domingo, 29 de marzo de 2009

Los árboles (y mi foto con pelo)

Mi ventana da a unos árboles que casi puedo tocar con la mano. En otoño e invierno son un esqueleto desnudo, pero les están creciendo las hojas y en Pascua de Resurrección serán tan grandes como mi espalda.

Cuando entro por mi calle, me saludan con su fronda refrescante y, si no pasan coches por la calle, los oigo hablar con el viento.

Sin duda, lo mejor de las ciudades son sus árboles, ángeles vegetales. Quizá dentro de dos siglos, cuando las ciudades sean más arbóreas, se preguntarán los nietos de nuestros nietos:

-¿Cómo pudieron los abuelos de nuestros abuelos vivir entre cemento?

Y como hubo un clamor pidiéndome una foto mía con pelo, ahí la pongo. No he encontrado en casa nada mejor. Es la primera vez que cuelgo una foto mía en la red: ¡lo hago por vosotros!

22 comentarios:

Máster en Nubes dijo...

Qué bonita entrada hoy, y lo de "ángeles vegetales" voy a imaginármelo para alejar el miedo que me dan algunos cuando sopla el viento y agitan tanto las ramas.

Y su foto de Vd. todavía más joven ¡vaya cara de bueno! ¡y qué peligro los de cara de bueno!

José Miguel Ridao dijo...

¡Ostras, Jesús! ¡Pero si cantabas de joven en Boney M y no no habías dicho nada! Me descubro ante tu variedad de registros.

Emocionante canto a los árboles, y optimista, com a mí me gusta, ya está bien de tanto catrastofismo estéril. Un fuerte abrazo.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Esa maravilla arbórea que has tejido hoy con tus palabras va a quedar, me temo, un tanto eclipsada por la foto modelo (fántastico José Miguel) Boney M (o Pintinho, según recordarán los sevillistas talluditos que antan por estos lares). Pero no digas que es la primera foto que cuelgas en internet: ¿o es que el de la cabecera de tu blog no eres tú?
(Por cierto, tengo pendiente hacer un fotomontaje de mí mismo "antes y después" de perder mis treinta quilos. Lo mismo un día de estos me animo y vuelvo a seguir tu estela).
Feliz domingo de Pasión.

Rosna dijo...

Mágico elogio a los árboles nos regala en su entrada , los árboles nos proveen de todo lo necesario para la vida , a mi me hace soñar con el cielo , son tan altos , es la imágen del hombre .La cruz era de madera ... me representa la unión , la fuerza .... En mi isla los árboles son proregidos en los bosques , lugares sagrados , es como si sus raíces penetran y se encanjan en el Alma ... Debajo del árbol respiro paz y amor .
Feliz día del árbol, celebremos su mágia !!!
Rosna
Por cierto Cotta san , la bondad florece en su mirada . Gracias por compartir un pedacito de su vida .

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Ese es Jesús que conocí hace muchos años.
Gracias por el detalle nostálgico y por esas palabras sobre los árboles tan maravillosas.
Un abrazo.

Antónimo dijo...

Desde luego quedas más favorecido que en la mía, donde te dibujé rizos y tirabuzones.Tengo que decir que ahora tienes más cara de malo, un poco sátiro.Ahí en esa foto pareces un angelito moreno.¡qué cara de niño bueno! Seguro que la has puesto porque has hablado de ángeles vegetales, pero tú de vegetal tienes poco eres humano y muy humano.

El Africanito dijo...

Buenos días,
Jesús, me ha gustado mucho ver tu foto, se puede comprobar que sigues manteniendo tu sincera sonrisa intacta, eso para algunos es màs dificil que conservar el pelo.
Me gusta lo que dices de los árboles, hablan con el viento, angeles vegetales, poder observar eso en ellos es admirable.
Yo a los árboles sobre todo si son viejos les tengo un gran respeto. Cuando estoy bajo su sombra me imagino lo que han visto pasar a su alrededor, los abrazo e intento absorber su serena y paciente sabiduría.

un saludo mu apretao

Jesús Cotta Lobato dijo...

Me alegro de que lo de ángeles vegetales te ayude perderles el miedo. De todos modos, yo también les tengo respeto cuando el viento los agita. Y, bueno, los de cara de buenos también somos malos.

Pues sí, José Miguel, nunca os lo he dicho, pero yo era el jamaicano de Boney M. Qué época aquella. Y coincido contigo en la hartura de catastrofismo. Pienso que los hombres ya hemos evitado con la inteligencia más catástrofes de las que creemos.

Bueno, la foto del blog no la colgué yo, sino mi amigo Jabo, que fue el que me montó el blog y puso esa foto que él tenía. Por eso, ésta es realmente la que yo, con mi dedito, he metido en Internet. Y vaya, vaya, ¿conque también tú te atreves a rescatar fotos prohibidas?

El mágico elogio a los árboles es el tuyo, Rosna. Siempre me ha sorprendido la cantidad de bosques que hay en tu isla. Tenéis buen gusto.

Javier, me temo que tú eres el único que me conociste así.

Antónimo, tienes la virtud de decirme verdades como puños, que a la vez son como requiebros. Y a ver si veo esa foto mía con tirabuzones.

Africanito, tú no sólo conservas tu sonrisa pura sino que además conservas el pelo. Y me has animado: en cuanto vea a un árbol viejo en el bosque, lo voy a abrazar, como a ti.

Olga B. dijo...

