viernes, 7 de enero de 2011

Mis regalos de Reyes

1. Una gorra de pana, porque perdí la que tenía.
2. Una gabardina. Y hoy la voy a estrenar, hala.
3. Las armas y las letras, de Andrés Trapiello.
4. Una novela policíaca ambientada en la antigua China y escrita por un holandés que se llama Robert van Gulik. Me gustan esas mezclas.
5. Un cacharro informático que no sé cómo se llama, pero sí sé para qué sirve. Se trata de un sensor que coloco en el papel y es capaz de convertir en documento de ordenata mi letra manuscrita. Para los que no sabemos escribir directamente en la pantalla es un invento estupendo. Sólo hay un problema: que tengo una letra tan endiabladamente fea, que el pobre cacharro no la entiende por ahora.
6. Unas botas de motorista.
7. Y Lolo, en Verbos en juego, me ha regalado unas musas muy simpáticas que se me han metido en la cabeza en cuanto me han llegado y me han puesto a trabajar como un loco. ¡Gracias, Lolo!

15 comentarios:

Dyhego dijo...

Don EPIFANIO:
¿Unas botas de motorista? También pueden servirle para montar en los caballitos de Isla Mágica...
Que disfrute usted de todos sus regalos.
Como no estuve en mi casa, no pude felicitarle por su segundo santo: Epifanio. Así que, aunque sea con retraso, reciba usted mis felicitaciones por el día de su segunda onomástica.
50 neutonios.
(Relájese y verá cómo sale usted de esos atolladeros librescos)

José María JURADO dijo...

Me gusta la negrita.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Dyhego, ¡gracias por felicitarme! El día de la Epifanía es para mí feliz y luminoso y usted ha contribuido a ello. Le mando cuantos neutonios necesite usted si es que sigue convaleciente.

José María, así me gusta, que te guste la negrita y no la cursiva. Un abrazo, poeta.

lolo dijo...

Pues vaya suerte, Cotta. Son muchos regalos, seguro que has intentado ser bueno.

José M. Martínez dijo...

No entiendo para qué quieres la gorra. Ya sabes aquello de que el Creador hizo unas pocas cabezas perfectas, y las demás las cubrió con pelo... Por cierto, la mía va ganando en perfección día a día. Abrazos

Las hojas del roble dijo...

Que los disfrutes, camarada.

Rosna dijo...

Maravillosos regalos bien merecidos Cotta san , también como Dyhego le envio mis saludos por su santo , le deseo un buen año 2011 todos sus días sean auspiciosos .

A mÍ los reyes me concedieron un milagro , mi padre en el día de reyes dio sus primeros tres pasos después de un año sin caminar , uhyyyyy fue el regalo más bello que recibi en mi vida .
Un abrazo muy fuerte desde aqui hasta su tierra .
Rosna

Jesús Cotta Lobato dijo...

Lolo, los Reyes son muy buenos conmigo, porque yo los aprecio mucho. Sí, intento ser bueno y qué difícil es a veces.

José M., me ha hecho gracia eso de llamar perfección a la ausencia de pelo. No es que yo me avergüence de ser calvo. De hecho, ahí está la foto. Pero, no sé, me gustan las gorras y, además, para el invierno y el verano son prácticas. Pero me alegro de que te alegres de los progresos de la perfección. Así hice también yo.

Rosna, ese es el mejor regalo de Reyes que he oído jamás. Me alegro por usted y por su padre y rezo para que pueda caminar más aún. Reciba usted mi saludo y transmita a su padre mi bendición.

Fernando Moral dijo...

Ya que Dyhego no ha obtenido respuesta, insisto porque comparto su perplejidad: ¿Unas botas de motorista? ¿Te has pasado a los caballeros mecánicos igual que Ridao se ha pasado a la e-literatura? ¿O será un fetiche para otros menesteres...? No puedo vivir con la duda.

Un abrazo.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Fernando, se trata a la vez de un fetiche y de un sustituto de botas de agua, porque no me gustan nada las convencionales. Salvo por las botas, no tengo nada de motorista. Un abrazo, amigo

Olga Bernad dijo...

Muchos regalos, y todos útiles.
Me encanta compartir contigo el de Lolo.
Un beso te dejo yo (y otro para ella), que ya tienes de todo, hasta cacharros informáticos, jo.

Alejandro dijo...

Menos mal que no pediste un mechero, Jesús, que es el ragalo más inútil que podrían traerte los Magos de Oriente.

Y me alegro mucho de lo del padre de Rosna. Espero que vean el fin de su calvario.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Olga, a mí también me ha encantado que el mismo regalo haya llegado para los dos a su casa. Este año, tú y yo, con esas musas, daremos el sorpresón.

Alejandro, si yo hubiera dejado de fumar, habría sido un regalo inútil. Pero ya veo yo que a ti te han regalado alguna vez un mechero y que no te hizo avío. Un abrazo.

Mery dijo...

Ya que a mi no me lo han traído los Reyes, voy a regalarme en breve la nueva edición de Las Armas y las Letras.

Que disfrutes de todo y mucho

Besos

Jesús Cotta Lobato dijo...

Mery, lo disfrutarás mucho. Feliz año.