jueves, 4 de junio de 2009

Anticlericalismo


España es un país anticlerical hasta la náusea. Los anticlericales españoles, además, se enorgullecen de ello. Es el único odio con que uno queda bien.

A veces, cuando me encuentro con un sevillano anticlerical, me gusta soltarle: "Sevilla, sin iglesias, sería muy fea".

Cuando uno les pregunta a los anticlericales qué les ha hecho la Iglesia para odiarla tanto, casi siempre sueltan lo mismo: "A mí nada, pero..." y tras el pero sueltan una retahíla de tópicos insufribles que no tengo ganas de rebatir aquí.


Así que, igual que el problema no es la mujer sino el machismo, el problema no es la Iglesia, sino el anticlericalismo. A mí no me gusta el ejército ni el alpinismo ni la filosofía hegeliana, pero no soy antimilitar ni antialpino ni antihegeliano.


Ojalá en España hubiese más ateos no anticlericales, como en Italia o en cualquier otro país civilizado. Por desgracia, España es el único país del mundo con más anticlericales que ateos y católicos juntos.

44 comentarios:

Dyhego dijo...

Don Jesús:
Por el muchísimo respeto que usted me merece me voy a poner un esparadrapo en la boca, o mejor, una careta como la del Aníbal Lécter.
La "Iglesia" sirven en bandeja la comida de los "anticlericales".

1 neutonio fortísimo y cariñosísimo, Jesús; pero discrepo, y mucho.

Gerardo V. dijo...

Querido Cotta, yo me confieso anticlerical. lo soy y tengo mis razones personales y de peso que te comentaré mas privadamente. y tengo razones históricas como las de la guerra y postguerra española; discursos de sometimiento al poder político del momento, sometimiento a la sombra oscura de la culpa. Porque su vara de medir es distinta según de quien se trate y a su juicio le falta ecuanimidad, solvencia moral en muchos casos y raciocinio casi siempre. Porque no pregona a favor de la vida, porque se jacta de defender la vida y es mentira, porque se encierra en su casa sin perspectiva de la calle pero se mete en las alcobas ajenas(cosa que no le importa)y tapas sus alcobas propias que huelen a cerrado y muy mal. Soy anticlerical porque han sometido y someten la felicidad de mucha gente con ese control del pensamiento, soy anticlerical poque mienten a sabiendas que mienten,....
Pero como en todo hay personas religiosas, creyentes, practicantes practicantes y excepciones que merecen mi consideración y respeto más profundo. Un saludo Jesús
Gerardo

Suso Ares Fondevila dijo...

¿Y también con más clericales y clericalla? Sólo, inocentemente, pregunto. Porque, a lo mejor, tanto monta, monta tanto.
Lo que importa, de fondo, es las razones, verdaderas razones, que a uno le asisten, y no las meras fobias o filias irracionales, desatadas o sin fundamento.

Olga B. dijo...

Tontería el anticlericalismo tópico y típico... y tontería también no reconocer que la Iglesia, por desgracia, ha dado ideas y motivos como para alimentar a muchas generaciones de anticlericales. De acuerdo en que olvidan lo fundamental, pero eso mismo ha hecho la Iglesia muchas veces.
Que eso pase especialmente en España, igual tiene su explicación, Jesús, es que parece que lo consideres una "manía" que tenemos aquí. No seré yo la que ataque, ya que me suele tocar hacer lo contario, pero...

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Bueno, tienes razón. Pero debes saber que realmente los anticlericales no lo son. Es un tópico fácil y sin fundamente.

Y como dices, sus justificaciones son absurdas y a veces hasta desconcertantes.

Las definiciones que hacemos no son correctas. Y pienso realmente que son ateos, pero eso de decir una palabra larga, como que queda bien.

Buena entrada, buena. Como siempre.

José Miguel Ridao dijo...

¿Cómo no vamos a ser anticlericales, si somos antibéticos, antisevillistas, antimadridistas, antimonárquicos, antirrepublicanos, antitodoloquesenospongapordelante? Creo que hay anticlericales y también antianticlericales, los sentimientos a este respecto no han cambiado mucho desde la Guerra Civil. La excepción es el que respeta las otras posturas, somos un país de extremos, pero de extremos intolerantes, por detrás y por delante. Un abrazo.

Aquilino Duque dijo...

El anticlericalismo no es más que un antisemitismo vergonzante.

