jueves, 18 de octubre de 2012

Método parmenídeo para dejar de fumar

Según Parménides, el ser es y el no ser no es.

Hala, ahí queda eso.

¿Y ahora cómo demonios aplico esta gran verdad al tabaco?

Se me ocurre, por ejemplo, que el tabaco es el no ser, la no salud, el agujero negro que provoca la ausencia de un bien debido.

Por tanto, el tabaco no existe, es el no ser o un generador de nada. Es en realidad una alucinación, vivir en el no ser.

Tengo que vivir como si el tabaco no existiera aun cuando me lo ponga en la boca una diva rubia de labios rojos mientras me guiña un ojo.

Le diré "¡No, tú no existes!" mientras me la fumo a besos.

12 comentarios:

Fernando Moral dijo...

Me está gustando mucho esta serie. Espero que continúes al menos hasta el nietzscheano "El tabaco ha muerto", que tendría más sentido que el original :)

Un abrazo

Jesús Cotta Lobato dijo...

Hala, Fernando, pues continuaré con la serie hasta donde me llegue. El método nietzscheano lo has inaugurado tú y muy bien. Un abrazo grande.

Blimunda dijo...

Creo que no, Cotta. Creo que has llegado a una conclusión errónea (Que el tabaco no existe) partiendo de unas premisas equivocadas(Que el tabaco es el no ser porque provoca ausencia de salud).
Mira que Parménides me queda muy lejos...pero yo creo en la entidad ontológica del tabaco tanto como en la de la salud, pese que uno pueda llevar a la negación del otro.
El hecho de que el tabaco lleve a la enfermedad no le exime de su entidad ontológica, como tal. Más bien es todo lo contrario, eso demuestra su existencia.
No sé si se entiende lo qué quiero decir.

Y la expresión "me la fumo a besos" me ha encantado.

Besos Jesús, y buen finde.

Enrique Barrero dijo...

Yo creo, Jesús, que la conclusión parmenidea no es que el tabaco no exista, sino que siempre nos estamos fumando el mismo paquete de tabaco, que será siempre mejor que Heráclito, que opina que nadie se fuma el mismo paquete de tabaco. Luego con el sistema Parménides hace menos daño... Un abrazo.

eres_mi_cruz dijo...

analizando las posibilidades de éxito de los métodos socrático y parmenídeo... voy a la droguería por el abrótano macho para que los ángeles teólogos esos no huelan el fardo en el tránsito...

Jesús Cotta Lobato dijo...

Blimunda, se te entiende perfectamente. A quien no se entendía era a mí. Ni yo mismo me entiendo. El tabaco es real como tú y como yo. Eso es lo malo y lo bueno. Un beso.

Enrique, tu análisis es más certero que el mío. Blimunda y tú me habéis superado con creces, lo cual es fácil para vosotros. Te espero para fumar parmenídeamente contigo. Un abrazo grande.

Eresmicruz, ¡si yo hubiera pillado el abrótano macho vitaminado antes conservaría aún mi cabellera afro! Nos lo echaremos generosamente por el cuerpo mientras escondemos los fardos en la ropa. Y allí podremos fumar no sé cuántas cajetillas en totá.

lolo dijo...

Desde la ignorancia pero enganchada a la sustancia el tabaco es. También lo malo es en su exhalación triunfante, en su humo bienoliente.

Un veneno pero un placer también, a qué negarlo.

Oh filósofos y filosofías, un método queremos.

eres_mi_cruz dijo...

pasado el tránsito, morirnos lo que se dice morirnos, ya no nos vamos a morir... formaremos nubes con formas obscenas y lanzaremos aros de humo al dedo de San Pancracio... por echar el rato, en totá...

Paco Principiante dijo...

Ya se nota que habéis pasado por Heráclito de puntillas. Fíjate esto que dice:
"El dios... se transforma como fuego que, cuando se mezcla con especias, es denominado según el aroma de cada una" (597 (22 B 67) Hipol., IX 10,8

Y eso, es de toda la vida, un cigarro. De Fortuna, para más señas.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Lolo, sigo investigando un método filosófico. COn Parménides no he andado muy acertado. Está claro que el tabaco es y que si no fuera placentero nadie estaría enganchado. Buscaré inspiración en otro filósofo.

Eresmicruz, antes habrá que colocar a san Pancracio con un poco de cannabis, no sea que no comprenda nuestro sentido del humor. Y tienes una imaginación desbordante. Nada más que por eso, me apunto contigo al cielo. Fijo.

Paco Principiante, a Heráclito estaba pensando echarle el guante, pero lo has hecho con tal maestría, que te concedo el honor. Es la tuya la cita mejor traída que he oído en mi vida.

Anónimo dijo...

No le des mas vueltas. Nuestros pulmones fueron creados para respirar aire limpio y solo cuando reciben aire puro pueden cumplir su misión de oxigenación de nuestras células, nuestras neuronas,nuestra sangre...Con las dificultades no se pacta, o las vences o te vencen. ¿A cambio de que se puede arriesgar, menoscabar o limitar la salud?

Jesús Cotta Lobato dijo...

Anónimo, tienes toda la razón. Mientras tomo la decisión de dejarlo, me entretengo con este juego de relacionar de modo sui generis filosofía y tabaco. Pero tus palabras no las olvido. De hecho, me recuerdan muchísimo a las de un amigo mío internáutico que opina lo mismo que tú y gracias al cual estoy armándome de valor para dejarlo.