lunes, 20 de septiembre de 2010

Más sexo y menos género

Mi amigo Felipe me hizo reparar en que, cuando nos preguntan cómo era una persona que sólo vimos durante unos segundos hace poco o durante unos años pero hace mucho, somos capaces de equivocarnos con la edad, el color de pelo y la estatura, pero nunca con el sexo: siempre recordamos con total exactitud si era macho o hembra. Nacemos sexuados y sexuales. Mira tú qué bien.
.
Si yo midiera dos metros y tuviera un vozarrón y testosterona para parar un tren, pisaría terreno con más seguridad que ahora y quizá no sería tan amigo del diálogo, sino de la bronca.

Si nos influye la estatura y el vozarrón, ¿por qué no va a influirnos usar bragas o calzoncillos? Así que ¿de dónde se han sacado los ideólogos de género que la identidad sexual es una creación cultural opresiva? ¿No será más bien el reflejo humano de una realidad biológica?

Si alguien quiere romper con su identidad sexual, es muy libre de hacerlo, pero,  por favor, que no pretenda que enseñemos eso a los niños en la escuela. En asuntos íntimos el Estado no debe entrometerse, porque además es profundamente antidemocrático intentar cambiar desde arriba creencias y tradiciones mayoritarias que no van contra los derechos humanos.

Por lo demás, a mí me encantan las diferencias sexuales. Jamás perderé mis energías luchando contra la tradición de regalar ropita azul al niño y ropita rosa a la niña. Estoy agradecidísimo a mi padre porque no se ponía sujetadores y a mi madre porque no hacía bíceps.

Me gustan las diferencias entre caballeros y princesas. Por eso no entiendo cómo ha podido colar y calar en la gente una ideología tan aberrante que desprecia como opresor lo que no es sino una mezcla de naturaleza, costumbre y tradición que a nadie obliga.

 Si a las mujeres y a los homosexuales les gustan los machos, ¿por qué ese empeño de algunos en que dejen de serlo, con lo atractivo que es un tipo fuerte, caballeroso, limpio y con todas sus cositas?

28 comentarios:

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Totalmente de acuerdo Jesús. A mi también me gusta saber y marcar las diferencias.
Cada uno es libre después de ser lo que quiera ser, pero, por favor, no nos confundan.
Que tengas buen día.

Sombras Chinescas dijo...

A base de oír repetida cualquier estupidez, buena parte la asume por cierta.

Saludos.

L.N.J. dijo...

Me encanta ser mujer, siempre lo he dicho y desde muy pequeña. Me he criado con cuatro varones y las diferencias son las diferencias, lo demás son tonterías que nos inventamos para sacar cosas nuevas, después ridiculizarlas, hacer un pequeño caos en la sociedad y machacar de cualquier manera.

Con todos mis respetos hacía las igualdades ( que a veces ridiculizan más que nada ), me vuelco por esas diferencias.

Por cierto, el título está muy bien elegido.

Besos Jesús.

L.N.J. dijo...

Bueno, nunca me pondré nada rosa, es un color que no me gusta. Pero es cuestión de gustos, por supuesto.

Susurros de Pensamientos dijo...

Respeto siempre las opiniones de los demás y sus ideales , siempre y cuando respeten los mios.Y tengo muy clara una cosa , me gusta ser mujer.No me gustan las cosas raras , ni los híbridos ( hoy en día hay mucho espécimen extraño ).
Tengo preferencia por la esencia pura y las diferencias bien marcadas.

Un Saludo Cordial.

TROYA dijo...

Genial,como todos sus comentarios.Quisiera abusar de su amabilidad y plantearle dos preguntitas al hilo de su reflexión de hoy: 1..."con todas sus cositas".Se refiere a sin depilar, o ¿es usted partidario de la depilación masculina?. 2¿Qué opina de separar a los alumnos de las alumnas en las aulas?...por aquello de las hormonas y lo que no son las hormonas... Muy agradecida de antemano, buscaré sus respuestas,si las hay,en su blog.

Ramón Simón dijo...

¡Viva! la diferencia

por cierto los animales no tienen tantas tonterias como las personas en cuanto a diferenciar unos de otros su sexo.

Lo dicho ¡Viva! la diferencia.

Un abrazo

AdP dijo...

Menudo cacao mental tienen. Lo intrínseco a la naturaleza y a los sentimientos de las personas no necesita legislación ni mítines en los colegios. Que se protejan los derechos y las libertades individuales, sí; pero que no anden imponiendo a nadie una forma de ser o de actuar.

Ya han creado el cupo del 50% (mitad hombres, mitad mujeres). No sería de extrañar que en un futuro, atendiendo a la proporción con la que se dan en la sociedad, establezcan cupos similares para los homosexuales varones, para las lesbianas, para los hombres bisexuales, para las mujeres bisexuales, para los célibes, para los promiscuos, para los pichicortas, para los superdotados, etc.

