martes, 21 de abril de 2009

Preguntas peregrinas

A veces hago preguntas tremendas a los alumnos: ¿Cómo quisierais moriros? ¿Qué preferís: estar felices, pero engañados o bien ser desgraciados, pero sabiendo la verdad? ¿Quién ha salvado la vida de alguien alguna vez? ¿Quién no ha robado jamás en unos grandes almacenes? ¿Qué es peor: ser un cínico o un hipócrita? ¿Qué preferís: que vuestro marido o vuestra esposa cometa un delito o que os ponga los cuernos? Si eres profesor y un alumno te amenaza con pincharte la rueda del coche si no lo apruebas, ¿qué harías? ¿Qué es mejor: que muera el último oso panda o el cazador furtivo que lo va a cazar?

Como ya dije en no sé qué entrada, en mi postadolescencia me dijeron que hacía preguntas peregrinas, del tipo: ¿Qué te gusta más: China o Japón? Pero esta manía da sus buenos frutos en las clases.

Las respuestas de los alumnos siempre me sorprenden. Algunos han salvado vidas, algunos no han robado jamás, algunos prefieren morir sabiendo lo que están haciendo, algunos soportan tragedias que no los hacen felices.

Con esas preguntas despierta el filósofo que todos llevamos dentro.

A mis alumnos, con cariño.

35 comentarios:

una pez payaso dijo...

Yo, después de las experiencias vividas en este último año (no son palabras mías)"no tengo miedo a la muerte, sino a no verla venir". Y añado, si me da miedo morir, pero me gustaría verla de frente y poder actuar en consecuencia, como cualquier otro de los acontecimientos que han ocurrido en mi vida. Siempre es mejor luchar cuando uno sabe a quien se enfrenta. Y además, porque lo he vivido, los malos momentos aunque en un principio asustan, luego, te llenan de fuerza y esperanza.Lo cual no quita el dolor, pero lo hacen soporteble. Y paro, porque no tendría fin...has sacado la aprendiz de filósofa de esta pez payaso. Que tengas buen día
glup!

Dyhego dijo...

Don Epifanio:
Yo quiero ser alumno suyo.
Un newton

Máster en Nubes dijo...

Yo también quiero ser alumna tuya, por favor, voy a matricularme ya.
Aurora

Ángeles dijo...

No nos haga pensar en cosas tristes,con lo bonitos que eran los lirios, yo tengo miedo a la muerte de los demás y a no saber llevar mi dolor.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Pues me apunto a esa aula v irtual que se va creando con tus comentarfistas. Sería un honor ser alumno tuyo, Jesús.
Van algunas de mis respuestas:
Quisiera morirme sabiendo que he vivido.

Saber la verdad es la única desgracia que puede darnos algo de felicidad.

Salvar una vida... ¿quién lo sabe? Los actos más heroicos, a veces, nos pasan desapercibidos.

Robar en unos grandes almacenes... Mi padre decía que los robos menores las empresas los tenían contabilizados y, por lo tanto, hacerlo era una forma de cuadrar sus balances. Y yo soy hijo de mi padre.

Es peor ser un hipócrita. El cinismo tiene un punto.

Prefiero que mi marido me ponga los cuernos y mi mujer cometa un delito.

Las ruedas las pincha la administración educativa a diario.

Es mejor que haya muchos osos panda y no haya cazadores furtivos.

Gracias por hacernos pensar, maestro. Un abrazo.

Ruben M. M. dijo...

Los maestros bien saben que "Preguntar es la devoción del pensar". El maestro debe incidir "allí" donde el interrogar produce la actuación del pensamiento. Si quieres, puedes pasar por mi blog y ver el video que tengo adjunto en la entrada "¿Por qué pensar? I", primera entrada de mi blog, un video maravilloso para cualquier persona con vocación por la docencia. Gracias por provocar el pensamiento. Un saludo, Jesús.

eres_mi_cruz dijo...

hace poco leí en uno de estos libros del ama de casa moderna española con santoral completo...
que la crisis de los cuarenta, propia del varón, aflora indefectiblemente una vez éste ha conseguido su posición en la sociedad y la estabilidad económica de su familia, objetivos que ocuparon su tiempo... es justamente entonces cuando ha de encontrarse a sí mismo...
y digo yo... ¿y no puede ser al revés?...
saber quién eres y qué quieres ¿da dinero?...
quién fue primero, la gallina o el huevo...

esto me pasa por rescatar libros de la basura...

