miércoles, 15 de abril de 2009

Mi primera borrachera

Mi primera borrachera la pillé en Tesalónica (Grecia). Tendría yo unos veinte años.

Organizamos los españoles una fiesta en nuestra casa. Y se juntaron allí persas, griegos, panameños, alemanes y unas finlandesas.

Una de estas finlandesas, que me sacaba dos palmos de estatura, me dijo que en Finlandia seguían la costumbre rusa de brindar con vodka y beberse el vasito de un trago y luego darse un beso en la boca. Me llenó, pues, mi copita, nos miramos a los ojos y, hala, a tragar. Ella apuró su copa, pero yo fui incapaz de tragarme aquello: casi se me salen los mocos por la nariz. Pero como no podía dejar el pabellón español tan bajo, lo intenté varias veces, hasta que me emborraché y ella se buscó a otro más macho al que besar.

Una chica pelirroja que me gustaba acudió en mi auxilio. En mi delirium tremens yo maldecía a Dios por haber permitido mi cogorcez. Y la chica me decía que no le echara a Dios la culpa, que la culpa la tenía yo y que eso no era tan malo.
Si Dios hubiera sido Zeus, me habría fulminado con un rayo.

12 comentarios:

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Mi primera borrachera (y la última, porque escarmenté) fue una noche de fin de año, también a mis veinte años; estaba yo solo (por primera vez en fecha tal) en Sevilla; cené en casa de un amigo, con abundantes y variadas comidas y bebidas (cervezas, vino, licor de sobremesa y cava para el brindis de las uvas). Luego nos fuimos a la correspondiente fiesta, con mezclas de cubatas y más cava. A las dos de la madrugada estaba camino de casa, malísimo de la muerte. Eso sí, me llevé a algunos amigos y, sobre todo, amigas conmigo y cuando pasaron los efectos de la tajada, la noche remontó.
Yo sí tuve la recompensa que a ti te burlaron, querido amigo.
Ahora el cava sólo lo soporto en dosis mínimas. Lo justo para brindar. Tampoco creo perderme gran cosa, la verdad.
Un abrazo.

Mirna dijo...

Se ve que no estaba de Dios que acabases con una finlandesa, demasiado fría para ti, creo, aunque quizá sí acabaste con la pelirroja, ¿no?
En cuanto a mi primera borrachera, que no la última, solo diré que el anís no lo puedo ni oler.
Un beso.

Antónimo dijo...

Vaya una borrachera con glamour, en Tesalónica, rodeado de nórdicas y dando besos a diestro y siniestro. Yo en cambio, en un pueblo de Córdoba rodeado de mis amigos de toda la vida y vomitando en compañía de los colegas. ¡qué vulgaridad! simpre ha habido clases y clases

Máster en Nubes dijo...

Lo del vodka tiene que ser de horror y las de anís, Mirna, sólo pensarlo me pongo mala. El cava igual, dolor de cabeza tras la primera copa.

Yo he asistido de acompañante a tajadas monumentales de esas que tu primo vomita después hasta la primera papilla diciendo "que no se entere mi padre, que no se enter mi padre"... y su padre al lado de la cama mirando al angelito.

En cambio, qué vergüenza, no he tenido una borrachera nunca, cojo el punto, y pasado éste, el cuerpo me dice que ya no y es ya no, y me duermo como un bebé, un desastre.

Aurora

Jesús Cotta Lobato dijo...

Juan Antonio, entonces sí valió la pena tu borrachera.

Mirna, la de anís nunca la he sufrido, pero me abstendré de probarlo, porsiaca.

Antónimo, ahora que lo dices, me acabo de acordar de que un año antes hubo otra borrachera, sin glamour, que en comparación con la que cuentas fue sórdida y sin colegas con los que vomitar, pero esta te la contaré con una cerveza por delante.

Aurora, eso es que tu cuerpo es sabio y te permite pasártelo bien sin dañarte. Y luego a dormir: ¿no es eso mejor que no tener controlo y luego vomitar y ponerse muy malito?

