jueves, 1 de enero de 2009

Para empezar bien el año

Ya se escancia la lluvia en verdes copas,
me suben tronco arriba hiedras y aves,
prenden mi corazón tus trepadoras.
En un frondoso mar de madreselvas,
donde comen mis ciervos de tu mano,
te has convertido en luz.
Y se cimbrean todos los árboles
y todas las campanas me despiertan
y rompen a cantar todos los pájaros.
El cáliz ya rebosa entre estas flores,
tú con todos tus soles y tus lunas
y yo con mis estrellas.

2 comentarios:

Octavio dijo...

Te veo hímnico y celebrativo, y eso está bien para empezar el año. Yo tampoco puedo quejarme, vive Dios. Feliz año.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Lo hímnico me durará poco, en cuanto me tope con la realidad. Te deseo a ti que lo hímnico y celebrativo se deba a que antes algo ha pasado algo que haya que celebrar.