miércoles, 29 de septiembre de 2010

Libertad versus la mezquita en la zona cero

Menudo revuelo se está armando porque un pastor protestante quiere quemar el Corán. Por supuesto que quemar un libro y, más si es sagrado, es una barbaridad de muy mal gusto y pocas luces, pero no hay que olvidar que los musulmanes no se indignan cuando en sus países se queman Biblias y se matan cristianos, como está sucediendo en Irak, Pakistán, Indonesia y muchos otros países, en todos los cuales los cristianos llevan más siglos viviendo que ellos.

Europa está enferma cuando la persecución sistemática y cruenta de cristianos en países musulmanes no es noticia y sí lo es, sin embargo, que aquí uno quiera quemar un Corán.

Por otra parte, ¿qué pinta una mezquita en el corazón del dolor de un país que fue atacado, entre otras razones, por ser cristiano? Las 3.025 víctimas eran de muchas religiones y, en su mayoría, cristianas, no musulmanas. Y lo más indicado sería entonces levantar una catedral. Si se hace una votación en Estados Unidos para que cada cual decida qué se debe construir en esa zona, saldría por mayoría cualquier cosa menos una mezquita. ¿Por qué ese afán antidemocrático de algunos políticos de ir contra las opiniones de la mayoría? ¿Por qué esa desconfianza intervencionista hacia el hombre? ¿Qué mosca les ha picado?

24 comentarios:

José Miguel Ridao dijo...

Hoy coincido plenamente contigo. Los musulmanes tienen una estrategia muy clara de conquista, y no religiosa solamente, sino en todos los órdenes de la vida. Su objetivo es imponer la sharia en todo el mundo. Aparte de la crítica que se pueda hacer a este código desde el punto de vista de los derechos humanos, si se quedara en su ámbito no pasaría de ser algo propio de una comunidad. El problema es su vocación de totalidad, el ver como enemigo al no musulmán y atacarlo, asesinarlo, destruirlo. Y desde occidente nos dedicamos a construir mezquitas, pensando que los pocos musulmanes que aquí viven están por la alianza de civilizaciones. Cuando pasan a ser más numerosos se quitan esa máscara de creyentes pacíficos y aparece su lado más radical. Sólo cabe defenderse, y en vez de eso damos facilidades. Es increíble, una manifestación más de nuestro absurdo y estúpido "buenismo". La realidad es la que es, y no es "buena", precisamente.

Un abrazo.

Dyhego dijo...

Don EPIFANIO:
¡Reciprocidad!
10 neutonios

Jesús Cotta Lobato dijo...

José Miguel, tu comentario es valiente. La gente tiene miedo de decir algo tan sencillo y tan evidente. El rey está desnudo y todo el mundo finge que está vestido. Un abrazo.

Dyhego, me ha crecido el bíceps un centímetro gracias a tus neutonios. Un abrazo.

Aurora Pimentel dijo...

Estoy de acuerdo en la parte 1.

En la 2 no, creo más bien que sería una victoria precisamente moral poner una mezquita. No es el Islam en si, son sus fanáticos. No sé, Jesús, no lo tengo claro. Si es por quedar bien y por lo políticamente correcto me repatea, si es precisamente por demostrar que creer en Alá no es sinónimo de ser un bestia... y de que ser cristiano es ser liberal, yo pondría la mezquita aunque entiendo que los yanquis (algunos, muchos) no quieran. No sé, dudo.

Saludos.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Aurora, entiendo la nobleza de la intención, pero lo que me repatea es que se venda como democrática una imposición que va contra el parecer de la mayoría. Si este parecer mayoritario no atenta contra los derechos fundamentales (y no atenta), ir contra él sí que atenta.Y creo que en el Islam son muy pocos los que estarán a la altura de intención tan noble. Un beso.

El Naranjito dijo...

¿de verdad los musulmanes quieren una mezquita en la zona cero? y los judíos ¿quieren una sinagoga? No sé a lo mejor volvemos a los tiempos en que "conquistabamos" un tierra y lo primero que hacíamos era destruir sus lugares de oración y construir los "nuestros". !que malo es el fanatismo, y el "fanatismo sutil" peor.
Un apretón de manos.

Ramón Simón dijo...

