jueves, 19 de febrero de 2009

Diccionario III

acto: en la filosofía aristotélica, lo que sigue a la potencia. A más potencia, más acto. El sueño de muchos varones es morir en el acto, a ser posible en el salón de actos (también llamada alcoba)
amarrón: marrón, con añadido de a eufónica
arrascarse: rascarse, pero con gusto y saña
bañisquerío: alboroto y trajín veraniego de niños entrando y saliendo de la piscina y que chorreando agua entran en la casa en busca de toallas que luego dejan tiradas en el suelo mientras la madre grita: "¡Qué hartita estoy de bañisquerío!"
chiribindriqui: noúmeno, la cosa en sí
chorraera: en Málaga, tobogán
marillo: amarillo que le ha prestado la a al amarrón
miembra: miembro del género femenino, no se sabe muy bien cuál
oviparanoia: paranoia del mamífero que se cree ovíparo. Leda es la primera oviparanoica documentada
persono: persona de género masculino; conviene distinguir en todo momento entre persona y persono, porque lo más importante de las personas y personos no es su condición humana, sino lo que esconden en la entrepierna
Tetis: divinidad marina que tenía muchas tetis

17 comentarios:

Enrique Baltanás dijo...

Destaco sobre todo el primero: genial y desternillante.

Juanma dijo...

El primero, sin duda, es fantástico. Pero con lo de "chiribindriqui" te has salido del todo. Si en su momento me lo explican así, lo hubiera cogido en el acto, hubiera sido un persono con mejor expediente, habría brindado en honor a Tetis...

Un abrazo, querido Jesús.

Miradme al menos dijo...

A mí lo de "persono" me ha dejado pillado. ¿Y por qué no "entrepierno/entrepierna"?

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Mi miembra (género dimensional) se queda con el persono. Buena dupla atacanta para el ministerio de la igualdad.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Bueno, Enrique, el primero surgió el día en que me di cuenta de que los conceptos aristotélicos de acto y potencia se amoldan muy bien a los conceptos sexuales de acto y potencia.
Juanma, como el noúmeno es incognoscible, ¿por qué no llamarlo chiribindriqui?
Tienes razón, Miradmealmenos. No es justo que llamemos entrepierna a lo que el varón tiene en el entrepierno.
Juan Antonio, ya mismo censurarán el padrenuestro y nos obligarán a decir Ruega por nosotras, pecadoras, y por nosotros, pecadores.

El Africanito dijo...

las palabras chorraera,bañisquerio,amarron, marillo, se suelen oir a menudo.
Te pongo un par de ellas que tambien son de uso común para añadir al diccionario.
monacomé = vamonos a comer
agrantizao = que tiene garantía

un saludo para todos.

Jesús Cotta Lobato dijo...

¡Cómo se me han escapado esas joyas, Africanito! Lo de monacomé me parece estupendo y con tu permiso la incluiré en mi siguiente tanda de palabras. Un abrazo muy fuerte

Olga B. dijo...

Me quedo con el acto (genial) y el agrantizao de El Africanito.
Desconocía por completo el chiribindriqui e incluso su definición, el noúmeno (¿?). Tratándose de la cosa en sí, me alegro de haber leído tu entrada:-)

Jesús Cotta Lobato dijo...

En realidad, el noúmeno es un término de Kant que se refiere a la cosa en sí, a un objeto suprasensible que no se puede percibir mediante una intuición sensible. En fin, un comedero de coco. Llamarlo chiribindriqui es una manera de referirme a algo que nadie sabe lo que es. Un abrazo

elpiyayo dijo...

La que más me gusta es bañisquerio, además por haberla oido, jajajaja.
Por cierto, Para mi Miguel Hernandez es un gran poeta y además estoy por asegurar que ha sido de todos los poetas el que más "tetis " ha tenido en sus manos, claro que era cabrero y eso da ventaja.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Piyayo, la de bañisquería la oí así: "¡Bañisqueríos los mínimos!" SUpongo que te sonará. Y en cuanto a las muchas tetis que tuvo nuestro Miguel Hernández en sus manos... me he tenido que reír.

Mery dijo...

Además del primero, tan aplaudido por todos con razón, me gusta el marillo que ha sido tan generoso con el amarrón. Me parece genial.

De paso , te dejo una bobada de mi infancia: a Estados Unidos yo les llamaba "Donde están los unidos". Tela marinera.

Un beso

Olga B. dijo...

Ay, Mery, y yo a Palomo Linares le llamaba Palo Molinares... y cuando me enteré de que un torero se podía llamar Palomo me di un disgusto que pa qué. No me digas que le pega.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Mery y Olga,¡esos falsos cortes de la infancia! A la Era Empedrá (empedrada) que había en el campo de mi madre, yo la llamaba la Gran Pedrá.

Mery dijo...

Olga, qué bueno lo de Palo Molinares. Es verdad que lo de Palomo suena raro, encima dan ganas de continuar la palabrita con el consabido "cojo". De risa.

Jesús: la Gran Pedrá es cómico. Me encantan estos desatinos infantiles, tendríamos que dedicarles una entrada especial.

Un beso

Octavio dijo...

Yo, más que morir en el acto, prefiero vivir en él...
Geniales, Jesús.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Mery, te tomo la palabra. Yo escribiré una entrada sobre esos desatinos infantiles, como tú los llamas. A ver si tú escribes otra.
Octavio, vivir en el acto y, como hemos de morir algún día, morir también en el acto.