lunes, 1 de noviembre de 2010

Hagamos un pacto

Se me ha ocurrido que firmemos un pacto: el día del Juicio Final, cuando el diablo, deseoso de llevarnos  al infierno, nos acuse de nuestras vilezas (a mí, por ejemplo, de mearme de niño en los hormigueros), nos defenderemos unos a otros.

Por ejemplo, si alguien acusa a algún bloguero o comentarista de haber tenido un desliz, todos diremos: Sí, pero es que su marido (o su mujer) era muy requetemalo. Si a otro lo acusan de haber dicho una vez una mentira muy gorda para evitarle a alguien una desgracia, diremos todos que, en determinadas concepciones éticas consecuencialistas, las mentiras piadosas son buenas. Y si a un tercero lo acusan de arrojar dardos contra la foto de su jefe en la pared, diremos que nunca pasó de ahí, a pesar de lo malísimo que era el jefe.

Así dejaremos al diablo sin argumentos y nos iremos todos derechitos al cielo o después de pasar unos siglillos de nada en el purgatorio. ¡Y menudas juergas montaremos en el cielo! Haremos conciertos rock con las cítaras y las liras y las arpas y guerras de nubes y jugaremos a hacer estrellas y galaxias y provocaremos explosiones de supernovas para iluminar el cosmos y nos vestiremos de auroras boreales. Y comeremos tajadas de sandía cósmica desnuditos y con cuerpos fetén y resucitados. Y cuando llegue la hora de cantar salmos, le daremos un toque gospel y rociero, que allí todo es posible.

26 comentarios:

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

A mi me apuntas por favor, en lo del cante no podréis contar mucho conmigo, pero ya buscaremos lo que pueda aportar.
Saludos.

Aurora Pimentel dijo...

Jesús, me encanta lo de la defensa mutua, me apunto al pacto YA, sé que la Virgen será defensora, pero va a estar muy atareada y auqnue sea mujer no podrá estar a 325,ooo.000 bandas de solicitantes que le piden que sea abogada nuestra... Por si acaso mejor contar con más gente: yo solicito defensores de cortes de manga a mala idea (pero muy mala) y genio de los gordos, que se inventen eximentes o atenuantes o lo que sea. Por mi parte tengo mucha labia y creo que puedo elaborar defensas bastante convincentes de pecados variados y habituales (los de pereza me encantan, creo que tengo ya un argumentario de hacer saltar las lágrimas...)
Me apunto al gospèl pero resucitada de negra con voz fantástica

Blimunda dijo...

Si ese día nos vemos Jesús, me tendrás que echar una mano...

Yo prometo asegurar que esas hormigas se transformaron,dentro de tus poemas, en estrellas y en pájaros.

Retablo de la vida antigua dijo...

Dicen los teólogos, creo, que si bien el infierno existe no está claro que allí haya alguien.

En el Purgatorio sí hay constancia de que existe un ambiente más movido. Y permitanme el atrevimiento invitarles a leer la segunda entrada de mi recién estrenado blog, que trata precisamente sobre tal asunto.

Saludos de Gómez de Lesaca.

laprincesadelbosque0@gmail.com dijo...

Genial idea Jesús, te envío mi firma para que la estampes en el pacto. Se me da bastante bien defender a los demás, y bastante mal a mí misma, así que me va que ni pintado.
Sería como una especie de Comunión de los Santos, pero con pecadores de la pradera, eso sí, muy bien avenidos..

PD: No sabría cómo justificar a un hiperlactante, pero todo se andará

Elena Nito dijo...

Perdonad por el error, me ha salido una cuenta antigua, la pecadora de la pradera era yo,

Saludos!

mujer prevenida vale por dos dijo...

tranquilo Cota, contar conmigo... que cotrolo;
.-Como primera estrategia contaremos todas las cosas buenas que hemos hecho... porque en resumen solo te piden de las buenas... y de ahora en adelante una cosa buena al dia...
.-Respecto a las cosas menos buenas... hay una cosa que hoy viene al pelo y es la comunión de los santos ellos piden por nosotros y nosotros por ellos... a rezar
.- Jesus porelamordedios! que Dios todo lo ve... no jodas que la liamos mas gorda! El conoce las atenuates eximentes falsos testigos... tranquilo que llevar un blog y aguantarnos ya te estas ganando parcelita en el cielo!
Un abrazo.