La existencia de estas particiones oficiales que se hacen de la sociedad es la prueba palpable de que no se cree en la libertad de la propia sociedad.

Un abrazo.

Jesús Cotta Lobato dijo...

No cogé ventaja, pues eso, más libertad y menos doctrina. Un saludo.

Sombras chinescas, sí, creo que es eso: la repetición obra milagros.

LNJ, el título me lo dio Máster en Nubes, cuyo blog te recomiendo. Las diferencias sexuales son sanas. Y luego que cada cual se ponga el color que quiera sin convertir su preferencia en una religión. Un saludo.

Susurros, pues ya somos dos. Me gusta oírtelo decir con tanta frescura.

Troya, de la depilación algo dije en una entrada titulada Vivan los pelos, y de la separación de sexos en la escuela hablé en no sé qué entrada. Respecto a los pelos, las mujeres se quitan los que tienen para parecer más femeninas. Por tanto, si los hombres también se los quitan, se feminizan, es como ensancharse las caderas. Y respecto a la escuela, en mi opinión la escuela funciona mejor si ex mixta. Al menos, en mi experiencia. Reciba usted mi saludo.

Ramón, precisamente a Adán las diferencias de Eva le encantaban y no les quitaba mano y ojo de encima.

AdP, tú lo has dicho y lo suscribo de pe a pa. Más libertad y menos doctrina. Recibe mi más cordial abrazo.

Jaime dijo...

Es que parece que por querer defender la igualdad de género acaban promocionando algo que es todo lo contrario.

Y si lo que quieren con esto es erradicar la violencia de género, así no se hace, ¿no? ¡Más educación y menos inculcar opiniones! Que para eso, las opiniones son opiniones y ya tendrán tiempo los chavalines de formarse la suya propia.

Y ya de paso, como quedamos Jesús, aquí te mando la dirección de mi bitácora: www.unpollocualquiera.blogspot.com

Ramón Simón dijo...

Jesús, a Eva le pasaba que no le quitaba ojo a la serpiente mientras de reojo miraba a Adán. Aprovechando un descuido de este.., en fin ya sabes lo que ocurrió, ammorr.

Un abrazo

Jesús Cotta Lobato dijo...

Mi querido Jaime, vengo de visitar tu blog y estoy encantado de tenerte como compañero en la blogosfera. Has hecho muy bien abriendo un blog. Y, en fin, respecto a la ideología de género, suscribo lo que dices. Un abrazo.

Ramón, es que Eva era más lista y podía ver y hacer varias cosas a la vez. Y aprovecho para darte las gracias por tu estupenda reseña. Si os ha gustado a Jesús y a ti, doy por bien escrito el libro. Para gente como tú escribe uno. Un abrazo.

Blimunda dijo...

Es que Felipe es tan atinado, tan preciso.

Escribes y te sale tanta libertad...también con tino y precisión, como a Felipe.

Abrazos.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Blimunda, Felipe es mi maestro. Un beso.

Dyhego dijo...

Don EPIFANIO:
Alude usted a la idea de que la identidad sexual es una "construcción mental y social". Oyendo las opiniones de homosexuales, lesbianas, transexuales y bisexuales, parece ser que el "cuerpo" a veces no ayuda y la sociedad "aplasta". Parece ser que el espectro de la sexualidad es más complejo que el arco iris.
Estamos en el punto de siempre:el artista, el homosexual, el heterosexual ¿nace o se hace? Yo me inclino más por la primera opción: el nacimiento. Pero al mismo tiempo no se nace 1 y/o 2 (entre el uno y el dos hay infinitos números).
Una sociedad libre y plural debe aceptar las diferentes opciones sexuales (no hablo de zoofilia, necrofilia, pedofilia, etc, etc, que quede claro)y no creo que los críos se vayan a escandalizar ni se vayan a contagiar como si fuera la Gripe A (¿en qué quedaron las previsiones apocalípticas?).
A mí me gusta la carne pero ni se me pasa por la cabeza comerme unos sesos, o el hígado, o el mondongo... Pero hay gente que se come toda la casquería...
En fin, lucubraciones.
1 neutonio

El Naranjito dijo...

Maestro Cotta, tu que sabes de estas cosas y de otras, más que yo, nuestra santa, sufrida, generosa, amantisima madre Naturaleza ¿que piensa de todo esto?.
Un estrechón de manos.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Dyhego, pues eso, libertad ante todo y para que la haya, hay que sacar el adoctrinamiento de género de las escuelas. y luego exigir respeto de todos para todos, aunque nadie esté de acuerdo con nadie. La propia sexualidad es propia y hay una gran variedad y, en fin, como usted dice, no hay que escandalizarse. Pero, en fin, a los niños no hay por qué darles lecciones en la escuela de esos asuntos, sino tan sólo exigirles respeto, igual que hacen sus padres. Un neutonio y aún planeo mi venganza.