Gerardo V. dijo...

Aquilino; verguenza la de algunos curas y monjas y no tiene nada que ver con el antisemitismo vergonzante. No me gustan y nos porque sí porque razones tengo y si todos pensamos razones las encontramos, no hay que buscar, estan y muy a mano.
Gerardo

Ranzzionger dijo...

Con la Iglesia hemos topado con esta entrada, amigo Jesús. El anticlericalismo español tiene una larga tradición que se remonta al siglo XIX. Muchos achacan el anticlericalismo a la Guerra Civil y su postguerra, pero hay que ver la historia de España de ese terrible siglo para entender muchas de sus raíces. Hay un anticlericalismo de carácter ideológico e ilustrado que tiene que ver en comportamientos de la propia Iglesia católica, principalmente su jerarquía, como enemiga durante toda esa centuria de cualquier movimiento de progreso en España, pero también hay un anticlericalismo de carácter económico que viene de los procesos desamortizadores que comenzaron con Godoy y culminaron con la Revolución de 1868 y que, desgraciadamente beneficiaron a muy pocos.
Por cierto, me parece curioso, por no decir directamente inconcebible, más viniendo de quien viene, eso del antisemitismo de los anticlericales, porque, precisamente la Iglesia Católica durante mucho tiempo ha sido causante de ese antisemitismo, sólo hay que darse una vueltecita por la Iglesia de San Nicolás de Sevilla, acercarse a la nave del Evangelio y ver un pequeño altar del siglo XIX que cobija la imagen de Santo Dominguito del Val.
Para los que quieran conocer la historia de Santo Dominguito mirad este enlace
http://www.churchforum.org.mx/santoral/Octubre/2710.htm
En fin, quizás la iglesia debería hacer examen de conciencia y, los anticlericales más furibundos, ser menos radicales y más racionales, que, a veces, parece que actúan movidos por un dogma de fe.
Eso sí, Jesús, te auguro que con esta entrada puedes batir el record de personas que "posteen" en tu blog. Para superarla vas a tener que hablar de fútbol o sobre los toros.
Un abrazo.

Julio dijo...

Certifico lo que dices y lo aliño con las palabras de don Aquilino.
Me ha impresionado la imagen.

Miradme al menos dijo...

Yo me considero aticlerical porque he estudiado en un colegio de curas y sé cómo las gastan. Es lógico que, al generalizar, se acabe siendo injusto y seguramente lo sea.
Los tiempos han cambiado y el clero ya no se comporta como antes, pero ese sentimiento anticlerical aún lo mantengo.
Un saludo

tutusta dijo...

Estoy de acuerdo contigo, Jesús, aunque por razones diferentes.
Puedo entender el anticlericalismo del XIX y de parte del XX...
Pero la verdad es que me gustaría que este fuera un país realmente moderno, que mirara por su educación, formación y el espíritu crítico, y no éste que se conduce por ideologías carcas -nacionalistas, progres, fachas, antisemitas, anticlericales- y políticos que nos lanzan ideas-hueso y todos tan contentos, desayunándolos.
En fin... esto es lo que hay
Por favor, el que tenga traumas con la iglesia, que los supere y se haga mayor.

Dyhego dijo...

Señor o Señora TUTUSTA:
Permítame usted que le cuenta una cosa nada más desde la bitácora de don Jesús Cotta:
Tengo tres hijos (9,11 y 15 años) que no han hecho (ni van a hacer) la comunión. Estuvieron yendo a religión en el colegio (público)porque pensé que tampoco había nada malo en ello. Cierto día comentó el mayor que su maestra de religión le había dicho (entre otras sandeces) que si se moría no lo enterrarían en tierra sagrada. ¿Cómo se puede decir tamaña gilipollez a un niño de 9 años, que eran los que tenía entonces mi primogénito? Al día siguiente fue al cole y los cambié a los tres a actividades de estudia. Y con ganas me quedé de entrar a la clase de la dichosa señora y dedirle: y a usted la van a enterrar junto a las ratos, tonta del culo.

No sé si soy "anticlerical" o no, lo cierto es que los curas no me van a decir lo que tengo o lo que no tengo que hacer.
¡Ah! y me quito el sombrero ante los misioneros y misioneras, que son capaces de irse por esos mundos de Dios a intentar hacer el bien. Únicamente ante estos.

