viernes, 8 de enero de 2010

Contra la escuela

Hoy envío un beso en la frente a los millones de niños que lo están pasando mal en el colegio y a los que no se les ha dejado ni un día para jugar con sus juguetes. Los veo por la mañana, del brazo cariñoso pero apresurado de sus padres. Algunos van contentos, otros dormidos y otros tristes.

Yo no guardo buen recuerdo del colegio ni del instituto. Los buenos momentos que allí pasé no son mérito del cole o del insti, sino míos y de mis amigos. Me lo pasé bien a pesar del colegio y del insti. Eso no quita que hubiera profes a los que recuerdo con mucho cariño. Lo que quiero decir es que hemos aceptado que, antes de entrar en el mercado laboral, tenemos que hacer una especie de mili o trabajo sin cobrar desde los tres años hasta los diecitantos y, si el niño sufre durante ese tiempo, lo consideramos normal y hasta conveniente, cuando no es normal ni conveniente.

El tener que pasar tantas horas en el cole es un tormento inhumano que no obedece a un interés del Estado en que los niños aprendan, pues para eso no hacen falta pasar más de mil horas anuales encerrado entre cuatro paredes. Entonces, ¿por qué es obligatoria la enseñanza tantos años y tantas horas? Echen su imaginación a volar y se asustarán al encontrar las respuestas. Lo que no logro entender es por qué la gente me mira con cara marciana cuando digo estas obviedades.

Mis únicos años académicos agradables fueron los de la carrera, cuando me encontraba entre adultos como yo con los mismos intereses culturales. Todo lo que yo sabía de antes de comenzar la carrera lo podría haber aprendido mejor y más de otra manera.

Y si queréis reíros un poco, visitad el Eroticón de hoy.

15 comentarios:

Capitán dijo...

Yo, a Dios gracias, sí guardo buenos recuerdos del colegio, muy buenos.

Y las respuestas a tus preguntas probablemente asusten, aunque quizá yo no sería tan negativo, en tu caso "Todo lo que sabías de antes de comenzar la carrera lo podrías haber aprendido mejor y más de otra manera", pero probablemente Todo lo que muchos han aprendido no lo podrían haber aprendido mejor y más de otra manera.

Un fuerte abrazo

maite mangas dijo...

Los niños son curiosos por naturaleza, les encanta aprender cosas nuevas, y es cierto que el cole a veces actúa como "capador" de esa curiosidad. No todos aprenden de la misma manera ni a todos les estimula lo mismo....en fin, el sistema que tenemos montado se ha cargado muchos talentos, seguro, y lo seguirá haciendo, pero para compensar eso estamos las familias que somos los que conocemos lo que tenemos en casa.
Mis mejores recuerdos del cole tienen que ver con los profesores que veían en mí algo más que "un trasto" que domar.
Tu entrada de hoy daría para varios libros, debates...gran tema.
Un abrazo y feliz año, Jesús.

Moisés dijo...

Los recuerdos de mi infancia casi se han perdido, quizás porque los he querido perder...Ya en el instituto la cosa fue diferente, creo que fueron los mejores años de mi vida... por ahora...

mirambella dijo...

Bueno pues no dices ninguna tonteria, sino verdades. Yo tampoco guardo buenos recuerdos de mi escolaridad, pero la verdad es que tampoco de mi infancia. No recuerdo a ningún profe con cariño, y sí alguno con dolor. Creo que tenemos que ser más sensibles y receptivos a lo que nos dicen nuestros niños, a veces sin hablar. Tanto profes como mamas y papas. Un abrazo.

elpiyayo dijo...

Que un niño se tenga que tirar miles de horas en un colegio no es malo, peor es la calle o un taller de aprendizaje trabajando por la cara. Pero empezando por los padres que utilizan el colegio como guarderia y les importa un pepino lo que le enseñen a sus hijos y terminando por los profesores que lo que quieren es no tener problemas y un sueldo digno y concretamente el estado eso es lo que quiere, no pidamos peras al olmo.
Todo esto lo pagan los niños que tienen inquietudes, que les gusta aprender y al final acaban donde muchos, todos somos culpables menos los Reyes Magos

lolo dijo...

Es mejor darles un beso en la frente que enfadarse.
Me quedo pensando...

ReyVindiko dijo...

Los niños aprenden más con sus padres que con el colegio, pero pasan menos tiempo con los primeros.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Capitán, de ahí se deduce que lo mejor es que haya libertad para escolarizar a los niños. Seguro que muchos padres lo harían mejor que la escuela.

Maite, este es un asunto que como dices da mucho que hablar. Me quedo con esos profesores que veían en ti una persona y no un trasto.