Anónimo dijo...

Bueno eso ni es borrachera ni es nada, una borrachera es la que despues no te acuerdas ni donde ni con quien estuvistes, de esas solo se pueden coger como mucho dos, una para conocerla y otra para palmarla.
¿me pregunto el filosofo ese que asoma, que se parece a Zapatero hablando "que se me explique".
¿Dios existe o no existe? Sino existe para que hablar tanto de El.
Existe la luz y la oscuridad, sin una de ellas, dejarian de existir ambas. El bien existe porque existe el mal, una piedra ni es buena ni es mala, es una piedra, sola existe maldad o bondad en las manos que la manipulan.
Dios creó al hombre a su imagen y semejanza, es como la imagen que se refleja de una silueta a contraluz, eso es lo unico que conocemos, solo la imagen, la vida está al otro lado.
¿Alguien puede hacer un mundo mejor y mas perfecto del que existe? Somos los hombres los que hacemos mal o bien y asi nos va y como nosotros somos capaces de hacer las cosas mejor e incluso nos creemos capaces de perfeccionarlas ¿para que va a venir Dios?
Dios cerró sus labios cuando Jesucristo murió en la cruz.
Yo tengo seis hijos, dos nietos y el átomo dicen que existe ¿eso es ciencia o fe? creedlo, es cierto aunque nadie lo vea, yo lo se y lo lo mismo creo en Dios, porque lo se, lo mismo que a mi no me veis ni me entendeis ¿como entendereis a un ser superior? tambien creo en la burrada de beberse un chupito de vokca con una "salida" que despues quiere un beso, valiente "fiestecilla".
Jaja, claro que yo le hubiese dado un beso que las bragas se le hubiesesn metido por el culo y despues escuìrlas por mi boca, asi sabria como es un beso despues de darselo a un borracho.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Vaya con el beso de Anónimo. ¡Si la finlandesa te hubiese pillado, no te suelta!

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Yo no voy a contar mi única borrachera, ya que no viene al caso.

Pero Jesús, que arte tienes hasta en la borracheras.

Un abrazo.

moderato_Dos_josef dijo...

¿Tan lejos? ¿Te fuiste a emborrachar tan lejos? Cuando precisamente España está poblada por miles de bares y repleta de bnorrachos viciosos? Claro que Tesalónica suena muy bonito para emborracharse; allí cualquiera se emborracha. Oh, no te preocupes, no te estoy tomando el pelo, es que me impresionaste. Por supuesto yo también me emborraché en Aegyna, Poros, Atenas, Micenas, Hydra. En fin hice un pequeño recorrido por algunas islas y por el Peloponeso de mucho provecho. Ahora, la resina esa no me gustaba, prefería un vino blanco más suave que llamaban....Hummmm...Ya ni lo recuerdo. el vodka ni lo probé. Es igual hace tiempo que dejé de emborracharme jejeje. saludos!

Jesús Cotta Lobato dijo...

Bueno, Javier, esa fue mi única borrachera con arte. Las dos siguientes, y no ha habido más, fueron muy vulgares.

Moderato, me han dado ganas de darme una vuelta por las islas griegas para emborracharme como tú de isla en isla. Pero también yo ahora soy más moderado. Un abrazo

Rosna dijo...

Cotta san , increíble su borrachera , pero en las Islas es más divertido , le confieso que me lleve una de esas borracheras ,siiiiiii , en Cuba , con los famosos " mojitos " , quede tiraaa en playa ,jajajajajaa ... mire las cosillas que nos induce a confesar .. pero fue un mojito na ... más ... no tengo "curtura etílica " para muestra solo un botón ... o algo parecido ...
Un abrazo ,me dieron ganas de emborracharme ...será ...en Canora tal vez ...????
Rosna

Jesús Cotta Lobato dijo...

En Canora hay que emborracharse. Además allí el vino es dulce y suave. Coloca, pero no enferma. Y en el barco que nos lleve allí también nos emborracharemos.