Los traumatizados son esos representantes de la Iglesia que les niegan la comunión a un síndrome de Down, pero se la dan a Pinochet; los que expulsan a una lesbiana de una cofradía pero mantienen en el pusto a un cura que les toca la p... a los monaguillos, etc, etc.
Un saludo.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Dyhego, la Iglesia, como todo en el universo, tiene cosas criticables. El paso injustificado es, a mi entender, ser por ello anticlerical.

Querido Gerardo, no dudo de tus razones personales y estoy ansioso de que me las cuentes con una cerveza por delante. Pero lo que quiero decir con esta entrada es que todos hemos topado con profesores insufribles, policías corruptos, militares prepotentes y curas hipócritas. Pero mientras que a nadie le da por ese motivo por ser antimilitar, antipolicía o anticolegio, a todos les da por ser anticlericales. ¿No será que hay un prejuicio que, como unas gafas selectivas, nos hace ver sólo el dato que corrobora el prejuicio?

Suso, creo que la clericalla es una especie en vías de extinción. La hubo, pero ahora, si la hay, casi me causa simpatía de tan raros que son. Al menos yo no estoy rodeado de clericales, sino de anticlericales orgullosos de serlo.

Olga, tienes razón, pero lo que no entiendo, como le decía a Gerardo, es por qué no somos antimuchas instituciones que han hecho cosas malas en España. Por otra parte, el mal al que te refieres es de la historia reciente, tras la guerra. Pero la Iglesia lleva en España dos mil años casi, en los que también ha hecho sus cosas buenas. Por eso, yo no digo que no haya que criticar lo malo donde uno lo vea, pese a quien le pese. Lo que digo es que en el caso de la Iglesia cualquier defecto que tiene justifica el anticlericalismo, cosa que no hacemos con los militares, los profesores, los médicos, las feministas, los deportistas de élite...

Javier, para unir tu pensamiento al mío, podríamos decir que son ateos porque primero fueron anticlericales. Un abrazo.

José Miguel, extremistas sí que somos, pero unos extremos llevaron a quemar herejes e iglesias y los otros no.

Aquilino, acaba usted de abrirme un poco los ojos. Cuando España echó a los judíos, comenzó la Iglesia a ser el nuevo blanco de los odios. Por cierto, estoy literalmente enamorado de su poema Despedida en otoño.

Ranzzionger, ya sabía yo que con esta entrada sería como una abeja zumbona. Pero a veces uno en el blog se siente asfixiado y me entran ganas de soltar cosas como ésta. En cuanto a que la Iglesia ha sido enemiga del progreso, habría mucho que discutir. Por poner un ejemplo, el observatorio astronómico del Vaticano es el más antiguo del mundo. Y personas como COpérnico, Newton y Leibniz eran profundamente cristianos.

Julio, la imagen es el Sagrado Corazón de Jesús que hay en la provincia de Madrid.

Miradmealmenos, el clero siempre se ha portado de tan distintas maneras como personas hay. NO dudo que los coles de curas antiguos fueran estrictos, pero me imagino que los coles antiguos que no eran de curas también lo serían. Los tiempos han cambiado para todos. Si los perdonamos a todos, ¿por qué no también a los curas? Así que te felicito por tu manga ancha.

Máster en Nubes dijo...

Jesús, apasionante tema, perdón por la longitud, yo en corto no sé.

Es cierto que hay anticlericalismo y que es algo que se da en nuestro país de un modo muy especial, con connotaciones propias, unas tradicionales que entroncan con nuestro pasado más cercano (la foto que has puesto da terror, pero da buena idea de lo que se quería y de qué se respiraba) pero también más lejano (otros lo han apuntado) y otras más nuevas que tienen que ver con la gilipollez reinante (y la falta de educación, la ignorancia histórica, cultural en general, la corrección política donde vale todo con tal de que sea meterse con la Iglesia que es lo moderno).

También creo que lo hay porque hubo clericalismo, mucho,y ahora, con todos mis respetos, se está derivando con la mejor de las intenciones pero con poquísima cabeza hacia otra forma de clericalismo. Lo digo como católica practicante.

Lo de poner a los obispos presidiendo el día de la familia me parece demencial. Y otras cosas me parecen demenciales pero no las voy a decir ahora.