Moisés, seguro que te quedan muchos años maravillosos por vivir.

Mirambella, una de las formas de oír a los niños es, creo, recordar cuando fuimos niños y ponernos en su lugar. Un abrazo.

Piyayo, no todos somos culpables. Unos tienen más culpa que otros. Los más culpables, a mi juicio, son los que han ideado el sistema.

Lolo, y yo me quedo pensando en lo del beso. Eso sí que es mejor.

Reyvindiko, una sociedad donde los niños pasan más tiempo en el cole que con sus padres no puede ser sana. ¡Revolución!

Anónimo dijo...

el ser humano se supone que es el único animal racional de la tierra, el más inteligente y más capacitado para adaptarse. los animales no presionan a sus crias continuamente para que aprendan nada, hasta los seres irracionales lo hacen por si mismos.
sin embargo los humanos somos los animales que menos confiamos en las capacidades innatas de nuestra propia especie y creemos que tenemos que enseñar a nuestros hijos hasta a mear, motivo por el cual los presionamos continuamente para que aprendan de todo, y hasta los encerramos en los colegios, no hay ninguna otra prision en la que se controle, juzgue y presione tanto la vida de los individuos.
comparando la niñez con la adultez (quiza sinonimo de idiotez) vemos la diferencia entre seres felices y seres amargados y alienados, es por esto que nada tienen que enseñar los adultos adulterados a los niños y si mucho que aprender de ellos.
dejemos a los niños vivir su vida en paz (porque su vida es solo suya) y el mundo será un lugar pacífico.
http://caso.omiso.org

caso omiso dijo...

y en cuanto a los que dicen que los niños tienen que ir al colegio porque el conocimiento les dara la libertad, no entiendo la incogruencia de dar libertad privando de ella.
la escuela se invento durante la revolucion industrial para fabricar personas que se adaptaran a realizar trabajos repetitivos y monotonos para el posterior trabajo en las fábricas, no para crear personas independientes sino dependientes de una persona que los dirija.
la escuela es un sistema de reproduccion del modelo patriarcal en el que un grupo de individuos se somete a la voluntad de uno solo, no importa las asignaturas que se impartan en clase, solo la experiencia vital de sometimiento de frente a la voluntad de otra persona.
francamente, la escuela es lo pero que me ha ocurrido en mi vida hasta ahora.
caso.omiso.org

Jesús Cotta Lobato dijo...

Caso omiso, me alegro de encontrar a alguien que me entiende. Tenemos que seguir protestando para que la gente caiga del guindo. Lo terrible es que yo soy profesor.

Leek dijo...

Estoy de acuerdo en que se le pone mucho tiempo a la escuela; he pensado en dejarla, aunque no me atrevo porque aun soy menor de edad y si salgo mis padres me mandarian a "trabajar", y lo que yo quiero hacer es escribir, ya tengo unas cuantas historias, pero no las he publicado porque necesito un tutor para todo eso, y mis padres se openen a todo lo que no vaya con la unviersidad, y toman en cuenta el arte, así que no puedo hacer nada hasta que acabe la escuela o sea mayor de edad.
Y en cuanto al tiempo que se le inverte en la escuela, si es demasiado, yo entro a las 7 de la mañana y salgo hasta las 2 de la tarde, pero algunos profesores no se dedican a dar la clase, o dan malas clases y piden cosas a las que no le encuentro sentido, pues no aprendo nada con eso; he aprendido muchas mas cosas leyendo y viendo a la gente en su cotidianidad, pero parece que nadie lo entiende; si quitaramos todo el tiempo que se pierde en la escuela (las clases a las que no van los profesores, los ratos libres y todo eso), podriamos entrar a las 9 de la mañana y salir a las 11 de la mañana o a medio dia, pero en fin, yo que puedo hacer.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Leek, tienes toda la razón en el exceso de tiempo que nos quita la escuela y su objetivo es que los padres estén libres de los hijos, y no que estos se instruyan. Pero te aconsejo pasar por el aro hasta que llegues al bachillerato y la universidad, donde sí que vas a aprender. Un abrazo.

Empe dijo...

Mi sobrina de 12 años colgó una foto en internet y me asombré. Era el patio de una prisión. Cuando vi el comentario al pie de la imagen... resultó ser el patio de su colegio. Sin palabras.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Empe, los hospitales y los colegios, al menos los de ciertas épocas, recuerdan a las cárceles, sobre todo los colegios, porque con la ley actual el alumno no puede salir de él ni con el consentimiento del padre, a no ser por razones médicas. Un saludo.