domingo, 21 de junio de 2009

Incoherencias de los grandes frente a los pequeños

Alejandro Muñoz y yo hemos quedado en confesar esas incoherencias de los adultos ante los niños, expertos como somos en inclumplir a veces las normas que les enseñamos. No sé yo en cuántas coincidiremos los dos. Así que hala, a confesar tocan, los dos a la misma hora y el mismo día.

1. Suelo decir a mis alumnos y a los niños en general que, si alguien les pega, se lo digan a la seño, sin tomarse la justicia por su mano. Pero otras veces me hierve la sangre y les digo que, la próxima vez, devuelvan bien la bofetada. Y nunca tengo claro qué demonios les tengo que decir.

2. Después de adoctrinar a mis hijas en lo peligrosísimo que es cruzar un semáforo en rojo, yo soy el primero que, cuando no hay coches por ningún sitio, lo cruzo en rojo. Y ellas me detienen escandalizadas.

3. En días de fiesta y barbacoa, suelo procurar que los niños no piquen entre comidas, eso sí, con una cerveza en la mano y picando cualquier cosa.

4. A los niños les raciono la coca-cola y las chuches. Pero a veces he llegado piripi a casa. Y fumo como un carretero. Tanto cuidar de su salud para acabar dando este espectáculo.

5. Procuro racionarles a los niños sus horas con la nintendo, pero estoy enganchado al blog y yo sí que no tengo tino.

6. Les digo que primero hagan los deberes y luego jueguen, mientras a mí se me amontonan exámenes sin corregir porque estoy intentando cuadrar no sé qué soneto.

7. Cuando mis hijas están absortas en un libro o en un juego y les hablo y no responden, a veces me enfado. Pero ellas a mí, cuando estoy escribiendo, leyendo o blogueando, me tienen que llamar no una ni dos, sino diez veces.

8. Hay por ahí más incoherencias, pero quedo tan mal con ellas, que me las reservo.

Después de todo eso, espero que mis hijas me quieran porque sí, no porque haya sido un padre ejemplar.

36 comentarios:

Ladrón_De_Versos dijo...

Muy buenos días Jesús.

No es nada fácil vivir como se piensa.

Así es, muchas veces incumplimos dando malos ejemplos.

Saludos poéticos!

PD: Que no jodan los del gobierno... ¿Dónde coño has leído que han subido el tabáco por nuestra salud? De ser así... ¡Que lo quiten de una vez por todas! Con 3 meses sin tabaco seguramente dejaríamos de fumarlo, pero proliferarían los contrabandismos y ect...

Ladrón_De_Versos dijo...

Por cierto, me encantaría ser profesor de filosofía.

Tengo 28 años y me gustaría estudiar a través de la UNED humanidades y filosófía y letras.

Me gustaría... pero con lo debil que soy de voluntad.

Nada, lo dicho, buen post, se nota que meditas sobre las incoherencias de tu vida y eso siempre es bueno.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Ladrón de versos, muy buenos días. Hace menos de una semana le preguntaron al Presi por qué subía el tabaco y el petróleo, y respondió que para que la gente fumara menos y fuera más ecologista tomando el transporte público. Por eso dije, con ironía, cuánto nos quiere el gobierno que tanto nos cobra por el vicio. Si algún argumento me puede ahora para dejar de fumar, es no darle tanto dinero al gobierno.

Tú no necesitas ser profe de filosofía. Mejor que enseñarla es vivirla y compartirla con amigos o en tus escritos o como sea. Pero puedes ir haciendo dos o tres asignaturas anuales, si crees que no podrás con todas las de un curso. Un abrazo.

Ladrón_De_Versos dijo...

Bueno, profe de "Filo" no... tampoco es eso, pero que sería un cargo agradable.

Es preferible vivirla y compartirla con amigos o en escritos.

Saludos poéticos!

(Leyendo a Cioran)

JESUS FIDELIS dijo...

¡Qué buenos son los responsables del gobierno!...Siempre mirando por nuestra salud e intereses. Incluso aunque no queramos.
Bueno, a la entrada de hoy...¡magnífica!, me ha encantado.

Capitán Paralelo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Capitán dijo...

Qué barbaridad, entre Alejandro y tú me habéis puesto un espejo enfrente.

Saludos

Rosna dijo...