Más. Creo que cabría “clasificar” el anticlericalismo en España o matizar sus formas para no meter a todos en el mismo saco (nuestros anticlericales no son como los yankis o los franceses que van de otra cosa aunque se solapen a vece, nosotros no hemos tenido un suelo con varias confesiones cristianas, o con judios... y otras cosas más que no tengo tiempom de entrar)

1. Gente que sale rebotada de colegios o educación y que no quiere volver a ver a un cura ni en pintura o por lo menos quiere verle lejos. Es un tema más teórico que a veces de fondo, porque de fondo mi idea –totalmente personal- es que en España la gente mayor de 30 años es “todavía” muy católica culturalmente hablando, no “doctrinalmente” quizás, pero sí sensorialmente y en otras cosas, en su visión de la vida. Yo leo bitácoras variaditas y alucino con "lo católicas" que son precisamente los que no van de católicos ;-)
Esta gente (como otros “anticlericales” menos de fachada, ver 2) lo son por un tema a menudo de trayectoria vital, habitualmente relacionado con la no conformidad en posiciones de moral sexual, algunos (dependiendo de la edad) respecto a posiciones de doctrina social, y, además, y sobre todo, por la vara que les han podido dar y otros temillas en los que no voy a entrar.
A veces son simplemente anti-cura y anti ir a misa, no mucho más.

2. Gente que intelectualmente ha hecho un proceso más de cabeza (aunque habitualmente se añaden las mismas circunstancias vitales que los anteriores) y considera que honradamente no puede estar dentro de la Iglesia, se declaran agnósticos o ateos (no como los anteriores que son anticlericales pero ca´tolicos ;-) y es posible que cristianos, pero no católicos, hay gente anticlerical que cree en Cristo, en Dios. Si rebasan los 30 o los 40, como los anteriores, suele suceder que con todo han mamado de las ubres de la formación católica de un modo u otro. Dependiendo del rebote, de la cabeza que tengan y de otras circunstancias, serán anticlericales más activos o menos, ,más de tertulia y machada o de obras ;-)

3. Gente que a río revuelto ganancia de pescadores, o sea, que les da igual, y que con coger el último slogan y no pensar mucho (y meterse con la Iglesia, los curas y el PP, así todo junto, pues les mola).
Son lerdos, no hay mucho que hacer aquí.
Aquí entran todos los indocumentados de los últimos años de la democracia, los que no tienen ni pajolera idea de quién era Moisés o de qué es una novicia, pero tampoco de la historia de su país y confunden el culo con las témporas.

Otro día hago la clasificación de los clericales y líneas afines, perdón por la extensión, Jesús.

Y por último: una cosa es que no te gusten los curas, otra que no te guste la Iglesia, otra que no creas en ella, que creas o no en Dios, en Jesucristo, etc. En 1 y 2 hay gente que simplemente aborrece de algunas cosas y reconoce otras, en el 3 son todos tontos y yo de los tontos no me ocupo.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Tutusta, suscribo todas tus palabras. No es tiempo hoy de anticlericalismos.

Dyhego, los pederastas están en todas partes, también entre los curas. Y las tonterías no las dicen sólo las profes de religión. Cambiaste a tu hijo de asignatura porque podías. Pero cuando las tonterías las dice el profe de filosofía o el de inglés, te las tienes que tragar, porque hay libertad de cátedra, también para decir tonterías. Y te aseguro que a mí los profes de filosofía y de inglés me han dicho cosas mucho peores que la que le dijo a tu hija la tonta de la profe de reli. Un abrazo.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Dyhego, la Iglesia, como todo en el universo, tiene cosas criticables. El paso injustificado es, a mi entender, ser por ello anticlerical.

Querido Gerardo, no dudo de tus razones personales y estoy ansioso de que me las cuentes con una cerveza por delante. Pero lo que quiero decir con esta entrada es que todos hemos topado con profesores insufribles, policías corruptos, militares prepotentes y curas hipócritas. Pero mientras que a nadie le da por ese motivo por ser antimilitar, antipolicía o anticolegio, a todos les da por ser anticlericales. ¿No será que hay un prejuicio que, como unas gafas selectivas, nos hace ver sólo el dato que corrobora el prejuicio?

Suso, creo que la clericalla es una especie en vías de extinción. La hubo, pero ahora, si la hay, casi me causa simpatía de tan raros que son. Al menos yo no estoy rodeado de clericales, sino de anticlericales orgullosos de serlo.

