martes, 10 de marzo de 2009

Preparando mi frase póstuma

Me contó un amigo que Lorca, cuando lo iban a matar, dijo: "¿Por qué me matáis, si yo también creo en la Virgen?".

Y otro me contó que Pedro Muñoz Seca, cuando lo iban a matar, dijo: "Me lo habéis quitado todo: casa, familia, hacienda... Pero hay una cosa que no me podéis quitar: el miedo que os tengo" (por cierto, recomiendo la versión que de La venganza de don Mendo ha realizado Antonio Cabello Reyes: su coro de odaliscas es admirable).

Ignoro si esas frases póstumas son reales o leyendas. En ambos casos, son muy propias de quienes supuestamente las dijeron. Y si alguien fue capaz de matar a gente que dice cosas así, tuvo que ser alguien muy malo.

Así que por aquí ando pensando cuál será mi frase póstuma. Quiero que sea la repanocha, la repera, el novamás. No sé si darle un toque misterioso o de humor. La diré con la mano en el pecho y procuraré que haya gente cerca para que me la oigan.

¡No os imagináis lo dificilísimo que es pensar en la frase póstuma de uno mismo! Cualquier cosa que se me ocurre es una tontería. Estoy pensando en una como la que soltó Sócrates en el último momento:

"Oh Critón, debemos un gallo Asclepio. Pagad la deuda y no la paséis por alto".

27 comentarios:

Enrique Baltanás dijo...

La repera fue la Goethe: Licht, mehr Licht!

Gerardo V. dijo...

tu no te preocupes, seguro que en el momento te sale sola. Entre tanto haces bien con ensayar que ya nos dijeron que estemos preparados pues no sabemos el día ni la hora.
Pero yo insisto, Jesús, tu no te preocupes que en el momento te sale sola.
Un saludo
Gerardo

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Genial Enrique. Genial Jesús. Yo espero Gerardo que me salga sola.
Saludos.

Antónimo dijo...

Cualquiera de las tuyas será buena. Además será la tuya, la que tu habrás dicho, y por eso será buena.

Olga B. dijo...

Hasta en lo peor, hay gente que saca gracia. Y es que la gracia, en su sentido más amplio, es como el dinero: no se puede disimular.
La de Muñoz Seca no la conocía, me ha parecido genial, y una verdad como un templo. Sustituyendo a algo grandilocuente... "hay una cosa que no me podéis quitar: mis ideales, etc." ; "hay una cosa que no me podéis quitar: el miedo que os tengo." Total, merece ser cierta.
La de Goethe, qué inquietante.
Y tú no te preocupes por esas cosas, hombre de Dios, ya improvisaremos:-)
Saludos matutinos.

Juanma dijo...

Yo toco madera, en primer lugar. Luego te sugiero que no decidas entre el misterio o el humor. ¿Por qué no combinar ambos?
¿Nos mantendrás al tanto o será secreto?

Un abrazo, querido Jesús.

Jesús Cotta Lobato dijo...

La de Goethe es insuperable, Enrique. No se puede decir más con tan poco.

Seguro que me saldrá sola, Gerardo, pero a lo mejor me sale una tontada del tipo: "Traedme la cuña". Un abrazo

Gracias, Javier. Te saldrá algo mejor que lo que acabo de decir.

Antónimo, ¡tú tan incondicional mío como siempre!

Olga, a mí me gustan las frases póstumas graciosas, las de la gente que murió con ese sentido del humor que no proviene de negar la realidad, sino de sacarle punta.

Juanma, me has animado a aventurar algunas frases póstumas. A ver si esa semana pongo algunas.

Felicidades a todos por sonreír en un tema tan tétrico.

Anónimo dijo...

En mala hora se me ocurrió decirle a mi hijo que lo llevaría al estadio de Nueva Condomina de Murcia para ver un partido del Real Murcia. Aún no he cumplido mi promesa. Cada vez que mi hijo me lo recrimina le digo: cuando me muera me escribes en la lápida: "mi "paere" no me llevó a ver un partido de fútbol". (Pero, en cambio, no se acuerda de las veces que lo he llevado al parque, a la playa, al monte, los pestiños de películas que me he tragado a su lado, los juegos repetidos mil veces, contar el mismo chiste cien mil veces, contar el mismo cuento docientas mil veces...).
¡Señor, Señor!
Un saludo.
Diego

Rosna dijo...

Ohhhhh .... Frase póstuma ...

O...
dio ...s decir hasta nunca ...

Cotta san , estaré atenta , asi la tallo en una placa de zafiro adornada con nénufares de ámbar .
Aunque el negro telón de la noche , me recuerde estas frases ,siempre la noche se torna día y la luz nos ilumina la existencia aquí ...allá ...Canora ...
Despierte , y no piense en frases pos-tumbas , total cuando nos toca nadie nos avisa , algo se le va ocurrir , uffffffff ... no se quede ahí ,que ahora es tiempo de Vivir ...
Un abrazo para vivirrrrrrr ...

