miércoles, 24 de junio de 2009

Tapones y sillas de ruedas

Una mujer a la que tenemos mucho aprecio nos pide que le demos todos los tapones de los cartones de leche o de zumo que vayamos gastando, porque asegura que, una vez reunida cierta cantidad, ella la entregará no sé dónde y entonces le darán una silla de ruedas para paralíticos, que ella quiere donar para quien la necesite, porque esas sillas son muy caras.

Algunos me dicen que eso es cierto y otros me dicen que se trata de una leyenda urbana. Como a mis taypico años ya soy un tanto escéptico, me inclino a pensar que no hay en el mundo ninguna institución con la peregrina idea y dedicación de contar tapones para regalar sillas de ruedas. Pero como a la vez siempre he admirado a las buenas personas, le entrego quincenalmente mi remesa de tapones y la de otras personas que, enteradas del caso, me entregan la suya.

Sería muy bello que, haciendo una cosa tan sencilla, podamos conseguir algo tan valioso como hacer que un minusválido sin recursos pueda en algún lugar del mundo ir por la calle sin arrastrarse.

En todos los que reúnen tapones con ese cometido hay una creencia natural en la bondad humana. El mundo es un poco menos estúpido y menos malo si sumando tapones los tullidos y los minusválidos pueden pasear por las calles.

Así que en ésas estoy: reuniendo tapones para matar mi escepticismo. Así me hago la ilusión de que soy yo, al menos en la intención, el padre que tanto quiere a su hijo en este vídeo:
http://www.youtube.com/watch?v=_tWnFNDAZ1c

En fin, hoy estoy muy lacrimógeno.

23 comentarios:

Juanma dijo...

Ese anuncio es maravilloso, sí señor...

Un abrazo, querido Jesús.

Dyhego dijo...

1 neutonio, don EPIFANIO.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Pues yo estaré también lacrimógeno, porque el vídeo es tela, tela. Gracias, Jesús.

Blanca dijo...

Según la leyenda urbana (o no leyenda, pero es un asunto taaaan sospechoso...), es un kilo o dos de tapones para que te den la silla de ruedas...
Aunque hay muchas variaciones... yo he llegado a escucharlo hasta con las tapas de los yogures!

Un saludo.

maite mangas dijo...

Tocada y hundida, Jesús.
Un abrazo y gracias.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Juanma, Dyhego, Juan Antonio y Maite, yo pensaba que conocíais este famoso vídeo. Me alegro de que os guste.

Blanca, lo de las tapas de los yogures también lo he oído y como a ti me suena también muy sospechoso. El primero que se entere de si es verdad o mentira, que informe.

Olga B. dijo...

Yo recuerdo que hubo un tiempo que reuníamos las cintas doradas de los paquetes de tabaco. Las recogía una compañera en la universidad, y era en teoría para lo mismo. No sé si era cierto... pero fue la única vez en que fumar servía para algo bueno.
El vídeo, impresionante.
Un abrazo.

lolo dijo...

Y anillas de latas.

No sé si lo importante es la silla de ruedas o el tesón en conseguir lo aparentemente imposible.

Alejandro Muñoz dijo...

El mundo sigue en pie gracias a esa gente que se empeña en reunir tapones.

Ángeles dijo...

Yo no tengo ese coraje, en todo lo relativo a la enfermedad de mi hija siempre acabo llorando,y eso que ella puede llevar una vida normal.
Un saludo

Ladrón_De_Versos dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ladrón_De_Versos dijo...

Con esta clase de propuestas, muy dadas en el siglo XXI, el mundo se transforma en algo mejor, más humano.

El vídeo me ha hecho llorar por la emotividad de las imagenes y por la música que lo acompañaba.

Un padre todo fuerza, todo valor y todo coraje.

Cambiando de tema... qué hijos de puta son los de la tabacalera y los del gobierno, me he dado cuenta de que el tabáco que más han subido es la picadura, es decir, el tabáco de liar; claro, como se han incrementado en este tiempo las ventas de este tipo de tabáco y como son poco tontos pues nos joden por donde quieren y más. En fin, que he tenido que comprar el tabáco de liar más barato (ya no puedo permitirme el aromático) y la marca que he comprado solamente lleva 30 gramos, que en comparación con los 40 gramos que llevaba el que fumaba antes... Estoy planteandome seriamente el dejar de fumar poco a poco.

