lunes, 10 de mayo de 2010

La alegría de la fiesta

Qué gusto invitar a toda mi gente a un gran banquete en un buen sitio y verla comer y beber con la alegría de las bodas de Caná y pasar olímpicamente, porque pago yo y me da la gana, de la prohibición de fumar.
Todos van con sus mejores ropas y con la alegría de los reencuentros.
Si encima hace sol pero no calor, es que Dios está ese día especialmente contento y dadivoso.
En estas fiestas de la abundancia brilla más que en ningún sitio el anhelo humano de que la felicidad no sea sólo un deseo, sino un hecho del que todo el mundo disfrute a espuertas.
Los hombres enchaquetados son más hombres. Las mujeres, que estrenan traje, van guapísimas. Y los niños tienen más que nunca esa lozanía bella de toda una vida por delante.
La alegría de la fiesta, con gente amable que brinda y se desea lo mejor.


Y pasado mañana, miércoles, las 19:20, firmo ejemplares de Ulises y las sirenas en la caseta de la editorial Paréntesis en la Feria del Libro de Sevilla.

5 comentarios:

ReyVindiko dijo...

Enhorabuena a Lula y gracias a vosotros también por vuestra invitación y buen gusto

blimunda dijo...

Sí, qué alegría y después de todo eso el baile y los cuerpos que se gustan y el ritmo en la sangre, y la copa y el puntillo de los ojos que te miran como nadie.Luego te acuestas féliz y en la cabeza te circulan miles de detalles que no te dejan dormir porque estás deseando que amanezca para escribir sobre toda esa vorágine.Desde luego que sí. Como se ve yo ayer también estuve de celebración y fue como tú cuentas(menos mal).
Suerte el miércoles y Salud!!!

Dyhego dijo...

Don EPIFANIO:
Siempre es grato saber que la gente se lo pasa bien.
¡Seguro que la cola de tu caseta será larga! ¡Seguro que las sirenas atraerán a muchos lectores!
1 neutonio.

lolo dijo...

Enhorabuena por la fiesta y por la firma. Me alegro de que estés contento, Cotta.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Reyvindiko, el gusto fue nuestro y el bueno vuestro.

Blimunda, acabas de expresar a la perfección lo mismito que siento yo en las fiestas. Coincido con tu percepción hasta el detalle. Son esos momentos de la vida los que vale la pena recordar. Salud.

Dyhego, nada me gustaría más que ver a la gente leyendo mi libro, aun cuando no viniera nadie a que le firmara uno. Un neutonio.

Lolo, a sus pies. Ab imo pectore.