Dyhego dijo...

Don Epifanio:
Mi hijo mayor (15 años, quizás un poco mayor para ser yerno de usted, pero nunca se sabe...) me propuso el siguiente lipograma:
Diga usted:
"MOTO ALPINA DERRAPANTE".
1) Convierta usted todas las vocales en A.
2) Convierta todas las vocales en I
3) Convierta todas las vocales en O
4) Convierta todas las vocales en U

¿QUÉ PASA?

1/2 newton, que ando un tanto flojo.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Querida pez payaso, coincido en todo lo que dices. Yo también soy de los que prefiere saber que se está muriendo. He visto gente morir y es más llevadero cuando todos lo saben. Incluso más bonito.

Dyhego, en mis entradas no puedo evitar que parezca que soy un profe estupendo, pero soy muy malo imponiendo silencio. Estas preguntas las hago cuando me dejan hablar. Menos mal que me dejan hablar bastante.

Aurora, yo también quiero ser alumno tuyo.

Ángeles, perdone que toque el asunto de la muerte. A veces soy tétrico. Procuraré enmendarme. A ver si mañana me despierto con más humor.

Penetre usted, don Juan Antonio. Mi aula está abierta de par en par. Sus respuestas además son ingeniosas. Me gustan especialmente dos: los actos heroicos pasan inadvertidos; y la de los cuernos.

Rubén, me pasaré con mucho gusto por tu blog y veré el vídeo. VIniendo de un pensador, seguro que aprendo.

Eres mi cruz, no sé, en mi experiencia con alumnos veo que preguntas existenciales de ese tipo a ellos les intrigan tanto como a mí. Así que coincido contigo en tus reservas respecto a la tesis de ese santoral.

Don Dyhego, conocía yo este chiste. Pruebe usted a decirme el presente de indicativo del verbo olitupear. Y pronuncie del revés (sílaba por sílaba) Chapitú de baratillo. Tres néwtones.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

¿Qué edad tienen tus alumnos Jesús?

Lo digo por si canto mucho sentado en un pupitre en tu clase.

Un abrazo.

Mirna dijo...

Ojalá hubiera más profesores como tú. Eso es lo que hace falta: gente que sepa salirse de la rigidez de un temario para nada menos que poner en marcha el mecanismo del pensar.
Yo también me apuntaría a tus clases, aunque sean clases particulares, que soy muy torpe.
Un beso.

Julio dijo...

Estoy convencido de que para cualquiera de nosotros sería un honor ser alumno tuyo, pero eso yo ya me lo imaginaba.

Un abrazo, Jesús.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Javier, mis alumnos son grandes, así que podrías pasar por uno de ellos.

Mirna, soy yo quien tiene que aprender de ti.

Julio, en una entrada es muy fácil parecer muy buen profesor. Pero, en fin, no es que me maquille en las entradas; es que ¿para qué mostrar lo peor de mí? Mejor ofrezco lo mejor. Un abrazo.

Julio dijo...

El maquillaje sólo oculta a la gente mala y fea. Yo tengo muchos defectos, pero también algunas virtudes, y, entre ellas,la de "calar" bien a la gente. Presumo de ello (joé, para una que tengo) y no me suelo equivocar...

Er Tato dijo...

¡Joder con las preguntitas peregrinas...! Yo, por si acaso, no pienso responder si no es en presencia de mi psiquiatra.

Un abrazo

Jesús Cotta Lobato dijo...

Julio, me honras. Ya sé a quién consultar cuando tenga dudas sobre la honradez de alguien.

Tato, la verdad es que las preguntitas se las traen, algunas por difíciles y otras por rebuscadas. Un abrazo

Julio dijo...

Fina ironía rezuman tus palabras, amigo...

Miradme al menos dijo...

Jesús, a mi las preguntas aparentemente "tontas" me han dado siempre mucho miedo. Es cierto que pueden despiertar el mundo interior de muchos alumnos, pero ¿y si son ya conscientes de lo que pretendes y terminan haciendo daño? No sé, quizás sea demasiado suspicaz...

Jesús Cotta Lobato dijo...

Miradme, me has hecho pensar a mí. Quizá debería suavizar alguna de las preguntas. Quizá alguna los enfrenta demasiado crudamente a la realidad.

El Africanito dijo...