Ohaioooo !!!! Cotta san ... que entrada maravillosa , honesta y sincera y sus hijas seguro que lo adoran . No se preocupe ponga un día en donde se permita hacer locuras y almorzar o cenar comida chatarra ,una jambagu ... o pizza lá ...mmmmmm heladosssssss , jugar en la play ellas-os son expertos , ver las peli de Disney mientras devoran pipocasssss ñam ñam ... uhyyyyy me he descubierto en su Bitácora porque eso lo hago con mis sobrinitossss ,no les digo nada intento acompañarlos y le mostramos el peligro .
Feliz Domingo y cometa locuras con sus princesitas , la vida se vive solo una vez .
Buen inicio de semana
Rosna

Juanma dijo...

(estoy algo perdido en un punto contigo: ¿continúas fumando o conseguiste dejarlo?)

Yo me temo que estoy a punto de entrar también en estas incoherencias (las tuyas, las de Alejandro y las mías propias, que ya contaré). Por ahora, como son tan pequeños, puedo prometer y prometo.

Un fuerte abrazo.

Gloria dijo...

¡Qué difícil es ser coherentes cuando pretendemos educar! ¿verdad?. El secreto está en ponernos en su lugar, meternos en sus cabecitas y en su sentir, intentando recordar el niño que fuimos.
En el primer punto, sobre la violencia, pienso que lo estás haciendo bien, por lo general hay que enseñarles que no deben vengarse, que hay que buscar a alguien imparcial para que medie, pero por otro lado, ciertas personitas no son conscientes del daño que hacen hasta que lo sufren en sus propias carnes, y sólo dejan de agredir cuando alguien le devuelve la bofetada.
Fiestas y barbacoas. ¿Cómo te sentirías si alguien te prohibiera picar y beber entre comidas estando de fiestuqui? pues así se sienten ellos.
Estoy con Rosna, de vez en cuando hay que darles el gustazo de saltarse las normas y divertirse a lo grande. Feliz domingo.
Gloria.

Frente-Pequeña dijo...

Lleagará el día en que las niñas se den cuenta de las incoherencias de sus mayores. En ese momento se habrán hecho adultas y se reirán y dirán: ¿Te acuerdas cuando papá decía...?
Que no sigas tus propios consejos no quiere decir que estos no sean buenos, además tampoco hay que hacer como Sócrates. Ser tan coherentes nos vuelve muy rígidos y nos resta libertad, al menos así lo veo yo. Besitos tito.

José Miguel Ridao dijo...

Me identifico plenamente con todas las referentes al blog. Me alegra saber que no soy el único, a ver si sigue saliendo gente del armario. Un abrazo.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Sí, Jesús, gracias a ZP seré más feliz, fumaré menos y cogeré más el autobús.

Capitán, vaya, estamos cortados por el mismo patrón.

Rosna, las cometeré, para que vean que sigo siendo tan inconstante e incoherente como un niño.

Juanma, dejé de fumar siete días mal contados y he vuelto al vicio. Ahora soy un fumador atormentado.

Gloria, me alegro de que compartas mi postura sobre si devolver o no la bofetada. En cuanto a lo de picar, a partir de ahora los dejaré picotear en fiestas cuanto quieran (de todos modos, nunca he sido muy fundamentalista en eso).

Frente Pequeña, en lo de Sócrates coincido contigo: se ve que los Cotta acabamos pensando así cuando pasamos la adolescencia. La vida y los principios rígidos están reñidos. Un beso, sobrina.

José Miguel, ya irán saliendo del armario y formaremos un colectivo.

lolo dijo...

¿Incoherencias...? Me parecen más importantes las referencias. Las primeras hacen referencia a las normas, las segundas al cariño.

El cariño nada tiene que ver con la perfección. Más bien al contrario.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Lolo, qué bien has expresado lo que yo no sabía explicar. Vivan, pues, las referencias. Abajo la perfección y arriba la humanidad.

Blanca dijo...

Creo que esas incoherencias se producen porque los padres quieren lo mejor para sus hijos y educarlos bien... y para eso deben "esconder" las excepciones que confirman la regla... Total, ya se darán cuenta ellos solitos...

Jesús, soy Helena, que he huido de mi antiguo blog y mi antigua identidad, vamos, cambiar de aires un poco. (Aunque el blog destrozacuentos sigue activo).

Un saludo, espero verte mañana en el salón de actos por la tarde, viendo la obra de teatro.

