miércoles, 4 de febrero de 2009

Conversación de hombres

-El otro día va mi mujer y me dice: ¿Te has fijado en lo guapa que es Menganita? Y yo le dije que no me había fijado.
-¿Y no te habías fijado?
-Claro que sí. ¡Está para chuparse los dedos! Pero, si le hubiera dicho la verdad, habría perdido una oportunidad de hacerle ver a mi mujer que sólo tengo ojos para ella.

11 comentarios:

antónimo dijo...

Desde este preciso momento tu mujer ya sabe que tus ojos no sólo le pertenecen a ella.Esta bitácra te traiciona, amigo mío, deberias encontrar otro confidente.Sin embargo yo puedo decirle a tu mujer que tiene un marido fiel, aunque creo que ella ya lo sabe.Um abrzao.

José Miguel Ridao dijo...

Esto me lleva a una de tus entradas que versaba sobre mentiras piadosas, y que suscitó cierta polémica. Pero juegas con ventaja, en este caso la mentira no es nada piadosa puesto que la haces pública. No te traiciona la bitácora, la usas para halagar a tu parienta con ingenio (al final le das la vuelta a la tortilla).

Un abrazo.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

De nuevo las mentiras piadosas, ay. Está claro que obraste correctamente: una mujer siempre puede alabar a un hombre sin que medie pregunta. Los hombres (casados) no pueden permitirse ese arranque de sinceridad. Por la cuenta que les (nos) trae.
Otro abrazo.

Gerardo V. dijo...

¿Seguro que diría eso? ¿Que guapa es?
o mejor ¿Te has fijado en lo buena que está esta tía?
Los tios o las tias cuando hablamos refiriendonos al sexo contrario o al propio sexo, hablamos de belleza o de echar un polvo?
Querido Jesus, no nos engañemos.
Un saludo
Gerardo

Anónimo dijo...

Ja,ja,seguro que tu mujer se dio cuenta al momento de tu mentira!!!
las mujeres somos muy listas...

Ana

Mery dijo...

Estoy con Ana: tu mujer se ha dado cuenta de tu mentirijilla, pero también se ha dado cuenta de que tiene un marido que es un sol.
Un abrazo

Jesús Cotta Lobato dijo...

Bueno, amigos, la verdad es que habéis dado por supuesto que en el diálogo de esa entrada era yo el que echaba la mentira, cuando en realidad esto me lo contó un amigo y tal como me lo contó, lo cuento yo. Tenía que haber empezado la entrada diciendo "Un amigo me contó", pero me temo que también podría considerarse como un recurso literario para ocultar que fui yo el que mintió. De todos modos, quiero agradeceros los piropazos que me habéis echado: que si soy un marido fiel, que si soy un sol... Sois unos lectores encantadores. Un abrazo

Octavio dijo...

Bueno, bueno, siempre cabe la posibilidad de decir la verad y proponer un trío...
Un abrazo, amigo.

mirna dijo...

Realmente, ¿quién engaña a quién? La mujer de tu amigo le hizo una pregunta "trampa". Y es que así somos las mujeres, cuando preguntamos por la belleza de otra no es más que para reafirmar la propia y marcar el territorio. En general, muchos hombres actúan como el espejito mágico, contestando que por supuesto su reina es la mujer más bella de todo el reino, y ay del que se le ocurra decir lo contrario.
Un besazo, Jesús, por cierto, no me parecía en absoluto una pregunta de tu mujer. Un besazo para ella también.

Anónimo dijo...

Curioso el hecho, mi experiencia me dice que una mujer puede decir a su marido "es guapa esa mujer", pero cuidaros, maridos todos, de decir a vuestras mujeres "que guapa es fulanita" sobre todo si es conocida.
Pero yo sabia que Jesús cuando mira a una mujer la va mirando por partes, a el le gusta la belleza y las mujeres solo muestran lo más bello que ellas consideran y los menos vellos posibles, bueno la mayoria.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Octavio, tendré en cuenta tu sugerencia.
Mirna, me gusta lo del espejito mágico y así debe ser. Un beso para ti.
Misterioso anónimo, me tendrás que explicar eso de que me gustan las mujeres por partes. Tienes razón en tu consejo a los maridos, pero ¿no les pasa a los hombres también que llevarían muy mal que sus mujeres alabaran la belleza de otro hombre? Un abrazo