viernes, 27 de marzo de 2009

La luenga cabellera

Por increíble que parezca, una hirsuta maraña de pelo negro, afro, crespo, brillante, impenetrable, recubría mi cráneo hoy reluciente. ¡Qué días aquellos en que me zambullía en el mar y el agua no lograba empapar la selva! Tan sólo la perlaba por fuera, como si el pelo fuera de plástico. Yo no podía decir aquello de "Mi pelo al viento", porque ni los vendavales podían revolvérmelo. Si uno me tocaba la cabeza, la mano le salía disparada por los muelles recios de mis rizos. Tan indomeñables eran, que peinarme y dar a aquella pelambre una forma presentable era un tormento matutino que yo sólo solucionaba pelándome a lo bestia.

Bueno, me pelaba mi madre y, cuando lo hacía, siempre decía que yo era el único de sus seis hijos varones que nunca se iba a quedar calvo. Tenía en la coronilla una islita de pelo rubio que nunca llegué a verme pero que todos me señalaban como una rareza.

Ahora esos pelos se han ido, allí, donde habiten los pelos, en los vastos jardines sin aurora. Ubi sunt? ¡Dalila se los llevó para siempre! Aún hoy, cuando me ducho cada mañana, conservo la costumbre de llevarme las manos a la cabeza para facilitarle el paso al agua en la maraña y sólo encuentro este cráneo, prefiguración de la muerte. Sólo me queda el consuelo de que mi cabeza no será nunca el locus amoenus de los piojos.

Y hablando de piojos, ¡atención, padres y madres!, mi amigo Felipe ha encontrado el remedio definitivo contra ellos: pasar la aspiradora por toda la cabeza durante quince días seguidos. Es infalible. Nada de lociones ni rapamientos.

21 comentarios:

José Miguel Ridao dijo...

¿Y no podrías, Jesús, mostrarnos una foto de aquellos tiempos hirsutos? Por cierto, muy buena entrada, impecable el estilo. Un abrazo.

Juanma dijo...

Y yo que no termino de imaginarte...
Dime, por favor, que lo de la aspiradora es coña total.

Un abrazo, querido Jesús.

Dyhego dijo...

Hola, buenos días:
¿Pero es que usted se ducha? ¿Es que usted sabe utilizar la aspiradora? ¿Es que tiene usted la fuerza de Sansón y los filisteos esos?
¡Que es broooooma, hombre!
Voy a ponerme al curro inmediatamente y luego escribo algo más.
Un saludo

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Por favor, Jesús, una foto, como dice José Miguel.
Yo te recuerdo con cabello, pero no como tú dices, de melena al viento.
Y como dice Juanma. Más datos de la aspiradora, que uno tiene hijos en edad escolar.

Dyhego dijo...

Don Jesús:
1) Mi remedio contra los piojos es mezclar agua y vinagre, empaparles la cabeza, coger una bolsa del carrefour y cubrirles el cuero cabelludo durante 5 minutos. Repetir la operación cuantas veces sean necesario.
2) Me ha dicho mi amigo malagueño de Coín que su padre siempre lo ha llamado, por ser el benjamín de la casa, "el rejún". Como siempre lo ha oído, no sabe si esa hache aspirada malagueña es "j" o "h" simplemente. Si conocéis ese término y sabes su explicación, dímelo (o decídmelo), por favor. Me confundí de palabro y dije "maji" porque se me cruzó el nombre de un alumno marroquí que me llevaba por el camino de la amargura (que no sé por donde queda dicha senda).
3) Empecé a leerme el libro "El payo de las sortijas" pero no pasé del primer párrafo (y en la película, de los 5 primeros minutos). Mi hijo mayor se sabía de memoria toda la parrafada con la que empieza la película.
4) Yo leo literatura de más calidad y enjundia (Kamasutra, Playboy, La sonrisa vertical y eso...) Jejejeje.
Un saludo y prometo callarme durante varias semanas.
1 newton

Ranzzionger dijo...

No te desanimes Jesús, tu rotunda calvicie sólo es representación cierta de estar ante una de las cabezas más preclaras del panorama bloguero. Mente brillante, reluciente testa que alumbra el panorama de la red de redes. Un abrazo desde una calvicie creciente.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Me apunto a la petición de la foto y del remedio piojeril.
Yo siempre he dicho que cuando comience a quedarme calvo de forma indisimulable, me raparé. Pero por ahora conservo suficiente pelo, a pesar de mi edad y de los antecedentes familiares. Tal vez por mi manía de lavarme la cabeza a diario desde muy pequeño, pese a los consejos de todos los médicos del momento.

Lopera in the nest dijo...

La cita de Cernuda me ha estremecido. Era tan buen poeta!

Ángeles L. Satorre dijo...

Querido Jesús, realmente es una pena que no hayas conservado esos rizos casi azabache pero quiero recordarte cierta foto "trucada" con rizos color fuego tomados prestados de tu incondicional esposa en la piscina y debo decirte que no te quedaban nada mal.
Un abrazo

Olga B. dijo...