Wuatashi wua .. kawa .. Sayonara ...Wuatashi wua ...kawa ... ( me encataría esta frase : Yo soy el Río ...adiós ...yo soy el Río )

Rosna

Gerardo V. dijo...

jajajajajajajaja, jajajajajajaja, jajajajajaja, jajajajajajajaaj, jajajajajajaja. te imaginas que fuera esta la frase póstuma? pues leyendo tu comentario casi me sale esto como frase póstuma, jajajajajaj, he asustado a mi compañera, jajajajajajajajajajajajajaajajaja
Gerardo

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Claudio, según cuenta Séneca, dijo antes de morir: "Vae me, puto, concacavi me. Quod an fecerit, nescio: omnia certe concacavi”. (Ay de mí, creo que me he cagado. ¿
Cómo ha podido suceder, no lo sé, pero lo cierto es que me he llenado todo de mierda”).
Estoy muy seguro de que tú serás capaz de alguna genialidad mucho mejor.
A mi me gusta esta: "Estoy a punto de descubrir el secreto; perdonadme si no me dejan volver parea contarlo".

Un abrazo.

José María JURADO dijo...

Dicen que el lingüista Ferdinand de Saussure dijo (lo diría en francés): "Muero o me muero, las dos formas son posibles".

Jesús Cotta Lobato dijo...

Estoy encantado con vuestros comentarios. Está claro que en este asunto todos tenemos algo interesante que decir.

Diego, yo creo que tu hijo sólo estaría legitimado a poner en tu lápida que no lo llevaste al partido si antes pone todos los sitios a los que lo llevaste. Y, en fin, no se lo tengas muy en cuenta: la idea del partido le llena la cabeza y no ve otra cosa. A mí también me pasaba y se me pasó. Y bienvenido a esta bitácora.

Rosna, tu abrazo y la traducción de Yo soy el río es uno de los mejores regalos que me han hecho. Ahora mismo me aprendo la traducción de memoria. En japonés, parece más profundo el significado. A ver si cuando esté muriéndome me acuerdo y la digo.

Gerardo, tu risa es contagiosa. Sería gracioso que todo el mundo estuviera pendiente de mi frase póstuma y al final dijera algo como quitadme la sonda o traedme la cuña.

Juan Antonio, conocía la frase que Séneca, el muy cuco, atribuyó a Séneca. Pero me he quedado con las ganas de saber de quién es la última frase póstuma que me has puesto.

José María, si eso fue lo que Saussure dijo, ¡menudo pelmazo! Y si la frase se la atribuyes tú, ¡me he partido de risa con ella!

Un abrazo vivito y coleando a todos.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Jesús, la última frase que he puesto es mía. Lo que no sé es si podré recordarla, llegado el caso.

Mery dijo...

Pero qué cosas se te ocurren.
Los comentarios no son nada desdeñables, tampoco.
Me gustaría echarle el humor de la frase de Juan Antonio, llegado el momento, y despedirme con una sonrisa (es la mejor manera de que te recuerden los que haya a tu lado). Menudo trago les queda.

Un beso

Rascaviejas dijo...

Me quedo con el epitafio de Miguel de Mañara "Aquí yacen los huesos y cenizas del peor hombre que ha habido en el mundo. Rueguen a Dios por él..."

Ranzzionger dijo...

La atribuida a Groucho, típica pero genial para su epitafio: "perdonen que no me levante".
A mí me gustaría algo así como: "Fue bonito mientras duró"
o algo así como: "tantos recibos del Ocaso... para esto"

Jesús Cotta Lobato dijo...

La de nuestro Mañara, Rascaviejas, es entrañable. Se exigía tanto a sí mismo, que al final le parecía que había sido malísimo.

Razzionger, la de los recibos del ocaso es genial. Está a la altura de la de Groucho.

Octavio dijo...

Uf, una última frase... Qué difícil. Tal vez algo así como... "Disculpadme ante las mujeres que no he podido amar"

También podemos optar por una frase bloguera:
"Ay de mí, ¿quién actualizará ahora mi blog?"

Un abrazo, amigo.

Er Tato dijo...

Hombre, Jesús, puesto a que uno le dé tiempo de decir algo, que sea con humor -inteligente por supuesto-, porque si es misterioso, ¡da una rabia no poder aclararlo después...!

Aunque yo prefiero

Un abrazo

Jesús Cotta Lobato dijo...

Me parece, Tato, que ese gesto que pides en el último momento es mejor que cualquier frase póstuma.

Octavio, tendrás que pedir perdón a mucha gente. Hasta entonces, date prisa.

elpiyayo dijo...

Pienso que lo mejor ante esos hechos que cuentas es decir !Coño, piernas para que te quiero!, pues ya lo decia el gran maestro de la valentía:
"el retirar no es huir, ni el esperar es cordura, cuando el peligro sobrepuja a la esperanza y de sabios es guardarse hoy para mañana y no aventurarse todo en un día”.

El Africanito dijo...

De cualquier manera a mí me parece que la frase póstuma no se puede preparar con antelación, porque seguro que cuando llege la hora de decirla te saldrá de sopetón y será la mejor frase, eso si, entornada según el momento circunstancia y lugar.

un abrazo

Jesús Cotta Lobato dijo...

¡Ya quisiera yo, Piyayo, poder decir "piernas, ¿para qué os quiero?" cuando me llegue la gran hora.

Africanito, está claro que ninguno me aconseja preparar la frase póstuma. Ya saldrá.

elpiyayo dijo...

Esta está bien para ti.
"Hice lo que pude, no lo que quise y me quedaron muchas cosas por hacer"

ReyVindiko dijo...

A mí me gusta la del chiste, aunque no la dice el finado, sino el que lo observa en su velatorio:
"¡Coño, pero si está vivo!"

Jesús Cotta Lobato dijo...

Piyayo, la tuya es bonita, pero si me dan a elegir, prefiero que digáis de mí la que dice Reyvindiko. Un abrazo a los dos.