domingo, 7 de febrero de 2010

Aforismos XXV

1. Dar limosna para tranquilizar la conciencia no es malo. Lo malo es no dar limosna.
2. Quizá no tengamos obligación moral de amar al prójimo, pero los que lo aman son mejores.
3. La única necesidad humana imposible de satisfacer en vida es la de no morir.
4. El ser humano es hijo único.
5. El único animal que tiene que limpiarse el culete tras defecar es el hombre.
6. Los espíritus más grandes anhelan lo más grande, aun cuando lo más grande no existiera.
7. Cuanto menos Dios hay por las calles, más me cuesta esquivarlo.
8. De nada sirve romper las Tablas de la Ley si vivimos entre estos barrotes.
9. Se queja mucho de Dios el que se pasa el día sin hacerle caso.
10. Matar a Dios para absolver a Onán. ¡De todo es capaz un hombre por nada!

16 comentarios:

Alejandro dijo...

Completamente de acuerdo, Jesús.

La nueve es de las mayores verdades que te he leído.
La siete me está haciendo pensar ahora... y más que me hará.

La cinco creo que encierra algo más detrás de su evidencia que no consigo descifrar.

Un abrazo, amigo.

Antonio Rivero dijo...

¡Cuanta verdad! sin embargo con los únicos que no estoy de acuerdo son con el primero y el segundo. Para mi es el deber lo que confiere a una buena acción su benevolencia en sí misma y no el deseo de tranquilizar la conciencia. Un acto tal sería de algún modo inmoral. El beneficio debe ser una consecuencia desinteresada, no buscada. Respecto al segundo me parece que si hay en el hombre la obligación moral de amar al prójimo. A esto no tengo respuesta más que mi fe: "Amaras a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a tí mismo"

Un Saludo Jesús

lolo dijo...

Sí al 1 y al 2.
El 3 no lo veo; hablas de necesidad.
El 4 me va a hacer pensar.
No creo que hombre sea un animal, al 5.
El 7 es genial, como el 8.
El 9 curiosamente cierto.
Y al 10 añadiría un 11.

El alegre "opinador" dijo...

La cuatro me ha dejado pillado. Meditaré sobre ella. La ocho no la comparto porque no me siento encerrado por barrotes. La diez es demasiado extrema y ambigua. Cabe casi todo.
Si te sirve un aforismo que aprendí de un hombre sabio de niño, para susituir el que habla de lo mismo, decía "nadie caga más alto que el culo". Referencia evidente a que sea cual sea la posición o alcurnia de todo tipo que pretendamos tener, todos hacemos nuestras necesidades por el mismo sitio.
Un abrazo, Jesús.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Me quedo con el 4, siempre.

mangeles dijo...

Yo también me quedo con el cuatro...

Besos y feliz semana, Jesús

Olga B. dijo...

Yo con el cuarto, el sexto y el séptimo. Que soy una acaparadora;-)
Buen lunes!

Jesús Cotta Lobato dijo...

La nueve y la siete, Alejandro, son una experiencia personal. Y en la cinco no busques mucho más de lo que hay. No sé bien qué quería decir con ella, quizá que el ser humano es diferente de los demás animales incluso en una actividad tan animal y fisiológica o que, si nos dejamos arrastrar por una espontaneidad meramente animal, acabaremos, entre otras cosas, con el culete sucio. Un abrazo, amigo.

Antonio, yo creo que dar para tranquilizar la conciencia no es inmoral. En todo caso, dar desinteresadamente es una acción con más valor moral que dar para tranquilizar la conciencia. Y comparto tu comentario respecto al segundo, pero al formular el aforismo me puse en el lugar de quien no considera que el amor sea un deber.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Lolo, me alegra que te gusten el siete y el ocho. Son de mis favoritos. En cuanto al tres, barajé otras palabras antes que necesidad: anhelo, deseo, llamada, instinto, vocación... Pero me decanté por necesidad porque me pareció lo más universal y más fuerte.

Alegre opinador, con la cuatro quería decir muchas cosas y por eso la dejé tan ambigua: que si no tenemos especies similares inteligentes con la que compararnos, que somos privilegiados por tener conciencia en un universo sin conciencia... En cuanto al aforismo del culo, ¡es magnífico!

Javier, la cuatro es la soledad del hombre ante el universo o el privilegio de aspirar a un ser superior que lo mima o el saberse condenado a la muerte a solas... Un abrazo.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Mangeles, pues entonces va ganando la cuatro, ¡con lo chiquita que es! Buena semana.

Olga, gracias a esos acaparamientos voy aprendiendo qué aforismos son mejores. Yo sabía que el seis te iba a gustar.

JuanMa dijo...

Yo escribiría el 2 así:

"Aunque no tuviéramos obligación moral de amar al prójimo, los que lo aman son mejores".

Y me apunto al 4. No sé si será coincidencia o casualidad, pero reincide resumidamente en la idea de varios post de blogs que he leído en estas semanas pasadas ("Génesis interrupta", de Frustración voluntaria; "La ateodicea es el último grito", de Rayos y Truenos; y un poco, en "tus átomos").

JuanMa dijo...

El 10: victoria pírrica.

elpiyayo dijo...

Todos son casi irrefutables, el mejor el 8. pero el 5 tiene una explicación lógica, el hombre y la mujer claro está, son bipedos y llevan el culo tapados, quieras o no quieras la fricción hace daño, tambien hay que pensar que pocos animales llegan con las manos al culete( he visto perros que si se lo limpian como los humanos en la edad antigua con el suelo).
¿pero como se puede poner una mujer unos tangas de hilos? Jamás lo he entendido, si con el solo roce de un deseo algunas les molesta, más le molestará un cordoncito. Bueno yo es que de mujeres no entiendo, ni a a mi esposa tampoco, siempre hago algo mal.

Capitán dijo...

Hoy son todos buenísimos, pero el que más me gusta es el segundo: "Quizá no tengamos obligación moral de amar al prójimo, pero los que lo aman son mejores". Yo incluso lo modificaría ligeramente: "Quizá no tengamos obligación moral de amar al prójimo, por eso los que lo aman son mejores".

Un abrazo

Jesús Cotta Lobato dijo...

Juanma, tu versión del 2 es mejor. Veré cómo puedo mejorarlo con tu sugerencia y la de capitán. Y nme alegro de coincidir con esas dos buenas bitácoras.

Piyayo, el ocho me gusta mucho. Y tu explicación del cinco me demuestra que andaba yo equivocado: seguramente la única explicación al hecho de que nos tengamos que limpiar el culete es que nos llegamos con la mano al culete.

Capitán, Juanma y tú habéis hecho sugerencias a ese aforismo. Lo cambio, pues, pero no en el blog para que quede constancia de vuestras sugerencias.

Mery dijo...

No puedo poner objeción a ninguna.
Me gusta la 2, la 3, la 4 y la 6 especialmente.
Un beso