Jesús, pienso que una mezquita pinta lo mismo que una iglesia cristiana, un templo budista, o un centro comercial.

No hay que confundir los términos.

Lo ocurrido ese día es triste, funesto, lamentable ,trágico, es un acto realizado por una banda de desarmados. Da igual que sean fundamentalista musulmanes, cristianos, ateos, pues todos ellos se escudan bajo una falsa religión.
Existen fundamentalistas de otras índoles políticas ( fascismo, comunismo, nacionalismo..), deportivas etc.
La muerte al prójimo no está contemplada en ninguna religión monoteísta, es el hombre quien atropella la religión, ensucia la fe, la esperanza la convierta en un vertedero de basura, es quién bajo su poder alimenta el odio hacia el prójimo. Por favor no confundamos los términos, la fe del hombre bueno.


Un abrazo

Jesús Cotta Lobato dijo...

Naranjito, es Obama quien quiere poner la mezquita. Un abrazo.

Ramón, de acuerdo en todo lo que dices de la fe, pero si cualquier edificio que se levante en esa zona es discutible, ¿no sería mejor preguntarle a la gente y, sobre todo, a los familiares de las víctimas, qué prefieren? ¿Por qué entonces los gobernantes, pasando del sentimiento del pueblo, se empeñan en poner una mezquita?

Ramón Simón dijo...

¿Por qué, Jesús, esos gobernantes llevan años sin terminar, más bien sin empezar a levantar el monumento a las víctimas de tan trágico suceso.? Donde está el dinero?

Uff , largo asunto para debatir.

un abrazo

JESUS FIDELIS dijo...

El dedo en la llaga, de esta sociedad occidental enferma e impotente.
Gadafi en su día dijo que los viendres de sus mujeres ,serían los que finalemente les darían la victoria sobre los infieles.
Y aquí de huelga general, el que la haya secundado.

lolo dijo...

Con este título, Cotta, me inclino por la libertad.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Ramón, de eso no tengo ni idea. Supongo que estarán dejando pasar el tiempo,porque lo difícil es decidir qué se levanta ahí.

Tocayo, deberíamos tener cada uno diez hijos. Un abrazo.

Lolo, he puesto ese título porque, si mal no recuerdo, lo de la mezquita ha sido una decisión de Obama que ha sentado en su país como una patada en la barriga.

lolo dijo...

La vocación de totalidad, que dice Ridao, explica muchas cosas. Y las demás las explica lo requeteguays que somos. Además de tontos.

Ya me gustaría que el hecho de edificar una mezquita fuera signo de libertad como dice Aurora.

El título está bien puesto.

Jaime dijo...

Jesús, estoy de acuerdo en la primera parte. No se le debe dar publicidad a locos como este porque, precisamente, es lo que buscan y de lo que se alimentan para tener éxito.

Sin embargo no estoy de acuerdo en lo demás. Como a un vasco medio no le gustaría que le generalizaran como etarra, seguro que a un musulmán tampoco le gustaría que le generalizaran como terrorista islámico. Porque no todos son islamistas, pero claro, y perdonen la expresión, desgraciadamente es la mierda lo que reluce.

No sé, Jesús, yo lo veo como una cuestión de tolerancia y en el que la ciudadanía estadounidense en general y neoyorquina en particular debe mostrar porque son civilizados.

Para finalizar, una puntualización: La polémica mezquita se quiere levantar a unas manzanas de distancia de la zona cero, no sobre ella. En la zona cero irá un monumento a las víctimas.

Un saludo y abrazos.

Anónimo dijo...

Si se supiese con exactitud,que los radicales y fanáticos, lo son por llevarlo en sus genes, lo propio seria la vasectomía o la castración, menos a mi claro, faltaría más..
Elpiyayo

mujer prevenida vale por dos dijo...

A que no hay "huevos" a construir catedrales en Irak, Afganistan, Marruecos...
A que no hay "huevos" a pasearse por esos paises en minifalda cruz al cuello.


A los adalides de la democracia se la "pinpa" ir a paises de otra creencia a construir cualquier otro templo en el que no se adore al dios del dinero...
Podemos estar tranquilos que donde llega la democracia y la libertad
llega coca-cola, macdonals

*Por ciento en Jerusalem junto al la mezquita de Al-Aqsa está el Muro de los lamentos... punto caliente donde los haya...

