lunes, 4 de agosto de 2008

Semen y anonimato II

Si hay algo que no es anónimo, ésas son las células sexuales. En cada eyaculación estoy yo repetidito millones de veces y, como las personas no son anónimas, ¿por qué van a serlo sus simientes? Yo comprendo la compraventa de semen de caballo, pero no la de semen humano. Comprar óvulos y semen es reducir el hombre a res, es trivializar la maternidad y la paternidad, es crear huérfanos genéticos y, sobre todo, es no pensar en el niño, sino sólo en el deseo de tenerlo a toda costa.
Cada vez estoy más convencido de que los hijos tienen derecho a nacer del amor erótico de las dos personas que lo van a hacer posible. No se me ocurre más alto origen que ése para algo tan importante como traer una nueva persona al mundo.
Un abrazo, amigos

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Habrá quien lo compre, claro, evidentemente hay tantos casos como personas, yo me refiero a los casos en los que no hay otra posibilidad ¿Deberían entonces negársele ese "lo que sea" ( ya que no queremos utilizar "derecho" "capricho" etc)? Un buen uso de la ciencia es positivo, si no, estaríamos anclados en el pasado, en eso también estoy de acuerdo con los que opinan así.Lo ideal ( que no lo real en toda su extensión) es que nazcan del amor y que ese amor perdurase para hacerlos felices, pero ¿quién le dice que los niños provenientes de un óvulo o semen anónimos no van a nacer de él? Porque hasta donde tengo entendido, una MADRE, aunque esté ella sola, tiene un hijo fruto de un amor: el amor que le va a tener. Y pongo MADRE con mayúsculas porque hay muchos casos en que hay madres biológicas, conocidas por sus hijos que no deberían llevar el apelativo. También conozco madres con mayúsculas que tuvieron que recurrir a la ciencia después de un calvario hospitalario.En cuanto a los padres, sean o no los que imprimen marchamo biológico, si son buenos padres, ¿qué necesidad imperiosa tendrá el niño a conocer aquél que donó su semen? Según eso, tampoco deberíamos adoptar porque los recogemos primero sin "certificado biológico" y no nacen del amor sino de un sinfín de circunstancias. En este caso, como tampoco podríamos explicarles de dónde vienen, como no es una situación "ideal" pues quizás mejor sería que no los adoptásemos ¿no? No es tan importante el semen como saber hasta qué punto ese niño va a tener una vida digna y llena de amor.En eso creo que todos estamos de acuerdo.Pero en lo del anonimato y el planteamiento de la cuestión, como en todo, hay multitud de opiniones. No existen argumentos de autoridad para ello. Respeto la suya, pero obviamente no la comparto.
Un abrazo.

Dr. Bito dijo...

"es no pensar en el niño, sino sólo en el deseo de tenerlo a toda costa."

Resalto esa frase del texto porque es jústamente lo que yo pienso. Gracias a los "avances" las madres pueden elegir tener un niño, en ciertas ocasiones porque se sienten solas o qué se yo. Lo que yo quiero decir es que sí, es un CAPRICHO porque es "yo quiero un niño, voy y me insemino" y jamas debería ser así. Una persona no tiene derecho a ser padre o a ser madre, NO, no lo tiene, hay quienes tienen ese privilegio, pero no ese derecho.

Y, anónima, en cuanto a lo que dices de la adopción:
"tampoco deberíamos adoptar porque los recogemos primero sin certificado biológico y no nacen del amor sino de un sinfín de circunstancias".
Te digo que muchos niños que nacieron también por circunstancias han llegado a recibir todo el amor de sus padres.
Tampoco es una postura muy cariñosa esa de "como no tiene certificado biológico no lo quiero". Éstos sí son verdaderamente niños y necesitan mucha más ayuda y cariño que ese semen congelado. Y si de verdad una madre quiere darle su amor a una persona a la que llamará hijo, no creo que sea tan determinante que sea adoptado, al contrario, creo que es un gesto mucho más admirable y cariñoso.