Yo también pido foto. ¿Y llevabas melena? Qué cosas. Mi hermano se está quedando calvo y dice que es de puro macho, que conservar el pelo es femenino. Como ves, el que no se consuela es porque no quiere;-)
¿Lo del aspirador no será peligroso? ¿Tú lo has probado en tus hijos? Me imagino yendo al médico y explicándole que tal accidente ha ocurrido mientras le aspiraba el pelo al niño porque lo he leído en el blog de Jesús. Madre mía. Entre las confesiones del blog del señor Ridao y estas propuestas, nos van a quitar las custodias a todos:-)
Un abrazo.

Jesús Cotta Lobato dijo...

A ver si consigo adjuntar una foto en la entrada, como me pedís. En cuanto a lo de la aspiradora, es totalmente cierto. A ver si le pregunto a mi amigo que me ilustre más sobre el asunto. La aspiradora se lleva al piojo en cuanto sale de la liendre, porque aún está inmaduro y no ha puesto más liendres. El primer día que pasa uno la aspiradora, se lleva los piojos, pero no las liendres. Pero si uno la pasa todos los días, se va llevando los piojos que van saliendo de esas liendres, hasta que no queda ni uno. Rápido, eficaz. Eso sí, extraño. El remedio del vinagre ya lo conocía, pero creo que la aspiradora es más eficaz.
Veré a ver quién es El payo de las sortijas.
Juan ANtonio, tranquilo, tú no encalvecerás.
Y gracias, Razzionger, por esos piropazos masculinos a mi testa.
Esa foto, Ángeles, me da pudor enseñarla, pero es graciosísima.

Lopera in the nest, me arrepiento de haber usado a Cernuda para esto.

Suso Ares Fondevila dijo...

Genial de principio a fin.
Un abrazo.

Rosna dijo...

Apreciado Cotta san ... y quién le quita lo bailao ... la foto de su bitácora lo representa , lo pasao ...pisao ... buena idea lo de la asperción de pio-piojitos , le pasaré el dato a mi hermana que tiene su lucha con sus Kodomos .
Feliz fin de semana !!! O- yorokobi ....( me fallo el diccionario le debo la traducción )
Rosna

Jesús Cotta Lobato dijo...

Un abrazo para ti, Suso.

Rosna, ¡feliz fin de semana! Y no te preocupes por la traducción.

Mery dijo...

Queremos foto-queremos foto-QUEREMOS FOTO-QUEREMOS FOTO.

(No sé si ha quedado claro)

P.S : digo como José Miguel: impecable estilo.
Un beso

Jesús Cotta Lobato dijo...

Mery, a ver si encuentro alguna foto. Tengo el problema de que en todas estoy con otras personas y no sé aún cómo demonios puedo recortar la foto para que sólo salga yo. En cuanto lo consiga, la colgaré.

Mery dijo...

No te preocupes, el pueblo exultante puede esperar.
A mí también se me dan fatal esas cosas del recorte y retoque de fotos.
Buen fin de semana.

Felipe dijo...

Soy Felipe, el del método aspiradora. Mis dos hijos se contagiaron a la vez y también mi mujer. Recurrimos a lo convencional: la química de la farmacia, el vinagre, las liendreras..., y aún vimos alguno vivo y liendres. En especial, lo de andar buscando liendres me pareció un atraso muy latoso e inútil, porque sólo quitas (si puedes) las que ves; las que no veas, ahí se quedan. Pasando la aspiradora por mi casa se me ocurrió la idea, y probé en mí lo primero de todo (añádase este detalle al homenaje del padre que hizo Jesús). No hace ningún daño, y hasta da fresquito y gustirrinín. Yo pongo la cánula más estrecha de la aspiradora y la voy deslizando de un lado a lado de la cabeza pegando inclinada la cánula al cuero cabelludo. Seguro que se pueden desarrollar otros estilos: el salto de altura se hacía primero de frente y ahora todos los atletas la hacen de espaldas. Vuelvo al piojo: ¡el gusto que da ver cómo se meten todos los pelos por la cánula como si dieran algo! Yo creo que cuanto más corto sea el pelo mejor resultado dará, pero en mi mujer, que lo llevaba más largo que mis hijos, también funcionó. Posiblemente habrá que tener cuidado con que accidentalmente no se acerque la cánula al oído, aunque tampoco creo que ocurriese nada irreparable. Si vuelven a cogerlos mis hijos, practicaré el método sin ninguna otra ayuda de los convencionales y os contaré mi experiencia a través de este blog, si a mi Cotta le parece bien.

Jesús Cotta Lobato dijo...

¡Atención, madres y padres todos! El que ha patentado el método de la aspiradora, mi amigo Felipe, nos cuenta la experiencia de primera mano.

lys dijo...

Me dan vida los árboles, yo de pequeña tenía un árbol, no supe nunca si era nogal, encina o castaño, era mi refugio, lo llamaba árbol.

Precioso tu escrito y tu foto. En ambas versiones se te ve buena gente.

Un saludo.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Lys, yo sé distinguir las encinas, pero no los nogales ni los castaños. Un saludo.