miércoles, 10 de febrero de 2010

Derecho a la blasfemia y el Cristo de Monteagudo

Tenía yo previsto hablar de algo agradable, pero resulta que me han llegado dos noticias que me han dejado tocado: la primera es una invitación a sumarse a un manifiesto exigiendo que en Irlanda la ley no castigue la blasfemia. La segunda es que no sé qué asociación ha pedido que retiren el Cristo de Monteagudo, en Murcia, porque está en un espacio público y, por lo visto, en los espacios públicos se puede poner cualquier cosa, por ejemplo una estatua en honor al inventor del hilo dental, pero no una imagen religiosa, porque eso sería ofensivísimo. ¡Oh, cuánta libertad!

Amoavé: respecto a la primera, siempre ha habido blasfemias y los creyentes las soportan como pueden. Si un Estado se empeña en tomar cartas en el asunto, veo bien que sea para limitarla a lo privado, no para convertirla en derecho. Sería como convertir en derecho el poder tirarse peos en público con intención de molestar, que no otra cosa persigue la blasfemia. Por otra parte, está claro que el blasfemófilo es un tipo resentido que, en vez de alabar lo que le gusta, se dedica a escupir contra lo que no le gusta, porque no sabe criticar sin insultar. Un asco. Una cosa es criticar el cristianismo o el Islam y otra muy distinta insultar a la Virgen o a Mahoma. El que critica piensa, mientra que el que se limita a blasfemar expele.

Respecto a la segunda: el Estado es aconfesional, pero la sociedad no. Así que, puesto que el Estado está al servicio de la sociedad y no al revés (a no ser que uno sea partidario del totalitarismo), el Estado debe favorecer que la sociedad se exprese como quiera siempre que no vulnere los derechos humanos, en vez de imponernos la manera en que hemos de expresarnos. Lo que atenta contra un Estado aconfesional no es que haya una estatua religiosa en una plaza pública, sino que el Estado nos obligase a rezarle. La libertad de expresión no consiste, pues, en prohibir lo que pueda ofender a los susceptibles, sino en que los susceptibles no lo sean tanto y se sumen a los libres. Y la aconfesionalidad sólo consiste en dar al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios, y no en eliminar a Dios allí donde reine el César.

En fin, si no lo digo, reviento.

16 comentarios:

Dyhego dijo...

Don EPIFANIO:
En cuanto a lo primero: los ayuntamientos, gobiernos, etc disfrutan poniendo multas por todo (si aparcas a más de 30 cm de la acera, si rotulas en español, etc...
En cuanto a lo segundo, como parte implicada, me parece un disparate haber puesto una estatua (en este caso la de Cristo) encima de un castillo, pero puesto que ya está ahí y a la gente del pueblo no le desagrada, pues que la dejen. ¡Más valdría que cuidasen el entorno, hiciesen visitable el castillo y lo rentabilizasen turísticamente -por lo menos-.
¡De aquí a nada se prohiben las procesiones!
2 neutonios hoy.

Ramón Simón dijo...

Y que bien dicho está, Jesús.
Ay, ay, ay! que cantidad de borreguitos hay.
En fin este es nuestro Estado, nuestro mal estado de salud.

Un abrazo.

Olga B. dijo...

Huy, no. En cuanto a la segunda cuestión, totalmente de acuerdo. En cuanto a la primera, no. El problema es que la blasfemia se castigue con la ley, cuidado, que eso es muy distinto a ir haciéndole canciones al derecho de blasfemar. A mí hay muchas cosas que me parecen mal moralmente, y que me cuidaré de hacer, pero que la ley las castigue es abrir un camino peligrosísimo. ¿Y con que lo castigamos? ¿Con una reprimenda, con cárcel o con la pena de muerte, como los talibanes?
¿Y quién juzgará la intención? Porque en España todos sabemos que hay blasfemias "coloquiales" absolutamente instaladas en la conversación incluso de los creyentes, producto de una pésima educación, de acuerdo, pero todos las oímos.¿Cuándo se castigaría con todo el peso de la ley? ¿Dependería del juez que pasase por al lado? Si en Irlanda lo hacen, yo me alegro mucho de que dejen de hacerlo.
Bueno, casi me alegro de estar parcialmente en desacuerdo, oye, que luego dicen que en los blogs sólo nos damos la razón unos a otros;-)
Un beso.

