jueves, 12 de febrero de 2009

Las matemáticas


A propósito de la última entrada de Baltanás que va de números, quiero confesar que, aunque siempre suspendí en matemáticas y estaba cerca ya de la pubertad cuando comprendí por fin que cuatro por cuatro era lo mismito que sumar cuatro veces cuatro; aunque sólo entiendo los números primos y las raíces cuadradas cada vez que me las explican y luego las olvido en seguida; aunque me aprobaron las matemáticas por pura penita, sin embargo, siempre me han fascinado las matemáticas, lo poco que de ellas entiendo; y, cuanto más tiempo pasa, más comprendo que Pitágoras las adorara.

Siempre me he preguntado: ¿los números están sólo en la cabeza o en la cabeza y a la vez en el universo? Si sólo están en la cabeza, ¿por qué el universo se deja traducir a matemáticas? Pero, si están en los dos sitios, ¿qué demonios son las matemáticas: una realidad no material que a la vez tiene una correspondencia mental?

En fin, comederos de coco.

Y, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, también quiero decir que no puedo dejar de acordarme de Eluana Englaro.

21 comentarios:

Juanma dijo...

¿No te parece que Pitágoras tuvo que ser un tipo mágico?...y pelín caprichoso.

Un abrazo, querido Jesús.

antónimo dijo...

Jesús, el que seguro que no podrá olvidar a Eluana será su valiente padre.Hay muchas mujeres que mueren en el mundo por otras causas y no levantan tanta polvareda.
un abrazo.

José Miguel Ridao dijo...

Jesús, yo creo que los números no están en la cabeza ni en el universo; son espíritu, y están en todas partes y en ninguna. Lo que ocurre es que son un espíritu pagano, terrenal, al alcance de todos, y no solo de los creyentes.

Lopera in the nest dijo...

En el principio fue el verbo. El ser humano lo fue cuando fue capaz de comunicarse con otro ser humano. El lenguaje es aquello que nos ha servido para ser la especie dominante. Cuando fuimos incapaces de explicar con el lenguaje que teníamos la Naturaleza, buscamos y encontramos otro lenguaje. Y ese instrumento fueron las matemáticas. O sea que son otra forma del "verbo". Y su desarrollo ha sido tan grande que nos hace sospechar que somos sobrenaturales, y sólo somos naturales que luchamos por entender lo que nos rodea. No hay mucho más. Bueno sí, hay el esfuerzo "casi" sobrenatural" de tantos que nos convierte a muchos en pequeños seres humanos. Al igual que ocurre con los poetas.

P.S. Querido Jesús comparto contigo el recuerdo por la joven Eluana, mucho más después de leer lo que Enrique Baltanás puso en su blog.

El callejón de los negros dijo...

Si nos dejáramos llevar por las leyes de la matemática quizás todo nos iría mejor. No encubren falsedades como las leyes de los hombres.

Antonio

Anónimo dijo...

La Matemática es el lenguaje con el cual Dios escribió el universo.
Galileo Galilei.
Hace unos días en el instituto, hablando con una compañera sobre los nuevos reagrupamientos de departamentos, me preguntó qué departamnetos deberían estar conjuntamente con el de Matemáticas: ¿el de Tecnología, el de Físisca y Química, el de Informática?
No tengo ninguna duda, le dije, el de Filosofía.

José Miguel Ridao dijo...

Pues Matemáticas han previsto ponerlo con Economía, lo cual no está demasiado lejos de la Filosofía. Pocas ciencias hay que tengan tanto en común.

Octavio dijo...

José Miguel, no les des más ideas a los de la cosa, no vaya a ser que unan matemáticas, economía (que ya se lo proponen) con sociales y ciudadanía (que es otra nueva pareja de baile), en otro absurdo macrodepartamento.
A mí las matemáticas me producen la desazón de lo perfecto. Qué le vamos a hacer.

Mery dijo...

También admiro a quien entiende de Matemáticas, entre otras cosas porque pueden entender el Universo.
La Astronomía es un tema que siempre tengo pendiente por esa causa.

Eluana quizás sepa ahora la respuesta a tus pregutas. Quién sabe...
Un abrazo

Jesús Cotta Lobato dijo...

Estoy sorpresato et atonio con la variedad, inteligencia y gracia de vuestros argumentos.
Vuestras definiciones de matemáticas (espíritu terrenal, manifestación del Verbo), esa desazón de lo perfecto donde uno no tiene nada que hacer salvo admirar... me han abierto nuevas maneras de entender las matemáticas. Ay, Antónimo, en cuanto a Eluana, sí, su padre fue valiente, pero creo que más valiente habría sido si la hubiese cuidado hasta el final.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Ojalá sea así como dices, Mery. También a mí me fascinan las estrellas. Deberíamos hablar de ellas.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Se me olvidaba decir que me gusta la reflexión del callejón de los negros. Lástima que los hombres que descubrimos las matemáticos no seamos tan veraces como ellas.

elpiyayo dijo...

