lunes, 4 de enero de 2010

Ya vienen los Reyes

Me recuerdo de niño corriendo bajo la lluvia por el campo, a la hora del crepúsculo, bajando por las lomas, con cara de velocidad y placer, con los brazos abiertos de pura felicidad de vivir, a grandes zancadas, con un puñado de hierba en cada mano para los camellos de los Reyes Magos, que vendrían esa noche, y lanzando gritos de euforia y todo el campo tenía el aire de un sueño o de un último y grandioso momento y luego llegaba a mi casa y al calor de mi madre y a la algarabía de mis hermanos, mojado y con los pies llenos de barro, animalillo feliz y bendecido por la suerte y la salud, y al amanecer una metralleta de juguete bajo la cama, que hacía tratratrá y echaba chispas dentro de su plástico transparente: ¡lo más de lo más! 

En el patio la hierba que habíamos dejado estaba triscada por los camellos.

Gracias, Reyes Magos. Como aquella metralleta, ninguna. ¡A cuántos malos maté con ella! Creo que mi fascinación por la bondad, mi compasión ante la debilidad, nacieron el día en que los Reyes Magos pusieron bajo mi cama aquella metralleta.
Amigos, feliz navidad.Y un capitán de madera.
De pequeño, yo estaba enamoradillo de la rubita.

22 comentarios:

Juanma dijo...

Qué gran mañana, qué mágico amanecer, qué bonito día el 6 de enero.
Que tu fascinación por la bondad viniera de una metralleta es una lección magistral. A mí me pasó algo parecido con aquellas pistolas que inundaron de miedo a tantos indios.

Un fuerte abrazo.

lolo dijo...

Creo que la fascinación por la bondad te llegó antes que la metralleta.

Y que aquella lluvia bendijo al capitán de madera con la magia de la escritura.

Ya vienen los Reyes, ¿no lo ves?

elpiyayo dijo...

Ahora recuerdo y recordando,me recuerdas una canción de Silvio Rodriguez(el poeta a favor de la pena de muerte, el que mata canallas, claro las etiquetas las pone él).
Tenias otro hermano que hinchaba ranas con una pajita, que ataba pajarillos de la pata y los dejaba volar hasta su antojo o le ponia un petardo en el culo y los dejaba volar y etallaban en el aire, el tambien iba a la loma, venia lleno de barro y le gustaban las escopetas que echaban chispas y plomo encendido por los cañones, lo peor que sigue en las mismas y poniendo etiquetas, lo mejor, que aún no ha matado a ningún canalla.
Yo era el que os decia que los reyes magos eran los padres y ustedes no lo creiais, jajaja, aún pienso que no lo creeis. Benditos seais.

mangeles dijo...

¡¡¡Que bonito¡¡¡ Jesús. Lugares diferentes, emociones iguales.


Jo...´con el Pipayo...lo de poner un petardo al pájaro para que explote en el aire, es toda una burrada infantil...¡a nosotros no se nos ocurrió¡...lo de soplar las ranas por el culo, y cazar pájaros con liga, y similares...si...

1-0 Para el Pipayo.

Y muchos besos, Jesús.

Pd.: Ojalá los Reyes te traigan algo muy especial. Un regalo de esos que no se esperan y nos sorprende, y nos pone una sonrisa de tontos para todo el día.

Máster en Nubes dijo...

Es la fiesta que casi me gusta más de las Navidades, Jesús. Y al final siempre, está muy bien puesta. Gracias a los Reyes y a ti también, siempre hay un juguete especial como el que dices tú...
Un abrazo a todos.
Aurora

Benjamín Gomollón dijo...

Qué corazón el tuyo. Qué hambre de paradoja, qué sed de vida y de recuerdo. Pocas personas conozco tan llenas de arrebato, tan habitadas de memorias, hierbas, árboles, deseos, pájaros de miel helada, de semillas de sal fecunda y negra.

Siempre me devuelves algo. Siempre.

Un abrazo

Blanca dijo...

Si es que no hay regalo más agradecido que el que los Reyes le hacen a un niño!
Nunca se me olvidará aquella muñeca (fea como ella sola, por cierto) que traía una super casa donde ¡nos podíamos meter mi prima y yo a jugar!. Para montarla había que hacer dos carreras de ingeniería y tres másters, pero yo aprendí rápido. Me gustaba tanto aquella casa que hasta la muñeca me parecía guapa.
Blanca ha crecido y este año va a tener un ordenador adaptado a lo que estudia y espera con ilusión a ver si los Reyes la sorprenden con una Reflex para seguir practicando su nueva pasión: la fotografía.

Un abrazo Jesús, y espero que los Reyes se porten genial contigo este año!

Capitán dijo...

¿Seguro que eran tus Reyes?, porque se parecen a los míos

Un abrazo

Un cura dijo...

¡Qué magia la de esta noche y este día! Felicidades por tu blog y que los Reyes te traigan muchas cosas.

Olga B. dijo...