Cierto que la belleza de los árboles queda eclipsada por el impacto de la foto.
Ya que no te ha conservado los rizos, que Dios te conserve la melancólica mirada;-)
Saludos, Jesús. Buen domingo a todos.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Querido Jesús, es cierto. Muchos te conocen así.
Pero me he acordado y buscando buscando he encontrado unas fotos tuyas de joven.
Magníficas fotos. Te las hago llegar.
Un fuerte abrazo y feliz resto de domingo "capado" por las horas a todos.

Octavio dijo...

Delante de mi apartamento hay un parque; sabios cipreses silenciosos, me susurran con el levante, me dan los buenos días, apaciguan mis mañanas, alivian mis tardes, son testigos mudos de mis noches.

En cuanto a la foto, amigo, está claro que somos como los buenos vinos: mejoramos con la edad. Un abrazo.

José María JURADO dijo...

Querido Jesús,
¿la foto es de antes o después de la actuación en Jeuscristo Superstar?
Un abrazo arbóreo como tu bello vello vello (este último adjetivo es catalán) .

Jesús Cotta Lobato dijo...

Olga, si quieres que Dios me la conserve, es que debe valer la pena. Te deseo una tarde feliz de domingo.

Javier, me encantaría ver esas fotos. NO tengo muchas fotos de esa época. De hecho, la foto que hoy he colgado es el detalle de una foto de mala calidad. Al final, el blog sirve incluso para recuperar el pasado.

Octavio, también mi casa da a unos árboles, pero mientras tú te sabes sus nombres, yo no.
Y me acabas de echar el mismo piropo que mi mujer. Viniendo de ti, toda una joya.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Ah, José María, ¡lo que me habría gustado actuar en Jesucristo Superstar! Por cierto, me encanta ese último abrazo tuyo.

ladolcela dijo...

Hola sólo dando un paseo, me preguntaba por qué no estás tu en el módulo "sígueme" de los que te siguen a ti.
Un saludo

Jesús Cotta Lobato dijo...

Ladolcela, ¿me preguntas por qué no soy seguidor de las bitácoras de mis seguidores? Si ésa es tu pregunta, las respuestas son varias: porque a veces no caigo en la cuenta de que puedo hacerme seguidor de ellos, porque a veces la bitácora que tiene el seguidor no me acaba de convencer y entonces intento visitarlo de vez en cuando, por cortesía, o porque aunque me gusta su bitácora, no es su contenido el que yo quiero promocionar a través de la mía o, a veces, como es tu caso, porque es una bitácora de acceso restringido. Un abrazo

Anónimo dijo...

En la foto en la que muestras tu pelo perdido y cuya mirada es melancolica y que te ha quedado, me haces recordar mi juventud. Como pasan los años y desfiguran los recuerdos, yo te hacia con el pelo más rubio y aún más crespo, ya recuerdo, eso ocurria cuando ibas a la playa, se te ponia el pelo más claro.

Mirna dijo...

Preciosa tu entrada de hoy, Jesús. Quizá si miramos más a esos ángeles vegetales nuestro mundo sería más hermoso.
Por cierto, Victoria no te ha reconocido; aún así se ha puesto muy contenta cuando le he explicado que eras tú con pelito.
Un beso.

Mery dijo...

A mí me pareces mas atractivo ahora, que quede constancia. Cierto es también que las fotos a veces no hacen justicia de la realidad, pero el caso es que como sólo te conozco por ambas fotos, pues eso, voto por la actual.
Gracias por atender a nuestras súplicas.

Entiendo muy bien tus palabras sobre los árboles, entiendo esa especie de identificación con ellos, con ese pequeño trozo de naturaleza que dejamos crecer entre cementos. De alguna manera tienen su lenguaje, sólo nos falta pararnos a escuchar.
Lindísima entrada la tuya.

Un beso

moderato_Dos_josef dijo...

Hola. Es la primera vez que entro en tu blog y me hya gustado en especial eso que dices sobre cómo podemos vivir entre tanto cemento. Pues bien, yo no lo soporto, y lo que veo horrorizado es que la política urbanística en este paísconsiste enconstruir rellenando todos los espacios!!! Hace solo unos años Pozuelo era un lugar lleno de fauna y campo; se lo han cargado. Están construyendo y no dejan espacios abiertos; es como si hubiera horror a los espacios abiertos poblados de árbolñes y vegetación. en su lugar construyen horribles parquecillos ajardinados espantosamente que son una mierda, con perdón de la expresión pero es que solo pensarlo me cabrea. En fin, encantado de conocerte, me llevo tu link y te sigo. Un abrazo, josef

Jesús Cotta Lobato dijo...

Querido anónimo, ¡cómo me has embellecido con tu recuerdo! Se ve que me querías bien. En la foto no se advierte bien la crespez del pelo. Y sí, siempre me han gustado las playas. Un abrazo intemporal.

¡Ay mi Victoria! Supongo que para ella yo con pelo es algo tan impensable como un elefante con alas. Me enterneces cada vez que me hablas de ella.

Mery, verás cómo poco a poco se van llenando las ciudades de árboles, al menos tantas como personas.

Moderato, me has recordado una viñeta: en un descampado manchego sólo había un árbol, lo demás era todo desierto. Pues bien, dice el alcalde: ¡Que talen ese árbol para hacer un campo de fútbol! Un abrazo y bienvenido.

ladolcela dijo...

Sólo era curiosidad, muy lógica su respuesta.
Posiblemente un error del servidor,no le permitió entrar, mi blog está abierto.
Un placer.