Olga, tienes razón, pero lo que no entiendo, como le decía a Gerardo, es por qué no somos antimuchas instituciones que han hecho cosas malas en España. Por otra parte, el mal al que te refieres es de la historia reciente, tras la guerra. Pero la Iglesia lleva en España dos mil años casi, en los que también ha hecho sus cosas buenas. Por eso, yo no digo que no haya que criticar lo malo donde uno lo vea, pese a quien le pese. Lo que digo es que en el caso de la Iglesia cualquier defecto que tiene justifica el anticlericalismo, cosa que no hacemos con los militares, los profesores, los médicos, las feministas, los deportistas de élite...

Javier, para unir tu pensamiento al mío, podríamos decir que son ateos porque primero fueron anticlericales. Un abrazo.

José Miguel, extremistas sí que somos, pero unos extremos llevaron a quemar herejes e iglesias y los otros no.

Aquilino, acaba usted de abrirme un poco los ojos. Cuando España echó a los judíos, comenzó la Iglesia a ser el nuevo blanco de los odios. Por cierto, estoy literalmente enamorado de su poema Despedida en otoño.

Ranzzionger, ya sabía yo que con esta entrada sería como una abeja zumbona. Pero a veces uno en el blog se siente asfixiado y me entran ganas de soltar cosas como ésta. En cuanto a que la Iglesia ha sido enemiga del progreso, habría mucho que discutir. Por poner un ejemplo, el observatorio astronómico del Vaticano es el más antiguo del mundo. Y personas como COpérnico, Newton y Leibniz eran profundamente cristianos.

Julio, la imagen es el Sagrado Corazón de Jesús que hay en la provincia de Madrid.

Miradmealmenos, el clero siempre se ha portado de tan distintas maneras como personas hay. NO dudo que los coles de curas antiguos fueran estrictos, pero me imagino que los coles antiguos que no eran de curas también lo serían. Los tiempos han cambiado para todos. Si los perdonamos a todos, ¿por qué no también a los curas?

Jesús Cotta Lobato dijo...

ATENCIÓN, invito a todos a leer el comentario de Máster en Nubes. Creo que es el más lúcido, completo y claro que he visto jamás sobre este asunto, y todo lo ha soltado de un golpe, como quien no quiere la cosa. Un beso muy fuerte, Máster.

Dyhego dijo...

Apreciadísimo JESÚS (te lo digo con el corazón en la mano porque me caes francamente bien):
Cuando mis hijos (te aclaro que los tres son varones)me han preguntado si era pecado no hacer la comunión les he dicho que pecado es asesinar, robar, mentir, aprovecharse del débil y joderles la vida a los demás. No admito que el papa me diga si he de utilizar o no preservativo de la misma manera que no les admito a las feministas que me digan que tengo que decir padres, madres, tutores, tutoras, alumnos y alumnas; del mismo modo que no les admito a los pedagogos que me digan que lo que tengo que hacer en clase; ni a los psicólogos que tengo que explicarle razonadamente a un bebé de 1 año que no tiene que meter los dedos en los enchufes porque se hace pupa.
Se trata de que no se metan en mi vida porque yo no me meto en la de nadie, así de sencillo.
Yo no estoy de vuelta de nada porque, entre cosas, casi no he ido a ningún sitio, pero como dice Jesús: una cosa es predicar y otra dar trigo.
Y para terminar dos anécdotas:
1) Las imágenes de unos sacerdotes dándose estopa en la iglesia del Sepulcro en Belén (Israel)
2)Mi madre se llamaba Fuensanta, como la patrona de Murcia y cuando la estatua de esta Virgen está en la catedral y bajo a la ciudad por cualquier motivo me gusta estar un ratico en silencio, sentado en el último banco. Ni rezo ni nada por el estilo, simplemente lo hago porque mi madre era devota. Tampoco es que necesite estar allí para acordarme de mi madre, claro está. Lo hago y punto. La última vez salí indignado porque no había misa, ni rosario, ni novena, ni triduo ni petatriduo ni ninguna cosa de esas, pero un cura cogió un micrófono y se puso allí a hablar y hablar y después se puso a cantar con una voz horrísona y desafinada. Un espanto. Y como yo sólo buscaba un poquico de silencio y tranquilidad y ni allí lo podía encontrar, me dieron unas ganas locas de meterle el micrófono al cura en... las orejas (no vayas a pensar mal jejeje).
Perdón si me he excedido, Jesús.
1 neutonio romano

José María JURADO dijo...