Llorante dijo...

No sólo hay contradicciones entre lo que hacemos (y hacemos enfáticamente), lo que decimos e incluso lo que pensamos. Todos incurrimos en casi las mismas contradicciones (ni me quiero imaginar las que no dices, pero es inevitable, jajajajajajaja). Mi madre nos pide que no digamos "groserías" en la mesa, efectivamente no los pide con "groserías". Dice que nos partirá el alma si nos llega a ver fumando en su presencia: con un cigarro en la mano...
Me encanta leerte... somos tan humanos, maravillosamente humanos..

Ladrón_De_Versos dijo...

Vaya acuerdo el de las religiones, todas buscan la salvación; este razonamiento sin mucho esfuerzo te puede hacer ver y sentir que la religión existe porque el hombre perece; ante esto, uno solamente puede gritar a oleadas de convicción:

!ojalá exista Dios! (Fe dudosa),que manifiesta deseo e inquietud.

!Dios existe! (Fe esclarecedora), que manifiesta sapiencia y confianza.

!Dios no existe! (Fe negativa),que manifiesta negación e ignoracia.

Saludos Jesús.

lolo dijo...

En cuanto a 1.- yo creo que hay que decirles que no peguen. Es su propia sangre la que hervirá un día y la devolverán. Y se darán cuenta de que así no se soluciona nada.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Blanca, qué bien has definido lo que yo quería decir: hacemos excepciones que ocultamos como buenamente podemos. Tú, tan clarividente como siempre y, como siempre, me convences. Te seguiré en tu nueva personalidad y, por supuesto, allí estaré para aplaudir a rabiar.

Llorante, tu madre siempre tendrá razón, por muchas almas que os parta. Las madres son entrañables. Un placer encontrarte por aquí.

Ladrón de versos, yo estoy entre la primera y la segunda. Los creyentes de hoy lo tenemos más difícil que, por ejemplo, en el barroco: hoy más bien queremos creer, porque todo está en contra. Saludos poéticos.

Lolo, yo creo que tu consejo es el más justo y sabio. Así actuaba el padre de Matar a un ruiseñor. Pero, a veces, cuando la persona no puede recurrir a una autoridad que ponga fin al ataque, ¿no estaría justificado defenderse?

tecla dijo...

Educar es un arte muy difícil, y el primer ejemplo que hemos de darle a los hijos es el de la humildad. Es decir, que vean que nuestros esfuerzos en hacerlo bién aunque a veces no lleguemos a conseguirlo.
Porque así es la vida.
Buenas reflexiones Jesús.

Er Tato dijo...

Que a uno le quieran por ser perfecto debe ser muy triste y además no tiene mérito.

Seguro que a ti te quieren por como eres y por quien eres. Claro que tampoco les queda otra alternativa visto lo visto. ;-P

Un abrazo

P.S.: Yo creía que eras un tio especial y resulta que eres como yo. Bueno, si acaso un pelín mejor. ;-)

Olga B. dijo...

Comparto todas tus incoherencias e incluso podría añadir alguna más. Ellos aprenden con eso una cosa importantísima (espero;-): que es difícil hacer concordar la realidad con los sueños. Pero se debe tender a actuar bien. Luego, cada uno con su historia, hará sus sumas, sus restas y hasta sus ecuaciones... e irá formando la historia de su comportamiento, su propia vida.
Nadie ha tenido unos padres perfectos y hay mucha gente buena por el mundo.
En fin, llevo unos días muy liada y no he podido participar con normalidad, pero quería decirte que me encantó especialmente lo de espolvorearse con canela;-)
Un beso y hasta dentro de unos días.

Julio dijo...

Yo siempre les he dicho a mis hijos que no peguen a nadie; no soporto el uso de las manos para esas cosas...

Ladrón_De_Versos dijo...

Hola, Jesús...

Con respecto a la no-violencia y a la defensa de nuestros derechos e ideales: prefiero la postura del martir, de aquel que se deja matar antes de matar o empuñar un arma.

Morir por una idea, morir por una convicción, por una causa...

LA BONDAD* (SANTO)

El pájaro que canta enciende las luces del cielo cuando muere.

EL CRISTO* (POETA)

El hijo santo del viento grita el llanto eterno de la madre tierra.

SALUDOS POETICOS.

