lunes, 15 de febrero de 2010

Discursito de Carlos Buempar

CARLITOS BUEMPAR: ¡Denunciemos a los padres y madres del mundo porque se ayuntan sin tener ni idea de lo que es la I-GUAL-DAD! Ellos son los culpables de que todos seamos tan diferentes y la igualdad tan difícil de alcanzar. ¿Acaso es justo que haya hombres de larga melena mientras otros estamos calvos? ¿Es acaso justo que yo no pueda ganar el concurso de Míster Universo?
PÚBLICO: ¡Nooooo!
CARLITOS BUEMPAR: La naturaleza se contenta con darnos a todos el mismo número de piernas y de dedos, pero ¡eso es muy poco! El concepto de justicia exige que tengamos el mismo número de pelos, de lunares y de neuronas, para que nadie pueda reírse de otro o despreciarlo por tener un lunar menos o una neurona de más. ¿Acaso es justo que yo tenga un lunar con pelo en la punta de la nariz mientras los demás la tenéis monda y lironda?
PÚBLICO: ¡Queremos un lunar con pelo! ¡Nos solidarizamos contigo!
CARLITOS BUEMPAR: Cuando desaparezcan todas las diferencias no habrá motivos para pelearse ni para envidiarse. ¡Creemos una criatura andrógina con lunares con pelo y calva y que pueda ser Místermiss Universo por turnos y habremos conquistado por fin el paraíso en la Tierra!

8 comentarios:

Capitán dijo...

Carlistos Buenpar era ese experto en la vida de la lombriz de tierra, ¿no?

Descubrió tal felicidad en sus vidas que quiere extender la experiencia a otras especies.

Máster en Nubes dijo...

Es que se confunde el igualitarismo con la igualdad. Y luego no queremos, no podemos admitir, que hay gente por naturaleza "mejor" (ay, las que miden 1.75!) o, peor, por "virtud" y trabajo propio... mejor (ay, esa gente que es tan... paciente a base de aguantarse)

No, aquí, todos romos e iguales por decreto ley.


PS: En una conferencia mundial sobre la mujer leí un cartel genial que decia algo así "We prefer sex rather than gender". Hartas de lo del género... algunas reivindicaban el sex before the gender. Me hizo muchísima gracia.

mangeles dijo...

Se equivoca de parte a parte, tú amigo Carlos Buempar de Guevos....

¿Tu has visto a la Teniente O'Neil?...¡¡¡Con el cabezón que yo tengo, jamás luciría una calva tan extraordinaria como la de Demi Moore...Y seguro que el lunar peludo que me tocaría seria más grande que un garbanzo con más pelo que un cepillo, mientras que a Nicole Kidman, le tocaría una graciosilla lentejita, con un pelillo rubio insignificante.

¡Ni teniendo lo mismo, conseguiriamos nunca,ser seres iguales¡

Besos, Jesús.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Capitán, Carlitos no sabe volar. Por eso quiere cortarnos las alas.

Máster, me encanta eso de que el sexo es mejor que el género. Lo diré a troche y moche.

Mangeles, me has convencido. Se lo pasaré a Carlitos. ¡Qué mal repartido está todo!

reyvindiko dijo...

Siempre me hace pensar la parábola de los talentos de Jesucristo.
Está claro que los planes de Buempar no coinciden con los del Todopoderoso.

El alegre "opinador" dijo...

Vaya coñazo de mundo el que propugna el Carlos Buempar... Yo no me apunto. Que busque a otro.
Un saludo.

Las hojas del roble dijo...

Jajajaajaj.
Yo soy de los calvos, con dos cojones.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Reyvindiko, esa parábola es magnífica. Carlitos Buempar no tiene ni idea.

Alegre opinador, la verdad es que Carlitos es un revulsivo. Y perdona que borrase la entrada del domingo y con ella tu comentario. Me di cuenta de que me había pasado, gracias a tu comentario.

Julio, yo también me apunto.