Pero que peazo maestro estás hecho, ya me hubiera gustado a mí tenerte como profesor para tantear tu aguante.
Contesto a las preguntas:
A mí me gustaría tener una serena muerte de risa y paz interior.
Preferir que me engañen de vez en cuando a pasar la vida desconfiando.
Salvar vidas de personas? hasta ahora no se me ha presentado, pero estoy dispuesto.
Robar en grandes almacenes no lo he probado.
Es peor ser hipócrita.
Prefiero el delito a los cuernos siempre que no sea matar.
El alumno que me amenace, ese no aprueba ni sabiendo la lección al dedillo.
Y al cazador furtivo que se le atasque la escopeta siempre que dispare.

un abrazo mu apretao

Alejandro Muñoz dijo...

Ya he conseguido responderme a todas.
He sido incapaz de elegir entre cínico o hipócrita.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Africanito, creo que una de tus respuestas te define muy bien: prefieres que te engañen a veces a pasarte la vida desconfiando. Yo también, pero no se me había ocurrido decirlo tan bien como tú.

Alejandro, yo, después de mucho pensar, creo que es mejor tener súbditos hipócritas y jefes cínicos, pero no súbditos cínicos y jefes hipócritas. Pero tampoco estoy muy seguro.

Granito dijo...

Como no hacernos preguntas si somos preguntas andantes. Me gusta que preguntes y como lo haces. Saludos a tus suertudos alumnos, y es la primera vez que me saludo a mi mismo.

Mery dijo...

Podríamos crear un aula en la cubierta del barco, rumbo a Canora. Con estas preguntas y otras tantas que se te vayan ocurriendo seguro que nos conocemos mucho mejor antes de llegar a puerto.
Suena todo tan romántico...

Un abrazo nada hipócrita de una que robó comida de tortuga en unos almacenes.

el aguaó dijo...

Servidor, la primera vez que se asoma por esta luz que alumbra Los Días de Tus Noches, me atreveré a responder las preguntas que pueda. Las enumeraré en el orden que aparecen.

1.- No me lo he planteado nunca. En una ocasión leí que si el hombre pudiera evitar la Muerte, se pasaría toda la Vida esquivándola. Como sabemos que llegará, mejor no pensar cómo.
2.- He podido gozar, o padecer, ambas posiciones. Me gusta saber la verdad, debo confesarlo, pero en ocasiones prefiero la frase de aquella famosa canción de Elvis: "Yo sé que no me quieres, que me mientes cuando me lo dices, pero prefiero vivir con esa mentira, que vivir sin ti".
3.- He ayudado a todos los que he podido, pero no creo que haya salvado la vida de alguien.
4.- Servidor no, aunque pueda parecer algo descabellado en el mundo que vivimos.
5.- Es peor ser un "cínico-hipócrita".
6.- El delito es juzgado por la Ley, y quizás no tenga perdón. La infidelidad es juzgada por ambos, no sólo por ti mismo, sino tu propia pareja y sus explicaciones de cara a esa infidelidad. Y el perdón es posible.
7.- Después de estudiar para oposiciones de secundaria y suspender, supongo que no podré responderte con conocimiento de causa. Si se recibe una amenaza así, quizás sea mejor ir andando.
8.- Yo creo que un susto para el furtivo sería lo ideal.
9.- Japón siempre me ha llamado más la atención. Quizás no hacía falta responder esta, pero no he podido resistirme.

Siento mucho la extensión de mi comentario para ser el primero. Aprovecho para felicitarte por el blog, al que prometo volver.

Saludos.

Dyhego dijo...

Don Epifanio:
¿Podría usted explicarme la diferencia entre "cínico" e "hipócrita"?
Súbdito "hipócrita" sería el que te aclama como rey en público pero se conjura contra ti en privado.
Jefe "cínico" sería el que alaba tu trabajo pero te despide.
Ahora mismo estoy "empanao" y no atino. Ambos encubren la realidad y ambos engañan.
Cuando usted pueda, acláreme estos conceptos.

Y en cuanto a lo del verbo "olitupear" y la palabra "chapitú", me ha dejado usted un tanto ¿desconcertado? ¿mosqueado?

En fin, un newton en cada mano

Jesús Cotta Lobato dijo...

Mery, me prepararé una batería de preguntas para el barco, para saber a que atenernos. ¿Conque robando comida de tortugas? El robo es tan original y con tan buena intención, que te perdonamos. Todo sea por las tortugas.