Querido Jesús:
A mi como a ti las mátematicas como que son para mentes muy privilegiadas y simples, a mi las cuentas nunca me salen y siempre tengo que cuadrarlas con dinero de mi bolsillo.
Tampoco entiendo el por qué uno más una puede ser uno, dos, tres incluso ocho, o lo que es lo mismo, hacen falta millones de espermatozoides para unirse a un óvulo y al final resulta un problema sin solución racional.
Hay que ser valiente para dejar de alimentar a un hijo, hay que tener sangre fria para dejar de dar agua y comida a un hijo, nos enscandalizamos de los perros que tienen en pocilgas a base de pan y agua, hay que llevarlos en vehiculos equipados y dignamente, para mi dejar de morir a una planta en una maceta ya es falta de sensivilidad. Matar a un niño de dos semanas, diez semanas, ocho meses me parece una aberración humana,ningun padre es dueño de la vida de un hijo por mucho dolor que un hijo cause, el suicidio está penado por ley ¿que nos pasa?¿corremos sin razonar? valientes como el padre de Eluana gracias a Dios hay pocos, Hitler era un santo al lado de un hombre que deja morir a un hijo por no darle agua y comida, me da lo mismo que tenga un año, que diez, que cincuenta, eso es de cobardes y es ser un H. de la grandisima P., Eluana no era de su propiedad, era un ser humano que necesitaba ayuda.
No todo lo que molesta, estorba o te hace sufrir hay que dejarlo morir o matar. si así fuese ¿cunatas mujeres y hombres habria que dejar de darles pan y agua? Mátematicos todos, pensad solo a quien le hariais eso y multiplicad por millones, al final no habria hombres en el planeta.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Querido piyayo, suscribo todas tus palabras. Un abrazo

Anónimo dijo...

Yo respeto tu opinión, piyayo, pero te aseguro que dejaría de darle pan y agua a quien deba morir dignamente. Dios no ha creado la forma de alimentar o mantener mediante aparatos mecánicos a una persona. Eso es una labor de los hombres. Y como siempre yo no acepto toda la creación humana.Es solo una cuestión de conciencia y seguro que mi conciencia no es la tuya. Pero jamás se me ocurriría llamarte hijo de puta o tre compararia con hitler

Anónimo dijo...

Ah, se mo olvidaba decirte que valientes como el padre de Eluana hay muchos más de los que crees.

Lopera in the nest dijo...

Un biberón es un aparato mecánico que sirve para darle de comer a un ser humano. Y en muchos casos si no se utilizara ese aparato mecánico muchos recien nacidos morirían. Ningún ser humano debe adueñarse del derecho a la vida de otro ser humano.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Amigos, veo que el triste fallecimiento de Eluana os ha conmovido tanto como a mí. Según tengo entendido ella cerraba los ojos de noche y los abría de día. Era capaz de deglutir. NO estaba sometida a ningún tratamiento (a no ser que consideremos comer y beber un tratamiento). Era tan sólo una bella durmiente.

elpiyayo dijo...

Anonimo;¡Tu hablas de Dios?¿de dignidad?¿de valentia? ¿Dejar morir sin alimentos a millones de personas porque estorbaban en Alemania es de valientes?Si tienes un hijo drogadicto que tiene convulsiones y quiere suicidarse ¿tu dejarias de ayudarlo, de darle alimento?¿Stalin mató por el bien de su revolución a millones de personas que no querian su dignidad ) la que le sumisnistraban)para hacer a otros mas dignos¿fue un valiente?
Y contestame a esto ¿Eluana murió dignamente?¿su padre vive dignamente? ¿estás seguro de ello?
Perdona por llamar hijo de puta a Hilert y al padre de Eluana, pero yo nunca pondria mi vida, ni mi dignidad, ni mi pellejo a cargo de tan personajes tan dignos y me alegro que mi familia la dignidad la entiendan como dice el DRAE.
Es como tu dices, es problema de conciencia, yo mataria, descuartizaria al que tuviese la VALENTIA de desconectar a un hijo mio de una sonda que le da agua y comida, sin el mas minimo remordimiento, eso no se le niega ni a un perro que esté en el mas asqueroso estado de las perreras sin el pedirtelo, esperan que alguien se haga cargo de su dignidad y sino se les mete en una bolsa negra y al basurero.Eluana a sido tratada como un perro,su padre no queria que se hiciesen cargo de ella personas que si estaban dispuestas y su padre es el que la ha metido en la bolsa negra sin mancharse un dedo para no perder la dignidad. Pero si te digo, que si a mi me ocurriese eso aceptaria que me dejen morir, no por dignidad, ni valentia, sino por cobardia.
Perdona, pero si ves la pelicula de "La escafandara y la mariposa" tendrias otro punto de vista de la vida que nosotros no tenemos.

elpiyayo dijo...

Por cierto Anonimo, ¿quien decide el que debe o no morir dignamente?¿quien es el dueño de mi dignidad?¿quien es el dueño de mi vida?
No es una opinión, la vida y la muerte no se deciden ni el momento ni la hora, porque si asi fuese a mi me gustaria ser el que decide esas actuaciones.
Y lo llamé hijo de puta, por no llamarlo cobarde, hipocrita y criminal.
Tengo seis hijos, dos muerieron en un hospital con respiradores artificiales a los tres dias, es durisimo ver algo asi, luchar por vivir, no poder hacer nada y muy comodo decir que lo desconectasen, pero yo no podria haber dormido ni una noche en paz y jamás se me borrará de mi corazón esas imagenes y lo que me dijeron si los niños hubisen logrado vivir, le pedi a Dios que se los llevase y asi fue y arrepentido estoy de haberlo hecho, yo soy un COBARDE

Jesús Cotta Lobato dijo...

Piyayo, no te sientas un cobarde por haber dirigido a Dios esa petición: una cosa es pedir a Dios que ahorre sufrimiento y otra muy distinta creerte tú Dios mismo al creerte con el derecho de matar. Tú hiciste lo que cualquier padre que ame a sus hijos habría hecho. Hiciste bien. No fue cobardía, sino amor.