Javier de Navascués dijo...

A la primera:por si interesa la información, en Italia los arbitros castigarán con tarjeta roja a quien blasfeme. En España habría equipos que se quedarían sin jugadores y sin banquillo en el primer minuto de juego. Quizá el problema de castigar la blasfemia es cultural. En sociedades como la española en que injuriar a lo sagrado es un acto cotidiano, esta prohibición resultaría impracticable, además de enormemente polémica. Hay mucha gente que se siente muy a gusto blasfemando. Otras sociedades más respetuosas con las creencias religiosas (aunque sean descreídas) seguramente se escandalizarán menos con estas prohibiciones.
A la segunda: Amén.

Así está Murcia dijo...

Sábado a las 6, concentración en la Glorieta en defensa del Cristo.

http://www.asiestamurcia.blogspot.com

Jesús Cotta Lobato dijo...

Don Dyhego, con que a la gente del pueblo le guste, como usted dice, no hay más que decir. Respecto al gusto de los ayuntamientos por prohibir, aquí, más que la blasfemia, se tiende a prohibir lo contrario. DOs neutonios.

Ramón Simón, lástima de país, con lo que me gusta. Un abrazo.

Olga, está bien el desacuerdo. Yo no me he manifestado a favor de castigar con la ley la blasfemia, pero sí de limitarla: como dice Iwasaki, quien quiera mierda que la pague. Así que si alguien quiere hacer una peli que se burla de las creencias religiosas, que sea sin dinero público y que no se emita en la tele pública. Por lo demás, totalmente de acuerdo contigo. Un beso.

Javier, no soy partidario de castigar la blasfemia cotidiana y callejera, sino de impedir que con dinero público sean subvencionadas. El acaloramiento de la entrada me impidió ser más exacto. Un abrazo.

Así está Murcia: no podré asistir, pero desde mi blog he hecho lo que he podido. Un abrazo.

mangeles dijo...

Bueno, en el primer caso, yo creo que en España no se castiga penalmente la blasfemia (injurias contra Dios, la Virgen y los Santos), pero sí la blasfemia (como injurias graves con otra una persona).

Y no se castiga la primera porque ni Dios, ni la Virgen, ni los Santos "pueden denunciar" y "ratificar la denuncia ante el Juez" ni se "pueden ofender" de una forma "contrastada y sin lugar a dudas".

En Irlanda católica, supongo que será un "castigo" a los que blasfemen contra Dios, y que obviamente, se considere una Ley "poco justa"...

En el segundo caso, y a pesar de mi conocido ateismo...en este caso,al contrario que con los crucifijos en centros docentes dependientes del Estado (públicos)que tienen que ser laicos...soy de la opinión de que un crucifijo, un cruceiro, una Virgen, o cualquier imagen Religiosa que esté en la calle o zonas públicas, debe de mantenerse. ¡El Arte y las tradiciones deben mantenerse siempre¡

Besos

Pd. Escribo sin saber donde se encuentra situado el Cristo de Monteagudo, pero supongo que como el Cristo de los Faroles (sería para meter en la carcel al que lo quitara...aún sin ley que lo aprobase), o cualquier otro.

mangeles dijo...

¡Ya lo he visto¡...bueno...ese ..es...como la Cruz del Valle de los Caídos en El Escorial (Madrid)...no me estorban...pero vamos...nada que ver con EL CRISTO DE LOS FAROLES (Córdoba)...ni por asomo...vamos..ni de lejos...vamos...que hay Cristos y Cristos....

Pos eso

Más besos Jesús.