Aguaó, bienvenido. ¿No serás tú el muchacho que aparece en el cuadro de Velázquez? Me gusta tu respuesta a lo de los cuernos. Es una respuesta noble e inteligente. También yo paso a leerte. Un abrazo.

Granito, ¿no me digas que tú eres alumno mío? Tú eres otro maestro, el capitán de un barco. Las preguntas nos las hacemos el uno al otro de igual a igual. Un abrazo.

Dyhego, el cínico hace alarde de sus maldades, se regodea en ellas y el hipócrita las encubre. Si el jefe es cínico, sabes con quién te la juegas y en unión con los otros puedes luchar contra él; si los súbditos o subalternos son hipócritas, mientras no te derriben, son más soportables. Pero, ya ves, tampoco estoy muy seguro de si es menos malo ser un cínico que un hipócrita. Las dos cosas son tan espantosas...

LFU dijo...

En relación con la pregunta ¿Cómno os gustaría morir?, pocos textos tan impresionantes y poéticos como la carta que escribe José Antonio primo de Rivera a su amigo Rafael Sánchez Mazas la víspera de su fusilamiento: "Te confieso que me horripila morir fulminado por el trallazo de las balas, bajo el sol triste de los fusilamientos, frente a caras desconocidas y haciendo una macabra pirueta. Quisiera haber muerto despacio, en casa y cama propias, rodeado de caras familiares y respirando un aroma religioso de sacramentos y recomendaciones de alma, es decir, con todo el rito y la ternura de la muerte tradicional. Pero ésta no se elige: Dios, quizá quiera que acabe de otro modo. El acoja mi alma (que ayer preparé con una buena confesión) y me sostenga para que la decorosa resignación con que muera no desdiga junto al sacrificio de tantas muertes frescas y generosas como tú y yo hemos conmemorado juntos"

Un abrazo

Mery dijo...

LFU: lo que cuentas de Primo de Rivera es muy interesante, puesto que la carta va dirigida a Sánchez Mazas, buen conocedor de lo que es casi morir ante un pelotón de fusilamiento. Él se libró de las balas de puro milagro y luego, refugiado entre la maleza, un miliciano le perdonó la vida.

Hay que ver lo que dan de sí estas preguntas peregrinas del señor Cotta.
Un abrazo

Jesús Cotta Lobato dijo...

LFU,siempre he admirado la entereza con que mueren los grandes. Morir, sin mojar los pantalones, sin salir huyendo, eso es la grandeza.

Mery, a ver si encuentro más preguntas peregrinas. Un abrazo a la amiga de las tortugas.

Mery dijo...

Gracias por perdonar mi robo; cuando es de comida se dice que no es tal, sino necesidad.
Eso, eso, tu devánate los sesos ideando preguntas. Canora aguarda allende los mares.
Un beso

Rosna dijo...

Me acepta en su clase ?? Un sensei como usted , que privilegio tienen sus alumnos y la hermosa posibilidad de "ser " ellos mismos ,usted abre el corazón ...
- La muerte no la pienso , pero la respeto .
-Prefiero la verdad amarga que la mentira melosa .
- Ayudar siempre , salvar una vida lo haría sin pensar .
- ni delito , ni cuernos solo amar .
- un alumno que amenace ... uhmmmmm .... lo haría limpiar por medio año el baño de los varones ...
- al cazador furtivo ... le quito la escopeta y dejo frente a una manada de elefantes .... ohhh que maleaje toy ....
- Japón .... me encanta ...porque será ...???
Gracias Sensei por esta primer clase ...
Rosna

Jesús Cotta Lobato dijo...

Rosna, la maestra es usted. Nada de delitos ni cuernos, sino amor. Su filosofía es muy bella. Lo de los elefantes y limpiar el baño de varones me parecen ideas estupendas.

Anónimo dijo...

Jesús! soy Carmen, tu alumna de 2ºA de bachillerato. Me he aficionado a tu blog jajaja gracias por hacer de cada clase una nueva experiencia y un nuevo mundo en el que explorar. un saludo musical :)

carmen

Jesús Cotta Lobato dijo...

Querida Carmen, hasta ahora no había visto tu comentario en mi blog. Es un honor para mí la visita de la música. Pero no sé, tendré que contar cosas más ejemplares, ahora que sé que una alumna me lee. Un beso.