TROYA dijo...

Yo es que me lo paso fenomenal,empleo muy bien este tiempo,que otros consideran perdido.Más de uno debería reconsiderar presentar una candidatura a Presidente.Brillante la entrda,como siempre,y "fluorescentes"muchos de los comentarios:sr.Ridao,El Naranjito,Mujer prevenida...Lo dicho doy por bien empleado mi tiempo

Jesús Cotta Lobato dijo...

Jaime, tienes razón. No es en la zona cero. Me equivoqué. Y fíjate que en mi entrada no identifico a los musulmanes con terroristas, sino que tan sólo defiendo que el gobierno de turno sea sensible a la opinión del pueblo en asuntos tan delicados. Un abrazo.

Piyayo, me temo que no es cuestión de genes. El mal está en el corazón del hombre. Un abrazo.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Mujer prevenida, ojalá se pudieran construir todo tipo de templos en cualquier lugar sin que nadie se ofendiera. Aquí en occidente estamos más cerca de esa situación que en el mundo islámico.

Troya, tenemos unos comentaristas de lujo.

Elena Nito dijo...

Sólo he estado en la zona cero una vez, estaba trabajando en NY y acababa de estallar la Guerra de Irak. Tapando un andamio de más de 20 plantas, de uno de los edificios que bordeaban el vacío, había un mensaje gigante, que decía algo así como: "La grandeza del hombre no se mide por el tamaño de la destrucción que es capaz de producir sino por la grandeza de su corazón".

Una lección, sí, una lección moral, ante la mirada alucinada del visitante. No admires el poder destructor del que ha hecho esto, no es mejor que nosotros.

Vale, lo pillo. Y en esa misma línea entiendo el mensaje de la mezquita. La ponemos porque hemos creado un país de libertades y las ejercemos, porque podemos y queremos, y porque una cosa es la religión y otra los fundamentalismos terroristas.

La pregunta es: ¿Lo pillarán ellos? Me da que no. Razonan con otras coordenadas. El primer análisis, probablemente, sería jocoso y de victoria. Y quizá de promoción de más barbarie. Pues mira qué fácil, oye, así convertimos el mundo entero a Alá en cuatro días.

Y por otro lado, la segunda parte del mensaje de la mezquita me parece incorrecta, por ingenuidad o por desconocimiento, y peligrosa. El germen del fundamentalismo lo encuentras en el Corán. Sin embargo, la deificación del hombre propia del cristianismo nos refrena de aniquilarnos, en él ancla el porqué del respeto a la libertad ajena y a la propia, y por tanto promueve el desarrollo y el avance de la sociedad. Cuidadín con lo que haces al prójimo, porque es hijo del Jefe, oyes.

No todas las religiones son iguales. Deberíamos recordarlo. Y no dar todo lo que tenemos por sentado.

En cualquier caso, y aunque sea a unas manzanas de la zona cero, creo, como dice Jesús, que es de justicia que los vecinos newyorkers tengan voz y voto en la decisión final.

Totalmente de acuerdo con el post.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Elena, un fino análisis, que distingue entre la nobleza de la intención de edificar la mezquita y lo difícil que resulta que el Islam esté a la altura de tanta nobleza. Muchos pensarán más bien: mira por dónde, destruir torres levanta mezquitas. Sigamos adelante. Recibe mi saludo.

eutelia dijo...

Enlazar a los muertos con la religion me parece un error de foco. Lo mas importante es que matados estàn: se les quitò a la mujer y a los hijos, el placer del cafe y los atardeceres. Las campanas deberian redoblar por todos ellos, sin importar ante quien se arrodillaban ni el cuchillo que los matò..

Jesús Cotta Lobato dijo...

Eutelia, redoblen, pues, todas las campanas.

maile dijo...

Me temo que esta sociedad en la que vivimos mira mas lo "politicamente correcto" (algunos lo llaman relaciones publicas, diplomacia...) que lo que, en conciencia, seria realmente justo. Es mas comodo no pronunciarse y no cargar con reponsabilidades.
Siempre he creido que la zona cero deberia quedarse como esta... vacia... para no olvidar que cualquier fanatismo puede ser mortal.