y Dios es una sensación muy corporal, muy intensa, muy generosa y fragante.

5. Durante la fusión erótica, te conviertes en otro más dorado y terrible que ocupa justamente el centro del universo y se deshace en mil cometas portadores de vida y, tras el incendio de las neuronas, te arrojan a un lecho de flores y te preguntas dónde se habrá metido ese hombre de oro que eras hasta hace unos instantes.

6. Estás sentado en el autobús leyendo un libro difícil de entender y se te sienta delante una mujer que se acaba de lavar el pelo y tiene una larga y rizada y brillante y perfumada melena y te entran unas ganas locas de hundir en ella la nariz.

7. Un amigo a quien hace mucho que no ves te encuentra en la calle y os abrazáis fuerte y te impresiona su musculatura, su calor corporal, su torso nacido para descoyuntar leones, en fin, todo lo que el cuerpo de un hombre significa.

8. En plena madrugada te libra de una pesadilla de sangre y demonios quien duerme contigo y te acaricia la cabeza y amolda su cuerpo a tu espalda desprotegida, para que duermas como un rey, como un niño que cae dormido en el patio y siempre amanece en su camita.

9. Eres un niño y tienes fiebre. Tu padre te pone la recia mano en la frente y sientes que ya te estás curando.

10. Vienes de correr y llegas a casa con la boca seca y te bebes un zumo de naranja fresca y sientes tu cuerpo como una presencia poderosa, cargada de fuerza, de optimismo, de ganas de parar un tren y de saltar desde una cumbre para cazar estrellas y arrojarlas al infinito.

Gracias a Dios por todo.

31 comentarios:

Ramón Simón dijo...

Bienaventurados los gestos de los días.

Para saber más http://ramonsimon.blogspot.com/


es o no es casualidad, Jesús.

Un abrazo.

Fernando Moral dijo...

Mira que es difícil a estas horas de la mañana el contagiarse de la carga sensual que ha expuesto, pero lo has hecho de tal manera que no había más cojones. Maestría lírica, Jesús.

Un abrazo.

Juanma dijo...

Una grandísima entrada, Jesús. La verdad es que no me atrevo a elegir uno solo de los puntos. Me los llevo todos... sin envolver, por favor, que me los llevo puestos.

Un fuerte abrazo.

José Miguel Ridao dijo...

Quitando el 7, que lo veo un poco espartano, con el premio incluido, los demás son todos muy buenos.

Un abrazo.

Blimunda dijo...

Yo también me los llevo puestos, aunque se me ha quedado un gusanillo dentro y es que si Dios es así yo lo he sentido pero quizás debe de ser que mi mente me dá demasiada guerra...no sé.

Una MARAVILLA esta entrada.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Ramón, a lo mejor nuestros ángeles son amigos. Yo, por lo demás, soy un admirador de tus fotos, del gesto que sabes captar con la imagen. Un abrazo.

Fernando, me limité a cerrar los ojos y recordar las sensaciones que más me impresionaban. Si te he cargado de sensualidad, ha valido la pena escribir esto. Un abrazo.

Juanma, estoy seguro de que ya los llevabas puestos y mucho mejor que yo. Recibe mi abrazo.

Ridao, está muy bien que lo califiques tan sólo de espartano y voy a continuar la frase terminándola con una palabra con la que no vas a encontrar premio ninguno.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Blimunda, supongo que Dios se presenta a cada uno como mejor lo puede entender. Yo por el cuerpo lo entiendo muy bien. A lo mejor tú eres de los míos. Un beso.

Dyhego dijo...

Don EPIFANIO:
Al calor del brasero, la amada de mira a los ojos, vestido de andar por casa, pongo música para yacer mejor, una melena undose me acaricia el pecho, atrae sueños y aleja pesadillas, el contacto de una mano me alivia las fatigas del día. Como ya no fumo, el cigarrillo poscoital es sustituido por una chocolatina.
¿Quién tiene ganas de levantar para ir al trabajo? Pero como hay que ir, le cuento todo esto a un amigo, al que estrecho entre mis brazos y le doy envidia.

10 neutonios y 10 erotones.

Aurora Pimentel dijo...

Jesús, me han gustado mucho todos, y los comparto (adaptados en su caso a ser mujer, no hombre; lo del abrazo de un hombre, sin carga erótica, de un amigo, del 7, a mí me encanta). En cualquier caso hay alguno que yo siento y quiero compartir:

Ver el cuerpo de tu madre consumidito, ya de anciana, los ojos azules ya muy claros, huesitos, pelo cano, y le das un achuchón, la estrujas, y sabes que le comunicas calor, que tu abrazo le recuerda que ella es un cuerpo que todavía alguien ama mucho no con palabras, con su cuerpo.

4 horas de Camino de Santiago, andando, entras ya como en trance, no tienes cansancio, tus piernas están para caminar, es como una droga, ya no puedes parar, estás como en racha. Y te preguntas de dónde sacas la fuerza y esas piernas, la energía...

Todo lo relativo a comer, esos sabores que se disparan paladar hacia arriba o a los lados, y según se trate; también los perfumes, notas fuertes de salida y las otras de fondo, ámbar, un hombre que huele bien, el olfato es lo mejor del cuerpo casi. Como para no dar gracias.

lolo dijo...

Esa sensación corporal de Dios... me va a dejar pensando todo el fin de semana. Por lo menos.
Imprimo. Gracias, Cotta.
Hoy, te mando un beso.

José M. Martínez dijo...