Muy buenos días Jesús y muy buena la entrada de hoy.

Miradme al menos dijo...

yo desconozco si realmente es cierto, pero el verano pasado en Rota (Cádiz) todas las farmacias y centros culturales publicitaban a una ONG que los recogía para dicha empresa. Así que mi familia consagró una bolsa de plástico para almacenar toda clase de tapones: agua mineral, leche, horchata, lejía, etc.
Lo cierto es que cada semana teníamos que llevarla a la farmacia. Imáginate cuántos tapones podemos utilizar.
un abrazo, Jesús.

Julio dijo...

Reúnelos, Jesús. Ante la duda, merece la pena.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Olga, yo que tú les pasaba la idea a las empresas de tabaco. Si se convierten en benefactoras, los fumadores atormentados como tú y yo nos atormentaremos menos.

Lolo, supongo que lo importante es el valor moral de quien se preocupa por no tirar las anillas de las latas.

Alejandro, ojalá fuera verdad: ese optimismo existencial es el que nos permite trabajar para el futuro.

Ángeles,nadie sabe cuánto coraje tiene. Tampoco sabemos cuánto lloró ese padre. Ahí sólo lo vemos sorteando obstáculos en unos días de su vida. No hay que compararse. Cada uno ama y hace lo que puede. Yo también soy de los que lloran y se derrumban.

Ladrón, yo fumo Samson y ha pasado de tres euros a tres cuatro y medio. También me estoy planteando dejar el vicio: esto de pagar impuestos voluntariamente porque soy adicto no me va.

Miradme, entonces algo de verdad debe haber.

Julio, ya tengo una bolsa llena.

Ruben M. M. dijo...

Jesús, desde hace tiempo pienso que la finalidad principal de la vida no es otra que ser buena persona.
Un abrazo.

P.D.: Recordemos aquí a San Agustín... "Ama y haz lo que quieras."

Jesús Cotta Lobato dijo...

Rubén, entonces pensamos igual. Las demás obligaciones sobran o son meramente decorativas. Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Buen video, y buen post, Jesús.

Una cosa, conozco a otra mujer igual, lo que ocurre es que las botellas que tengo en el frigorífico, ya no tienen tapones.

Dicen que ha puesto una ortopedia.

Anónimo dijo...

Bueno lo que yo creia broma era lo de Canora, lo de las fulanas era de esperar, Espronceda, Lope de Vega; Becquer,etc.. y como no el olor a lupanar, es denso, pegajoso y apaga el olor de las flores frescas, pero....sino hay otra cosa

Jesús Cotta Lobato dijo...

Javier, pues sí que debió reunir tapones.

Anónimo, no conozco el olor a lupanar. Sólo el de la flor fresca.

Alejandro dijo...

Cuando tenga un millón (...de dólares claro esta), regalare una silla de ruedas a un niño minusválido por cada cien mil volantes de campaña electoral que logre reunir la comunidad, así es@ chic@ podrá salir a disfrutar de una calle un poco mas limpia.
El papel reunido será reciclado y convertido en papel higiénico que será donado a las familias mas necesitadas de este país para que hagan buen uso de él.
Vamos Jesús, un empujón más que aquí no dejan de fumar los valientes, sino los tercos de corazón, un abrazo

Jesús Cotta Lobato dijo...

Alejandro, mi mayor problema para dejar de fumar es que soy un forofo de El señor de los anillos, cuyos protagonistas fuman en pipa. Me imagino como ellos y me siento incapaz de abandonar el vicio. Quizá esa sea la excusa para no dejarlo. En el fondo me falta el convencimiento absoluto y no sé qué hacer para tomar la firme determinación de abandonar esa droga. Por cierto, me ha gustado lo de convertir el papel de la campaña electoral en papel higiénico.

Mery dijo...

Hay que ver, desde mi juventud vengo oyendo cosas parecidas a esa de los tapones. Había algo sobre los bolígrafos BIC que ya no recuerdo bien.

Sea como sea, haces bien, no lo dudes.

Un beso