¿España anticlerical? ¿Qué dices? Antitaurina puede, anticlerical ¿cuándo?

:-)

Jesús Cotta Lobato dijo...

Querido Dyhego, habría estado justificado que le metieras el micrófono en la boca, porque uno va a la iglesia a buscar paz o a charlar con Dios. Y estoy de acuerdo en todo lo que dices. A mí tampoco me gustan los que intentan dirigirme la vida, pero mientras que antes la Iglesia tenía poder para entrometerse en tu vida, ahora no lo tiene. Con no hacerles caso basta. Sin embargo, de las pedagogerías y de las feministadas que, al menos en mi comunidad, me obligan a decir en los documentos oficiales niños/as, sí que no podemos escapar. Un abrazo

Jesús Cotta Lobato dijo...

Ah Dyhego, y respecto a los consejos que has dado a tus hijos me parecen los más acertados del mundo. Los suscribo de cabo a rabo.

José María, algún día hablaremos de los antitauricales, que incluso tienen un partido político. Un abrazo.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Después de leer a Aurora (Máster), poco más puedo añadir. Está claro que es un asunto que levanta pasiones. Mis relaciones personales con miembros de la jerarquía han sido siempre buenas, tal vez porque he tenido mucha suerte (o tal vez porque estadísticamente es más fácil eso que lo contrario) y no he tenido que salir rebotado. También porque creo que he sabido distinguir entre actitudes individuales o históricas erróneas y el fundamento propio de la religión. Es decir, que haya un cura pederasta no quiere decir que todos los curas lo sean. Si fuera así, la profesión que esté libre de pecado que tire la primera piedra. Que la iglesia, en su día, no condenara el holocausto es una barbaridad, pero quiero creer que en la actualidad (y ya pidió perdón) no volvería a pasar, porque de la Historia se aprende.
Con todo, a la iglesia no le vendría mal una fuerte evolución en algunos aspectos: hoy tenemos una iglesia de abuelos y para abuelos y no creo que sea esa la situación ideal.

Un abrazo.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Juan Antonio, ésa era la médula de lo que yo quería transmitir. Sin embargo, opino que la evolución de la que hablas no se ha producido ni se producirá, salvo en el ropaje y las formas. Si se produjera, la Iglesia sería otra cosa. Es más, veo bien que no se produzca. Así sólo se mantendrán en ella los que quieran estar. Da igual que seamos pocos. Lo importante es que no estén en la Iglesia, como en el pasado, por conveniencia social o porque no había otra cosa.

Ranzzionger dijo...

Cuando dije lo de la Iglesia y el progreso me referí, preferentemente, al siglo XIX y a España. Sé, por supuesto, que generalizar acarrea una enorme injusticia, pero también, que hay que hacer un análisis a partir de un comportamiento mayoritario y significativo, si no, no podríamos elevar ningún tipo de teoría histórica, porque de excepciones están los comportamientos llenos. Así, no podríamos jamás decir, vaya mierda de políticos que tenemos, porque algunos válidos hay. O la justicia en este país es un cachondeo, porque a veces funciona; o en la seguridad social las urgencias están colapsadas, porque una vez a mi madre la atendieron con diligencia. Por eso, insisto, el comportamiento de la jerarquía eclesiástica y de una parte importante de la institución en el siglo XIX en españa, fue enemiga del progreso, con excepciones, claro está. Por lo demás, estoy en parte de acuerdo con Master en nubes, que ha hecho un análisis muy racional. Contra el anticlericalismo actual, bueno, educación, democracia y también respeto por unos y otros, que no se convierta en un tema en el que una discusión pueda suponer una agresión con la enciclopedia o el hisopo.

Gerardo V. dijo...

A Quien me excluye no lo admito, sea hijo de quien sea o haya bebido de la teta que fuera, lo demás es cosa de masoquismo o cosas del limbo (término religioso mamado de la "santa madre". Abobino del pensamiento único por totalizador y mezquino sea cual sea su color religioso o político. Detesto la fuerza que arrasa y destruye, el pensamiento simplista que se entretiene juzgando y no da razones, el pensamiento intransigente inamovible, el celo por la ambición desmedida a costa de lo que sea y sin embargo, también creo que todo tiene una causa una razón que lo explica aunque no lo justifique.
otro saludo Jesús.
Gerardo

El Africanito dijo...