Jesús, muy bien todo, pero yo cambiaría el zumo de naranja por un buen zumo de cebada (i.e. cerveza). Mi cuerpo, y mi mente también, lo agradecen más... Saludos

ReyVindiko dijo...

Una vez, discutiendo con alguien que decía que todo era relativo, me puse a buscar cosas a las que nadie podría decir que no, que gustasen a todo el mundo. Tú has ido más allá.
¡Ay, que poco seráfico y etéreo me imagino el Cielo! Incluso los ángeles envidiarán nuestros cuerpos.

Pandevil dijo...

Y qué me dices de ese ahogo cuando un día decides ser deportista y sales a correr. Después de un rato el aire pasando por tu nariz hace que arda por dentro, tu garganta pica y tus pulmones reciben gustosos esa oleada repentina de oxígeno. Puede que haste sientas mareos pero el cuerpo responde con el bombazo de dopaminas recorriendote y hormigueando por toda tu piel, alertando tus sentidos e inundandote de felicidad.

O cuando estás dormido junto a alguien que despreocupadamente roza su cabello sobre tu piel desnuda al acurrucarse entre tus brazos.

Definitivamente el cuerpo y sus sentidos son maravillosos, qué mejor forma de alegrar al alma a través de sensaciones.

Saludos!

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Para mi son verdades como puñoss y he tenido la suerte de esperimentar muchas de ellas.
Bendito sea Dios por lo que nos proporciona

Jesús Cotta Lobato dijo...

Jolín, Dyhego, cuántas sensaciones agradables juntas. Es lógico que sientan envidia de ti si te pasa eso antes de ir al curro. Un neutonio erotónico.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Aurora, las tres gracias del cuerpo que citas son maravillosas, pero la de la madre es la mejor, tan humana y sencilla, tan amor puro. Así da gusto irse al cielo.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Lolo, el beso que me has mandado me lo guardo para el domingo, cuando vuelva a oír el órgano. Y yo te mando el mío.

Jesús Cotta Lobato dijo...

José María, la verdad es que la cerveza, según qué horas, sienta mejor que el zumo de naranja. Esa cerveza rubia y fresca que se nos entrega toda, mmm

Jesús Cotta Lobato dijo...

Reyvindiko, los ángeles admiran nuestros cuerpos y los demonios los odian. Si por Luzbel hubiese sido, Dios no habría creado hombres con cuerpos, sino espíritus puros. Un abrazo, hermano.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Pandevil, sí, esas sensaciones las conozco y las disfruto. La del roce del cabello en la piel desnuda la había olvidado. Esta noche pienso disfrutarla.

Jesús Cotta Lobato dijo...

No cogé ventaja, que disfruten los cristianos lo que se van a comer los gusanos. Recibe mi abrazo.

eres_mi_cruz dijo...

viernes santo 15:30h...
acumulas jueves santo y madrugá de tortura pedestre infligida por zapatos Oxford costura prusiana de estreno...
te sientas en el cuarto de baño...
y mientras desuellas tus pies al retirar tus calcetines... mientras enumeras con sádica satisfacción ampollas, callos y rozaduras...
ves humear el agua salada en el bidé...

has buscado a Dios por toda la ciudad...
y lo encuentras en el bidé de tu casa...

Jesús Cotta Lobato dijo...

Eresmicruz, es que somos estatuas con la cabeza de oro y los pies de barro. Me ha gustado mucho esta sensación que describes. Algo así tuvo que sentir Cristo cuando la Magdalena le lavó los pies con sus lágrimas, con perfume de nardos y se los secó con su cabellera.

El Naranjito dijo...

Llegar a casa despues de un día aguantando a jefes y jefesillos nerviosos dando por saco toda la mañana, despojarte del uniforme laboral y cambiarlo por tus viejos pantalones despues de una ducha, entonces ella te dice con una sonrisa "¿que tal el día hoy?, anda, descansa un rato." y encimas aprovechar que tienes el ordenador para ti solo y encontrar otras diez razones como las que tú nos apuntas.
Grácias Maestro Cotta.

mangeles dijo...

¡¡vamos...si hoy no has podido...mañana..hay que buscar el día...cuando te sientas cómodo¡¡¡

Y..determinación...¡se acabó...pase lo que pase...YO NO FUMO¡¡y a esperar que pasen las horas...

BESOS y mucha suerte COTTA.

mangeles dijo...

¡¡vamos...si hoy no has podido...mañana..hay que buscar el día...cuando te sientas cómodo¡¡¡

Y..determinación...¡se acabó...pase lo que pase...YO NO FUMO¡¡y a esperar que pasen las horas...

BESOS y mucha suerte COTTA.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Naranjito, qué estupendo llegar cansado a casa, ducharse, olvidarse de los jefes porculeros y encontrar a quien te pregunte qué tal. Un abrazo, amigo.

mangeles dijo...

ahhh y piensa 3 euros x 30 días = 90 euros x 12 meses =1080 Euros para pasar el próximo año el puente del PILAR en Zaragoza con la esposa...¡¡¡¡imagnas¡¡¡

Jesús Cotta Lobato dijo...

Gracias, Mangeles, por los ánimos. Ese es mi planteamiento, el de no fumar hoy. Y lo he conseguido. No quería contarlo en el blog por miedo al fracaso.

Alejandro dijo...

La 2 resucita a un muerto, Jesús... y no me refiero a la tele.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Alejandro, tenemos esa suerte los dos, la de tener en casa dos razones saltarinas y alegres para seguir luchando.