(pd: como dice Aurora la Virgen María abogada de los pecadores no nos dejará mejor defensora no podriamos tener)

Jesús Cotta Lobato dijo...

No cogé ventaja, no hay problema. Si no quieres cantar, podemos hacer números cósmicos de circo. Un abrazo.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Aurora, de negra fantástica estarías encantadora. Yo me pido de de roquero melenudo. Y dame pronto esa lista de gente que da cortes de manga, que nos hace falta. Y los argumentos para disculparnos la pereza urge que los hagas públicos, para ir preparando nuestras mutuas defensas. Un beso.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Blimunda, ese día te echaré todas mis manos y las de mis amigos. Diré, por ejemplo, que Blimunda hizo más que nadie cantando las glorias del amor de hija, de esposa, de madre y de amiga; que gracias a sus textos muchos dejaron morir el rencor de sus corazones y se dedicaron a lo más parecido a Dios que aquí existe: el amor.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Retablo, ahora mismo voy a visitar su blog. En el purgatorio nos veremos, pero recuerde que nos necesitamos unos a otros a la hora de argumentar ante los implacables diablos.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Princesa del bosque, los hiperlactantes que se justifiquen solos. Y yo avisaré a los demás de que la Princesa del Bosque nos defenderá a las mil maravillas, pero que a ella tenemos que defenderla todos.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Mujer prevenida, no te preocupes. La Virgen hace la vista gorda. Y que no se me olvide realizar cada día al menos una cosa buena, para que las malas pasen inadvertidas. Un beso.

Anita dijo...

Estoy contigo, anotame en la lista ;) yo quiero sandía cósmica.

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

No Jesús, no es que no quiera cantar con vosotros, es que lo hago tan mal que canté en un bautizo el chiquillo enfermó.
Saludos.
Por cierto, en mi última entrada he abusado de tu confianza y he hecho mención de texto tuyo.
Gracias por no reñirme.

Olga Bernad dijo...

Eso de disculpar a los demás y pedir que nos disculpen me parece de lo más humilde que se puede plantear. Y de lo más inteligente. Ademas, es que es verdad, te paras a pensar los eximentes y damos todos una especie de pena.
Besazo.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Anita, te apunto en la lista y te reservo el corazón de la sandía cósmica.

Jesús Cotta Lobato dijo...

No cogé ventaja, leí tu entrada de Marcelino Camacho y me gustó mucho que utilizaras esa cita de un libro mío para un hombre que siempre he admirado. Un abrazo.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Olga, es que somos supervivientes. Hacemos lo que podemos. Lo inteligente, como tú dices, es eso: que uno, en vez de disculparse, disculpe al otro. Un beso.

Dyhego dijo...

Huyuyuy, don EPIFANIO; eso de tú me perdonas mis pecados y yo te perdono los tuyos suena a trapicheo (esta palabra siempre me ha sonado mu pero que mu genital) entre políticos... No sé yo si aceptar esos tratos...
De todos modos yo ya estoy en todas las listas de los no admitidos en el cielo.
10 neutonios con nubes, pero nubes de golosinas.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Bueno, Dyhego, no es exactamente lo mismo. No nos vamos a perdonar los pecados unos a otros, sino a interceder unos por otros ante un tribunal. Diez neutonios.

JuanMa dijo...

Por muy estricto que se ponga San Pedro, el Portero, la Madre del Príncipe ha hecho un "bujero" en la tapia por el que se cuela todo el mundo, y es Él mismo quien lo hizo posible.
Léase el Evangelio y el poema de Miguel D'Ors "Los de siempre".

Jesús Cotta Lobato dijo...

JuanMa, lo que son las cosas. El otro día leí ese poema y me quedé impresionado. Menos mal que existe el bujero. Ex corde, Cotta.

eres_mi_cruz dijo...

las hormigas se habían comido dos botes enteros de leche en polvo... doy fe, Luzbel... y además no eran de las chiquititas marrones y lentas... eran de grandes rojas y rápidas...

Jesús Cotta Lobato dijo...

Eresmicruz, ¡que no se te olvide decir ese argumento en el Juicio Final! Vas a dejar a Luzbel con la palabra en la boca y el jurado de ángeles lo va a considerar un atenuante definitivo. Esas hormigas rojas y voraces... cómo no se me había ocurrido antes. Gracias. De ese pecado antiecologista ya me considero perdonado.

L.N.J. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.