Naranjito, eso es un asunto para escribir un libro y del que no ando muy informado. Pero no todo se debe a la naturaleza, sino también a las experiencias y a la sociedad que condena o alaba ciertas experiencias. En fin, algún día hablaremos de eso. Un abrazo.

Dyhego dijo...

Don EPIFANIO:
No estoy hablando de cursillos de masturbación ni de proyecciones de películas homo, hétero o bi. De lo primero se aprende solo y lo segundo,ya vendrá el momento adecuado de las revistas y eso.
Pero si al hablar de la sexualidad se comenta que hay diversas opciones, tampoco creo yo que eso sea escandalizar a la infancia.
1 neutonio.
(Como sé que usted es elegante y educado, su broma para conmigo será educada y elegante, jejeje)

Menalcas dijo...

hola, soy nuevo en este blog, asi que ante todo un saludo, despues decir que me gusta leerlo y me hsce sentir cómodo durante este tiempo, qu bonito es estar a gusto, no? con alguien, solo, con la música, con un libro, hasta con una cámara de fotos. Por supuesto que estoy de acuerdo con tu entrada, aunque sea un rojillo de izquierdas, pero gracias a que somos diferentes nos queremos más. un abrazo

LFU dijo...

Comparto tu reflexión y, para desengrasar, nada mejor que hacer el test de masculinidad de "Asomacho" que hay que reconocer que tiene su gracia, aunque yo, al menos, no haya podido superarlo con dignidad: http://www.maschistes.com/chiste.php3?id=6626

eres_mi_cruz dijo...

es como comparar el porno sueco de los 70 con la industria pornográfica americana de hoy en día...

antes el sexo sonaba sucio y mucilaginoso...
hoy suena como una zambomba...

cómo van a ser lo mismo aquellos machos velludos con el pelo revuelto, los testículos colgones y el miembro surcado por mil venas...
que los horteras microcéfalos de hoy, cubiertos de tatuajes, güevilampiños y con un tubo de ensayo a modo de émbolo sexual...

y esas hembras lascivas, frondosas y acogedoras con las mollas en su sitio...
comparadas con las muñecas hinchables de hoy...

algún día te contaré algo sobre aquella ola de suicidios tras correrse el rumor de que Marilyn Chambers se había puesto un tatuaje...

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

¿Organizamos el día del orgullo macho?
Un abrazo

Jesús Cotta Lobato dijo...

Don Dyhego, hay que enseñar respeto por las personas, sean quienes sean, y castigar al alumno que no respete a los demás. Creo que con eso es suficiente. Y no se preocupe por mi venganza. Un neutonio.

Menalcas, me ha hecho gracia eso de rojillo de izquierdas. Lo importante es pensar lo que a uno le dé la gana. Si eso es de izquierdas o derechas, es lo de menos. Es un placer tu visita y pásate cada vez que quieras. Un abrazo fuerte.

Jesús Cotta Lobato dijo...

LFU, me pasaré a hacerlo, pero me temo que sacaré baja nota. Un abrazo.

Eresmicruz, esa comparación me recuerda a la que se puede hacer entre la Edad Media y la Ilustración. En la primera hasta los pecados eran más sanotes, allí en el pajar, con las serranillas del Arcipreste. Eso me gusta más que los pecados de Sade y toda esa caterva, que necesitaban demasiados estímulos para entonarse. Y sí, un día me tendrás que contar lo del tatuaje.

Juan Antonio, no nos hace falta para el orgullo. Lo tenemos bien alto. Un abrazo.

Mery dijo...

Yo digo como un periodista al que oí hace poco: en este país no cabe un tonto mas.
A las pruebas me remito. Mas razón que un Santo tienes, Jesús.
Un abrazo

JESUS FIDELIS dijo...

No puedo estar más de acuerdo.
Me viene a la cabeza el chiste del mejicano que dice:
- En mi país somos todos muy machos.
Y le responde el español:
- Pues en el mio la mitad somos machos y la otra mitad hembras, y lo pasamos de maravilla.

¡Viva la diferencia!

Además cuanto más observas a los niños, ves que de manera natural se comportan conforme a su sexo, sin lavadas de coco, ni condicionantes externos.
"...con todas sus cositas"... jajaja

Jesús Cotta Lobato dijo...

Mery, a ver si entre todos acabamos con la tontuna.

Jesús, yo también me he dado cuenta de que los niños, sin que nadie los guíe, saben muy bien qué son y qué les gusta. Y muy bueno el chiste.

JuanMa dijo...

Dhyego: el sexo con qué se nace es 1 ó 2, no 1,85555 ó 1,199999 ó algo así.
Se dan casos de confusión física del sexo porque a veces algo no ha ido bien en los genes, la formación de los gametos o en el desarrollo embrionario.
Me imagino que con la variedad dentro del continuo entre macho y hembra, tú te referirás a la afectividad, identidad o tendencia sexual o sexualidad (no sé si se puede decir así técnicamente).
Lo siento, la naturaleza es así de cabezona y ha hecho el sexo como una característica cualitativa, no cuantitativa.