Bueno iba a ecribir algo sobre el tema.
Yo me considero católico e intento poner en obra en todo lo posible lo que Jesús predicaba, eso no me hace perfecto, como tampoco lo han sido ni son los que a lo largo de la historia la han dirigido. Lo que quiero decir es que la iglesia es mucho mas que la casa de un cura y que no boy a ser mas o menos católico ni perder mi fe, ni guardar rencor, por que dentro de ella hayan existido y existan personas indeseables.

no me explico como vosotros pero algo he dicho,

unn saludo mu apretao

Suso Ares Fondevila dijo...

Jesús, de acuerdo contigo: Máster, una vez más, Maestra, lo ha dicho todo con una clarividencia asombrosa.

Gerardo V. dijo...

Rectifico: Hay que huir de los fundamentalismos; DE TODOS porque falta autocritica y son totalitarios.
Gerardo

Jesús Cotta Lobato dijo...

Pues sí, Ranzzionger, tu análisis también ha sido bastante racional. Y me ha convencido, la verdad. Poco más tengo que añadir.

Gerardo, pues el caso es que también estoy de acuerdo con tus últimas intervenciones. Tal como lo presentas, yo también abomino de quien me condena, siempre que sus razones, racionalmente, me parezcan injustas. Un abrazo para ti, muy fuerte.

Suso, esta entrada la tendría que haber escrito ella y no se habría armado el follón que hoy se ha armado aquí. Un abrazo.

Africanito, lo has expresado muy bien. Eso es lo que yo quería decir. Si a mí me gusta el Real Madrid, no voy a dejar de ser madridista porque estén los ultras. Un abrazo mu apretao también para ti y a ver si nos vemos este verano.

Mery dijo...

Muy muy cierto lo de los tópicos insufribles.
No hay nada peor para desprestigiarse a sí mismo que soltar tópicos endebles y frases hechas y requetesabidas.
Ahora que dices, me he dado cuenta de que los anticlericales mas tenaces poseen espíritus muy primarios. No sé si me explico (y no quisiera ofender a nadie).

Un beso, Jesús

JESUS FIDELIS dijo...

Totalmente de acuerdo con tu entrada Jesús.
Yo también he ido a un colegio de frailes toda mi vida, he visto como muchas veces les difamaban, les acusaban de auténticas barbaridades, y de verdad, yo nunca las vi.
Esta España tiene una enorme tradición anticlerical y cainita.
Está de moda rajar de la Iglesia, llamar al Papa fundamentalista y acusarles de abusos de todo tipo.
¡Qué poco nos acordamos de otras labores de esta Iglesia!
Qué poco conocemos de estos hombres, que llegan al final de sus días sólos y con el amargo regusto de no acabar de haber sido ese buen pastor que les hubiera gustado.
Los curas, son hombres, y muchos de ellos hombres buenos.
La Iglesia, somos todos los bautizados, no nos es algo ajeno, la historia es historia.
Lo que está claro es que la "progresía" acuña clichés con mucha facilidad y el punto de mira gira entorno a tres ejes: familia, religión, patria.
Ya lo hizo Mao.

ReyVindiko dijo...

¿Es un tópico decir que la universidad nació en la Iglesia, que el saber lo atesoró y lo transmitió la Iglesia, que el arte estaría mutilado sin la Iglesia? Creo que estas frases -afirmadas, no como preguntas, por muy retóricas que sean- son una estupenda piedra de toque para conocer a un anticlerical: si el oyente se cabrea directamente, se pone a la defensiva sin plantearse qué hay de verdad en esas aseveraciones, nos encontramos con un anticlerical; si el que escucha, se calla sorprendido y se plantea que ha topado con alguien que le lleva la contraria no siendo cura, este es de los que se deja llevar.
La verdad es que, teniendo 37 años, los curas que he conocido eran todos vocacionales, y eso ya dice me dice mucho a favor de una persona.
Y para terminar de echar leña al fuego diría que , desde luego, si fuese pederasta no me metería a cura, si acaso a pediatra o directamente a violador.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Aurora, un día redondo. Mujer.

Te leo y...

Abrazos a todos.

Dyhego dijo...

