viernes, 30 de enero de 2009

Aforismos VIII

4. La lealtad al amigo es más fácil que la fidelidad al amado. Por eso, el amado debe amarnos más que el amigo.
5. Puedo ser amigo de tus amigos, pero no tengo por qué ser enemigo de tus enemigos.
6. Yo no soy esclavo de los que conocen mis secretos, sino de mis secretos.

8. El hedonismo no es ecológico.

10. El pecador inteligente se arrepiente antes o después del pecado, pero no durante.

17 comentarios:

José Miguel Ridao dijo...

Caramba, Jesús, a este paso vas a tener material para publicar un libro de aforismos, y si quieres que tenga más páginas lo titulas "Aforismos comentados". En mi caso, me temo que algunas veces más que comentar me dedico a destripar tus aforismos, pero así pienso y aprendo.

Sin duda me quedo con el primero, desde que salió la noticia de la dichosa publicidad en los autobuses vengo dando vueltas al asunto. El tercero también es una buena reflexión, la originalidad sólo es sana si es espontánea, todo lo que sea trabajarla es pura vanidad. Muy agudo el décimo, y puestos a destripar lo hago con el octavo: se puede obtener el placer sin contaminar; no es lo mismo hedonismo que consumismo.

Un abrazo.

Juanma dijo...

El primero es absoluto (no sé, se me ocurre definirlo así).
El cuarto lo hago mío: siempre valoro la amistad por encima del amor.
El séptimo es una genialidad, un aforismo pata negra.

Y esa idea de José Miguel con lo de "Aforismos comentados", no está mal ¿eh?

Un abrazo, querido Jesús.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

El 5º puede ser matizado con el poema "De amicitia", de Martínez Mesanza, que a mí me encanta:

Si tuvieses al justo de enemigo
sería la justicia mi enemiga.
A tu lado en el campo victorioso
y junto a ti estaré cuando el fracaso.
Tus secretos tendrán tumba en mi oído.
Celebraré el primero tu alegría.
Aunque el fraude mi espada no consienta
engañaremos juntos si te place.
Saquearemos juntos si lo quieres
aunque mucho la sangre me repugne.
Tus rivales ya son rivales míos:
mañana el mar inmenso nos espera.

DDicho lo cual, asiento en todos los otros. Difícil elegir, amigo Jesús.

E. G-Máiquez dijo...

Qué fina ironía el segundo.

Qué práctica sabiduría el décimo.

Mery dijo...

Como los anteriores comentaristas, me parece estupenda la idea de los aforismos comentados.
En esta casa entra sabiduría por cada ventana, y el dueño, que es genoroso y sabio como el que mas...

Me gusta mucho el segundo, hay que aplicarlo ya mismo.
El quinto tiene mucha miga, por aquello de las afinidades electivas.
En realidad me quedo con los diez "mandamientos, íba a decir.

Un abrazo y feliz fin de semana.

Octavio dijo...

Mi versión del 8: El hedonismo, con vasectomía, es más ecológico.
Todos buenos; el 10, soberbio. Gracias a ti, sé que soy un pecador inteligente.

Anónimo dijo...

Muy bueno el noveno: "Quien no perdona a su padre cree que a él lo perdonarán sus hijos." Me recuerda a las palabras de Jesús:

"¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas!, que edificáis los sepulcros de los profetas y adornáis las tumbas de los justos, y decís: Si hubiéramos vivido en los tiempos de nuestros padres, no habríamos sido sus cómplices en la sangre de los profetas. Así, pues, atestiguáis contra vosotros mismos que sois hijos de los que mataron a los profetas. Y vosotros colmad la medida de vuestros padres." (Mt. 23, 29-32)

Jaimito

Jesús Cotta Lobato dijo...

No sería mala idea, José Miguel. En cuanto a tus agudas refutaciones, esta vez tienes toda la razón. Yo tenía que haber aclarado el hedonismo que se compra, no el natural.
Juanma, releeré el pata negra, a ver por qué te gusta tanto. Un abrazo.
A Mesanza lo tengo en la lista de espera. EL poema es precioso. Gracias, Juan Antonio.
Enrique, me temo que el último lo sé por experiencia.
Mery, gracias por los elogios. El quinto merece una entrada: a ver si te animas.
Octavio, me alegro de que descubras en ti nuevas virtudes. En cuanto a lo de la vasecto, no sé, no sé.
Jaimito, si de algún sitio bebo, es de ese libro que citas. Me honra que el aforismo te recuerde palabras de Cristo.

Octavio dijo...

Jesús, el látex es de lo más antiecológico del mundo. Por eso lo decía.

Jesús Cotta Lobato dijo...

¡Ah, Octavio! Entonces sí. No sólo es antiecologiquísimo, sino que además es antiestético. Un abrazo

Er Tato dijo...

Oye, y los agnósticos ¿qué somos?. Calla, no me lo digas, que me parece que no me va a gustar porque se me ha venido a la cabeza lo que yo contestaría: burgueses acomodados.

El décimo muy bueno. Pero ¿y los que no pecamos? ;-)

Fantásticos todos. Un abrazo

Jesús Cotta Lobato dijo...

Bueno, pues los agnósticos serían, no sé, a ratos rebeldes, a ratos poetas, según del lado por donde se incline la duda. En cuanto a los que no pecan, ésos son los más inteligentes, pero aparte de ti yo sólo conozco a uno de esos. Un abrazo, Tato

Anónimo dijo...

El primero ambos se equiocan y ambos pierden, el primero lucha con quien no puede, osea es ser idiota y el segundo canta a quien no conoce, tambien es idiotez.
El segundo, es bueno, pero creo que seriamos mejores hipocritas, mas que mejores personas.
El tercero, pues conozco a muchos originales, a todos los tachan de locos, chalados y pocas luces.Pero ser original es cosa de valientes.
El cuarto, no lo comparto, la amada es mas fiel a su amado y desleal con la amiga, sobre todo, si su amiga es más guapa que ella.
El quinto es lo que deberia ser, pero en realidad si eres amigo fiel y leal es una utopía.
El sexto, siempre que esos secretos los conozcan personas que te quieran, claro hay que ecptuar a tu esposa ya sus amigas claro está.

Anónimo dijo...

Por cierto, se ha comido tu blog medio comentario, "pofale"
¿sabes quien bordó esa frase del Cantar de los cantares?

Jesús Cotta Lobato dijo...

Ya decía yo que este anónimo tenía el estilo polémico y directo del Piyayo. Lamento que se haya comido el ordenata medio comentario. Me he quedado sin saber tus otras críticas. ¡Y claro que sé quién bordó esas hermosas palabras! Y me llegó al corazón que las tengas en un cuadro de tu alcoba. Recibe un abrazo muy fuerte de tu hermano.

Jesús Beades dijo...

Tocayo mío, por tu bien, no dejes más en la lista de espera a Mesanza. Lo agradecerás.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Hoy mismo empiezo con él, tocayo.