PD: Gandhi, Tolstoy, Marthin Luther King, son ejemplos y modelos para comprender el pensamiento pacífico de la no-violencia.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Tecla, ay, la humildad, qué virtud tan difícil.

Olga, igual que los padres no pueden exigir a los hijos la perfección, los hijos tampoco a los padres. Menos mal, porque entonces yo no daría la talla. Y gracias por lo de espolvoreados de canela. Me gusta pensar que hemos venido de una tarde espolvoreada de canela fina.

Julio, me has convencido con eso del uso de las manos. Qué manera tan ingeniosa de decir algo bonito.

Tato, temo decepcionarte, y eso que en la lista me he contenido. Si yo te parecía un tío especial, es porque, sin querer, me he maquillado en mis entradas. ¡Ay la vanidad de los blogueros!

Ladrón de versos, tal como lo dices, casi me convence. Yo creo que los mártires son héroes admirables, pero no le podemos pedir esos sacrificios heroicos a todo el mundo, sobre todo si uno tiene hijos o seres queridos a los que defender. Igual que yo me dejaría matar por salvar a mis seres queridos, podría también matar si matar es la única manera de salvarlos de una muerte segura. Y no me refiero a una venganza, sino a tomar la espada en caso de guerra: si vinieran unos invasores a prohibirte tu patria, tu religión, tu tierra, ¿no empuñarías la espada? No me refiero a una guerra ordenada por el Estado, sino a legítimas defensa de las personas que no quieren morir. No sé, tampoco lo tengo muy claro.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Y ¿a eso llamais incoherencias?

Creo que son coherencias múltiples.

Queridos Alejandro y Jesús.

Si es así, vivan las incoherencias.

Iñigo dijo...

Esque ser mayor es tan grande, que solo puede ser el que lo es.

maite mangas dijo...

Me confieso de lo mismo que tú. El examen de conciencia me lo has hecho tú, pero el propósito de enmienda y cumplir la penitencia lo haré solita.
Qué dificil eso de si te pegan no pegues y cuando vienen con el ojo morado les preguntas ¿y tú no le has dado?, en fin...

churricos dijo...

Haced lo que yo diga, pero no lo que yo haga.

Ladrón_De_Versos dijo...

Es difícil tenerlo claro. Como casi todos los asuntos de esta vida. Hay que meditar sobre las cosas y tener una opinión firme, que no inflexible o dogmática.

Es un tema muy controvertido las distintas posiciones ante una guerra.

Yo siempre he sido un cobarde y probablemente huiría antes del enfrentamiento.

Los ambientes prebélicos se vienen venir tiempo atrás. Esos son los momentos de preparar una huída a lugares más pacíficos.

Lo malo es que estos pensamientos sin "plata" y posibilidades son difíciles de llevar a cabo cuando uno ve con tiempo atrás los ambientes prebélicos.

Saludos Jesús y espero leerte mañana algo bueno.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Javier, son las incoherencias propias de la vida. Como ha dicho ya alguien, más importante que las coherencias son las referencias.

Íñigo, lo has dicho muy bien en muy pocas palabras. Con lo difícil que es vivir siendo mayor, ¡no vamos encima a pretender ser coherentes y perfectos!

Maite, yo nunca me aclaro con eso de denunciar al agresor o defenderse de él. Una cosa me dice el corazón y otra la cabeza.

Churricos, esa frase cada vez me parece más afortunada. Un filósofo griego, no sé si Empédocles, lo decía de esta manera: No me hagáis caso a mí, sino a mis palabras.

Ladrón, temo decepcionarte con la entrada de mañana, que para mí ya es hoy. Se me ha ido la olla.

Alejandro Muñoz dijo...

Querido Jesús. No hemos coincido en tantas incoherencias por la diferencia de edad de nuestros hijos.
Lo de la cervecita también lo hago y tu número nº8 me ha recordado mucho a la nº4 de mis primeras confesiones.
Como intuía, ha sido un placer leerte hablando del "eso no se hace" que no practicamos. Un abrazo.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Yo, creo, ALejandro, que mi octava y tu cuarta son la misma. Un abrazo.

lolo dijo...

La mejor defensa es levantarse, dar la espalda y marcharse. Esa sí se la he enseño a mis hijos.

La otra creo que forma parte de la pelea; si les es necesaria sabrán utilizarla.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Lolo, sigue siendo un consejo difícil. Pero lo tendré en cuenta. NO se me había ocurrido.