Pd. Yo no me apunto a la protesta

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Si la tontura diera premio, algunos se harían ricos.
Un poné, si yo me vuelvo turulato y digo que me ofende el "Gambrinus"; si encuentro un puñao de gilipollas, que piense como yo, podemos exigir que lo quiten de los ...llin, ¿no?
Pos eso, a mamarla que sabe a cidra. Lo que hay que ver Señor.
Saludos

lolo dijo...

Si es que...
"Cuanto menos Dios hay por las calles, más (me) cuesta esquivarlo"

Jesús Cotta Lobato dijo...

Mangeles, como bien demuestras, no hay que ser católico para defender lo justo y lo lógico. Un beso.

No cogé ventaja, no des ideas, que son capaces hasta de quitarnos el don Juan que hay en Santa Cruz por machista.

Lolo, ese es el mensaje justo que yo quería decir con ese aforismo. Me alegra que lo traigas tan oportunamente.

Anónimo dijo...

¿Si yo me cago en la puta madre de una persona y dicha persona está fallecida? No creo yo que pueda presentar una denuncia ante un juez ni demostrar nada, pero eso no significa nada más que mal gusto (veanse los programas basura de nuestra TELEVISION).
Que me pongan a Cristiano Ronaldo anunciando calzoncillos, con un paquete de mil cojones, a mi no me ofende, soy del Real Madrid (pocos calzoncillos iba a vender Pujol o Mesi).
Que quemen la fotografia del Rey (jefe del estado español) a mi importa un pimiento, lo mismo que a los jueces. Asi nos va.
Pero sino pago el IVA, el autonomo, el IRPF porque no tengo dinero, entonces puedo ir a la puta calle o al talego según las cantidades.
Mi querida España cristiana en America y laica en España.
Solo falta que quiten la bandera de Astrurias de los consistorios y el emblema de la CRUZ ROJA.
Yo no soy cristiano, pero una cruz solo ofende al Diablo y a sus secuaces.

mangeles dijo...

Cuando los seres humanos inteligentes, mezclan conceptos dispares , pues no hay forma de entenderse...

Si yo le digo a mi padre...me voy a trabajar...y mi padre me dice..todos los días te vas de casa 10 horas y no vuelves...pues...no hay ser humano que se entienda...

Porque es verdad que yo me voy a trabajar ...y es verdad que entre pitos y flautas...me llevo 10 horas fuera de casa ---


ANÓNIMO...piense un pelín juer...

Jesús Cotta Lobato dijo...

Anónimo, haría más falta gente como tú, que, sin ser cristiana, no es antirreligiosa. Por desgracia, en España hay más anticlericales que católicos y ateos juntos.

Mangeles, ese ejemplo que has puesto está muy bien. Dice una máxima latina: no se puede discutir con quien no comparte los principios. Si los principios mismos de la convivencia los que no se comparten, no hay manera de entenderse.

Anónimo dijo...

Yo es que pienso poco, pero dado los datos que tu me das, tu padre tiene razón, te tiras diez horas fuera y eso es una verdad como un templo, asi que convence a tu padre que a mi no me vas a convencer.
Asi que si tu piensas un poco, te fijas que los cristianos no presentan denuncias, pues Dios no se defendió y han de seguir su ejemplo(cristianos hay menos de los que tu crees).Y si tu pensamiento es largo, pues te fijas que se rien del Papa, lo injurian y lo blasfeman, el no presenta denuncias.
De los obispos, etc..., pero nadie tiene cojones de reirse de Mahoma y los musulmanes. Y como eres inteligente, yo si fuese cristiano no podria pretender que quitasen el griraldillo, o los leones de la Alhambra, o las inscripciones de la mezquita, a mi no me ofenden, a mi ni fu ni fa, asi que las cruces solo molestan a las brujas y a los dráculas, que son más que los cristianos.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Anónimo, yo siempre he pensado eso, aunque tú has sido más gráfico, que la cruz molesta a los dráculas y demonios.