Don Jesús:
¡Hoy nos ha hecho usted trabajar de firme!
Me he leído todas las entradas y todos conservamos nuestras convicciones, pero es bueno conocer otros puntos de vista.
Un saludo. Mañana, ponga usted deberes más fáciles.
1 neutonio.

churricos dijo...

Entre tanta concurrencia, voy a dejar mi modesta opinión.
Para mí, el optar hoy en dia por una u otra opción religiosa, afortunadamente en nuestro pais es algo totalmente voluntario.
La iglesia catolica tiene sus convicciones, y quién se dice pertenecer a ella, deberia de ser consecuente.
Lo que mas gracia me hace de los llamados "anticlericales", es que, estoy seguro de que, muy pocos, por no decir ninguno, han solicitado que les excomulgen de lo que se sienten tan avergonzados.
En mi caso, cuando soy socio de algo en lo que no creo, ya sea por sus ideas o por sus actos, me doy de baja, y todos tan contentos. Cosa que creo no es demasiado frecuente entre los "catolicos desencantados"
No quiero ser abogado del diablo, pero a mi entender, las cosas son basante mas sencillas de lo que parecen. Con lo que a hablar menos y a actuar más.

Un saludo sr. Cotta.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Mery, coincido contigo. Y te invito a leer el análisis que Máster en Nubes hace en su comentario.

Algún día, tocayo, tendremos que hablar de la familia y la patria.

Dyhego, casi me he arrepentido de esta entrada de hoy. Pero, bueno, ha estado bien. Lo que está claro es que es un asunto con el que la gente se enciende.

Pues Churricos, estoy de acuerdo. Si tan espantosa les parece la Iglesia, que se desapunten.

Mery dijo...

SI, Jesús, he leído el desgrane que hace Master al asunto y está muy acertada. Resume el meollo de lo que debemos pensar con el máximo sentido común.

Quería decirte también que la foto del Cerro de los Angeles viene de perlas a todo este debate. Nada mas bárbaro y carente de lógica que apuntar y disparar a un Sagrado Corazón. Ni la imágen íba a morir por ello ni el simbolismo es de recibo.
¡Disparar a un corazón! No hay nada mas inhumano.
Ni las bestias del campo harían semejante sinsentido.

Un abrazo de mañana

Jesús Cotta Lobato dijo...

Mery, ahora que lo dices, ni las bestias del campo. Un abrazo de mañana.

Dyhego dijo...

JESÚS:
No debe usted arrepentirse de esta entrada. Es bueno debatir.
No es fácil "desapuntarse" de la Iglesia (ella misma lo impide).
Siga usted "provocándonos".
1 neutonio.

Mery dijo...

Dyhego ¿no puede uno declararse apóstata, sin mas?
Ahora que lo dices ¿cuáles serían los trámites para salir de la Iglesia?
Un abrazo

Dyhego dijo...

Mery:
No tengo información completa al respecto sino lo que he visto en los telediarios: gente que intento "apostatar" pero que los obispados no atendían las peticiones o algo así. Ya digo, este tipo de información la dan en plan titular y luego no la desarrollan con rigor.
Lo que sí sé es que el nº de católicos de España se basa exclusivamente en el nº de bautizados (y con porcentaje se calculan las ayudas a la Iglesia y demás cuestiones económicas). No sé más al respecto, señora/señorita Mery

Jesús Cotta Lobato dijo...

Tercio en esta charla para decir que en España es legal apostatar y para eso hay que enviar un papel a la Iglesia (hay páginas webs de apóstatas forofos que lo explican muy bien). Y entonces deja uno de figurar como oficialmente católico, lo que por lo visto debe dar una gran felicidad. Eso sí, la Iglesia no puede retirarte la gracia del sacramento del bautismo, porque esa gracia la dio Dios, no la Iglesia. El problema del apóstata es que si luego se enamora de una católica no se puede casar por la Iglesia ni puede recibir exequias religiosas, porque la apostasía supone que el apóstata abjura públicamente de cualquier relación con la Iglesia. Un abrazo a los dos.

Mery dijo...

Gracias, Dyhego y Jesús. No es que una esté interesada en declararse en apostasía, pero es curioso pensar cómo debe ser el proceso.

Jesús, nada de arrepentirse de una entrada tan fructífera, ya lo ves. Nosotros encantados de entrar en debate.

Un abrazo y buen fin de semana a todos