domingo, 7 de octubre de 2012

A salto de mata

1. ¿Quiénes están salvando a España de la crisis? No es el gobierno ni mucho menos los bancos ni las oenegés, sino la familia y Cáritas. Lo oí el otro día en la radio. Estas dos instituciones a veces un poco denostadas nos están librando de una revolución y del caos. A la primera vuelven muchos jóvenes que se quedaron sin casa ni trabajo. Y a la segunda van millones de personas en España para comer y pagar sus recibos. ¡Y todo a cuenta de la generosidad de los particulares! Me gustan los españoles.

2. Me he dado cuenta de que tengo tantas cosas, que ya ni las recuerdo. El otro día estuve buscando una cazuela de barro para hacer unas gambas y no la encontré por ninguna parte. Entonces creí recordar que había roto la que tenía. Y he aquí que hoy mismo me he encontrado en un armario ni más ni menos que cuatro cazuelas de barro de diferentes tamaños. ¿Para qué tantas cosas que no uso y que ni sé que existen si luego me voy a llevar a la otra vida solo mi cuerpo desnudo?

3. Itañol: In Roma, mi lo sono passato in grande
Italiano: A Roma, mi sono divertito tanto.
Neoesperanto: In papatown, I have fun multum.

4. No sé en otras ciudades, pero aquí son de temer los sopladores, unos empleados municipales que esgrimen en la mano un cañón soplador que expulsa aire con tal fuerza que toda la hojarasca, los papeles y las colillas se levantan en una nube sucia dirigida donde ellos quieren. Lo peor es que, además de expulsar aire, expulsan un ruido tremendo que no sé si compensa. Nunca he visto una cosa tan grande y tan ruidosa para una cosa tan tonta. Los corredores, las faldas, las pupilas delicadas, los hormigueros los temen.

5. Para cierta ópera famosa de cierto teatro con abolengo de cierta importante ciudad andaluza sobraron entradas, pero para el espectáculo de cierta medium mediática se agotaron semanas antes. Se ve que, en época de crisis económica y moral, la gente prefiere rascarse el bolsillo para la superstición, no para el arte.

10 comentarios:

Menalcas dijo...

la crisis despierta las pasiones extrañas, el mundo empieza a sufrir una nueva revolución que aún no sabemos su final. Pero mucho me temo que como cada cambio de época desde los romanos todo va hacia atras. Es mi opinión a la que creo que ayuda la iglesia. un saludo

Jesús Cotta Lobato dijo...

Menalcas, yo creo que casi siempre se retrocede en algo y casi siempre se avanza en algo. En cuanto a la Iglesia, lamento discrepar. En mi parroquia, por ejemplo, los voluntarios de Cáritas ayudan a los que están desesperados; hay además un centro de acogida para ex drogadictos y da fe y esperanza a mucha gente. No sé qué retroceso pueda ser ese. Recibe mi abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gran razón, querido Cotta, gran razón. Un abrazo.

Dyhego dijo...

Don Epifanio:
1) Hay que reconocer la ayuda que presta Cáritas y dar las gracias silenciosamente a los que colaboran sin alharacas.
2)Las máquinas lanzahuracanes serían maravillosas sin el ruido que hacen. Con un chisme de esos me limpiaba yo la casa en un pis pas...
3)Los artilugios que se guardan en las casas se necesitan al día siguiente de haber decidido tirarlos.
4)Cualquier viaje es una maravilla, aunque sea a Roma.

25 neutonios huracanados.

Paco Principiante dijo...

Totalmente de acuerdo, salvo en una cosa: ni siquiera tu cuerpo desnudo te llevarás. Ese se quedará aquí. Probablemente en los montes de Cártama.

Saludos.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Querido Javier, me alegro de saludarte. Un abrazo grande.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Dyhego, qué cierto es eso que dice usted de los cacharros. Por eso no los tiro. Eso sí, cada vez que voy a echar mano de un cacharro que sé que tengo, no lo encuentro, aunque lo necesite. 25 neutonios romanos.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Paco Principiante, pues la verdad es que tiene usted razón. Ni siquiera eso me llevaré. Espero al menos recuperarlo en la resurrección de los cuerpos, eso sí, con pelo en la cabeza, a ser posible. Un abrazo.

Sefa Cusí dijo...

A mi también me encantan los Españoles, y la Familia y Cáritas, y estoy de acuerdo en todo lo que dices, para qué tantas cosas, y esos aparatos que limpian con un ruido estrepitoso y lo único es que hacen volar la porquería a otro sitio, y bueno el Arte y la Cultura que decir en que puesto está, cuando debería estar en el primero, nos eleva el alma. Muchos Besos

Jesús Cotta Lobato dijo...

Sefa, entonces ya somos dos para firmar este manifiesto. Un beso.