Y ya para terminar, pongámonos un segundo en el lugar del padre. Cuando veas a tu hijo inseminado artificialmente, sabrás que es de tu pareja y de un desconocido, que tiene los ojos de tu chica pero la nariz de alguien que no conoces... ¿no es algo así como la infidelidad?

Un saludo a todos.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Me gusta encontrar gente a la que este asunto interesa tanto como a mí. En el doctor Bito y en Anónima tengo dos estupendos contertulios. Yo soy partidario de que el semen nunca sea anónimo, pero eso no significa que esté en contra de la fecundación in vitro (siempre que ésta se haga sin abortos selectivos). Los hombres creen que salen ganando consiguiendo dinero por vender semen anónimamente, pero en realidad se están dejando arrebatar la grandeza de ser padres, que debería ser sólo suya. Por último, coincido con el doctor Bito en que para un varón, al menos para mí, es más duro que para una mujer saber que el hijo ése es de su mujer, pero no suyo, aunque, claro, el amor todo lo puede. Un abrazo

Anónimo dijo...

A eso me refería con el punto de vista masculino, que cuesta trabajo mirar a un hijo a la cara y no saber de quién es, ¿verdad? Ante todo esto tengo una cosa clara: Como no vivimos esta situación, no deberíamos opinar tan alegremente ni en favor ni en contra. Y , dr bito, no pongo a un niño a la altura del semen congelado, simplemente utilizo el mismmo argumento para defender una cosa: que no es un crimen contra la paternidad tener un hijo en esas condiciones, porque si hablamos de anonimato, un niño adoptado también la padece, no defiendo que no se les quiera, ¿cómo iba a hacerlo? . Y en cuanto a lo de infidelidad, disiento rotundamente,lo siento, hijos. POr eso decía que vuestras visiones son masculinas, porque en algunas de vuestras expresiones veía ese punto de vista, no lo decía de forma peyorativa...
Saludos.

Dr. Bito dijo...

Bueno, obivamente se reflejará mi postura masculina dado que soy varón; me asustaría un poco más si se reflejara una opinión femenina en mis comentarios.

Y en cuanto a lo del anonimato no es algo que considere tan importante como el autor de esta bitácora, yo hacía mayor incapié en la facilidad con la que se pueden tener hijos gracias a la inseminación y la ausencia de necesidad en muchos casos porque, como he dicho ya, no creo que sea un derecho tener hijos, no hay por que tener hijos a toda costa; es un privilegio del que no todos disfrutan.

Un saludo.

Psicopedagili dijo...

No pretendo ser pesado, ni volver a repetirme en exceso, así que intentaré ser conciso.

Tal y como dice Dr. Bito, aunque sea, en parte salirse de la idea principal del que aquí nos reune, sigo reiterándome en que la paternidad nunca puede ser un derecho. No comprendo cómo, anónimo (anónima) puede seguir pensando eso. Y me parece bastante absurdo que use argumemtaciones fatalistas como la de los hijos de padres muertos en la guerra o los abandonados para justificar que ésos tampoco conocieron a sus padres. No tienen nada que ver, y como ya se ha dicho, esta opción tampoco es deseable, al igual que tendría que serlo a causa de una inseminación. Evidentemente, la ciencia y sus avances pueden ser buenos, pero no todos los avances científicos son buenos, si no que se lo digan a las victimas de bombas nucleares y biológicas. Hay que tener mucho cuidado en utilizar bien esos avances y es en eso donde los legisladores deben poner mayor cuidado. No conozco el porcentaje de parejas que tengan que recurrir al uso de esperma anónimo para poder tener un hijo (que creo que será hijo de la madre y de su padre, el que puso el semen; la pareja de la mujer no es nada ahí, otra cosa es que lo quiera como a un hijo, eso no lo discuto), pero con que haya un mínimo porcentaje en el que se utilice esta opción científica como una forma de conseguir un "capricho", justificaría, en mi opinión el replantear esta acción.

Los hijos no son un derecho, sino una responsabilidad (además de muchas otras cosas, aunque sobre todo un regalo).

Espero que se me haya entendido el mensaje que quiero transmitir.

Saludos
P.D. Anónima, no es nada personal