viernes, 10 de abril de 2009

Cuando quieres

Cuando quieres, me llueven tus centellas
en las profundas minas como un vuelo,
y estás más en lo hondo que en el cielo,
en estos pozos más que en las estrellas.

Mas cuando dejo de buscarte en ellas,
me arrastro sucio y solo por el suelo
y otra vez me rescatas con desvelo
cuando en medio del barro tú destellas.

Aunque me enclaustre a solas en mi torre,
Señor, no hay quien te apague ni te borre,
pues se cuela tu luz por las rendijas.

Y en intrépida nieve de verano
me envuelves, como haces con tus manos
cuando curas la fiebre de mis hijas.

10 comentarios:

Máster en Nubes dijo...

Me ha gustado mucho, Jesús.

A veces pienso que está mucho más en lo hondo y en lo bajo que arriba y fuera. Otras al revés. Depende.

Buen poema, hace pensar y rezar (con el corazón, como tú dices, te lo digo)

Un abrazo
Aurora

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Buen despertar de viernes Santo he tenido con tu soneto, amigo Jesús. Un abrazo.

El Africanito dijo...

Al leer este poema se sumerge uno en la profundidad de sus palabras.
Jesús me ha gustado mucho.
Te copio este sentimiento.

A mi Dios:
Tú no eres solo tú si no mucho más de lo que soy y no soy.
Tú me abarcas y al mismo tiempo te llevo dentro,
como el mar a una esponja,
como aire y pulmón.
Nunca te busco ni te espero,
porque siempre estás.
Te veo siempre que contemplo,
te oigo siempre que escucho y no te puedo tocar pues ya soy parte de ti.
Tú no eres solo todo,
sino todo y nada,
No te alimentas y estás saciado,
lo oyes todo sin oído,
lo ves todo sin ojos,
no te desplazas y estàs en todo lugar.
Tú puedes antes de querer.
Ya eras antes de ser y seguirás siendo después,
ya que no estás atado al tiempo.
Existes antes y después de existir,
pues eres la existencia misma.
Yo no fui siempre pero siempre seré por ti.

un saludo mu gordo

José Miguel Ridao dijo...

De nuevo coincidimos, Jesús, en este caso en la forma (soneto) y un poco en el fondo, aunque la revelación que yo canto es bien distinta de la tuya. Leyendo versos como los tuyos estoy aprendiendo algo de poesía. Un abrazo.

jesuscottalobato@gmail.com dijo...

Aurora, me alegro de lo que me dices. Eso sí que me llega al corazón.

Juan Antonio, mi saludo más cordial para ti, mi amigo.

Africanito, hermoso poema, hermosa oración. Y además tiene su filosofía: tú puedes antes de querer. Eso da que pensar y me gusta. Un abrazo mu apretao.

José Miguel, me alegro si te sirven mis poemas de algo. A mí también me sirven tus entradas. Un abrazo

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Bello y sentido soneto, en Viernes Santo.

Como Aurora, hace rezar.

Un abrazo.

Rosna dijo...

Es la fuerza que nos otorga el poder de la oración ... no hay quién la detenga .
Creo en la oración del corazón .
Muchas gracias por este poema .
Buena Pascua para tod@s !!!
Rosna

Mery dijo...

Es muy dulce encontrar versos de este cariz, precisamente en estos días.
Preciosos.
Un beso

Jesús Cotta Lobato dijo...

Estos días no tengo conexión y no puedo contestar a todos los comentarios como me gustaría. Respondo rápido y mal. Siempre me sorprende que un poema tan personal pueda emocionar a otros. Gracias, Mery, Javier y Rosna

Le Sang dijo...

ke hermoso , lo mas bonito es agradecer por todo lo ke tenemos a Dios , no son muchos los ke lo tienen tan presente como tu
bless
<(+_+)>