Ay, yo fui de las que jamás quería regalar a sus hijos juguetes bélicos. Los primeros años de Víctor fueron un constante ¡quiero un anchon man! (action man, para los que no sepan lenguaje infantil). Hasta que me rendí a la evidencia: con un palo del suelo jugaba a hacer pum y matar a sus malos. Jugar a la guerra no es hacerla, es aprender a vivir. Aquellos reyes eran muy sabios, más que todas nuestras psicologías modernas. Tiene razón elpiyayo en que lo importante es no etiquetar canallas a nuestro gusto ya de mayorcitos, ni matarlos ni propiciar que los maten (pero esos pobres pájaros...)
En fin, a ser buenos y a jugar mucho mañana, que el día de reyes es tan corto como larga la noche;-)
Nosotros tuvimos regalo extra: coincide con el cumple del pequeño, seis añitos. Y le traen un anchon man.
Abrazos.

Reyvindiko dijo...

Para mí este es el día más feliz del año, en el que la emoción me hace sonreír quiera o no quiera. Pasada ya la etapa en la que recibir dinero o ropa te hacía pensar que ya no eras niño, me recupero ahora con mis cuatro hijos y mi esposa que me hacen disfrutar tanto o más que antes. Como en el anuncio, la cara que ponen al abrir el salón esa mañana no tiene precio.

lolo dijo...

Ya son algo mayores mis chicos, pero estamos nerviosos, y mañana al abrir el salón...qué regalo. Nunca les compraría a mis hijas unas uñas postizas, pero ellos, SSMM...nunca se sabe. Ellos son Magos, es verdad, son verdad.

El Africanito dijo...

Recordar esa ilusión con que viviamos de niños la vispera y el día de reyes le da a uno un momento de magia.
Benditos nosotros, que una vez creimos en ellos y aún lo seguimos haciendo por el sueño de nuestros hijos, lo que queramos que sea será si lo queremos muncho.

Yo brindo por nunca dejar de querer lo que tengo para que siempre tenga lo que quiera.

Me ha gustado un montón el caballo de madera, no lo había oido antes.

un saludo mu apretao de pascua
Firmado El Africanito

Anónimo dijo...

A reyvindiko que le regalen el ultimo cacharrito de electronica, lo ULTIMO que de no ser así pondrá carita de niño defraudado.
Al africanito, pues que le regalen un hijo, o dos, o tres y una colección de herramientas.
A Jesús pues le traerán un libro que no halla leido, cosa dificil, pero los Reyes son los Reyes.
A Elpiyayo petardos, 6 truenos, 12 "güilis" mecha negra y lo de siempre, calzoncillos y clalcetines, que nunca sobran.
A Master en nubes unos buenos callos andaluces, pero de tacón de punta, sino de los que yo hago.
A los demás no me atrevo que luego me regañan.
..........ya vienen los Reyes Magos, caminito de la loma, costilla y La villa, jajajaja
mañana os fundiré con mis petaros.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Juanma, deberíamos fundar un club: el de los pacíficos gracias a las pistolas y las metralletas infantiles.

Lolo, sería en verdad muy hermoso que las lluvias nos bendijeran. Feliz noche de Reyes.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Sí, Piyayo, tú eras ese, pero nunca lograste hacernos creer que los Reyes Magos eran los padres. De hecho hace unos cuatro años pasaron por mi casa a adorar al Niño.

Mangeles, el Piyayo es mucho Piyayo, pero ya no hace esas cosas. Hace otras. El mismo deseo quiero para ti: un regalo especial.

Máster, sí, está muy bien puesta esa fiesta al final. Feliz noche de Reyes y que te traigan un regalo muy lindo que dure para todo el año.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Benjamín, seguro que si te sientas a recordar y cierras los ojos, te inundarás de bellos recuerdos. Un abrazo, amigo.

Blanca, ¡pues sí que se portaron bien contigo los Reyes con aquella supercasa que todas mis amigas y primas deseaban y nunca consiguieron! Bonita afición esta de la fotografía: eres como Leonardo: te gusta todo lo bello.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Capitán, ¿no me digas que a ti también te regalaron una metralleta y que les ponías hierbas a los camellos? ¡Somos de la misma generación! ¡Estamos hechos de la misma pasta!

Al cura le deseo lo mismo y le haré una visita, por curiosidad.

Olga, qué bien has expresado de aprender a vivir, sea o no con juguetes bélicos. Y lo de anchon man es encantador.

Reyvindiko, tú eres el adulto que más disfruta con la noche de Reyes. En ti vive todavía un niño y eso forma parte de tu encanto.

Lolo, a mí los Reyes Magos me trajeron una vez unas gafas de buzo. Siempre sorprenden.

Africanito, otro abrazo para ti y tu familia. Feliz noche de Reyes. Y que te traigan algo bonito.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Anónimo, esta ha sido una bonita carta a los Reyes Magos. Bueno, y hoy no iba a regañarte. Podías poner lo que quieras. Hasta mañana.

mangeles dijo...

¡Me lo han traído Jesús, me lo han traído¡

He ido a ver AVATAR, en 3D...¡¡¡¡es maravillosa¡¡¡,lo he pasado genial, todavía estoy emocionada....NO os la perdais.

Besos

Ramón Simón dijo...

Buenas noches Jesús:
Te conocía de oída, de comentarios de Jesús Beades, de Alejandro Martín, de Toi. Hoy gracias a Enrique García Máiquez entro por primera vez en tu blogg.Enhorabuena.
En esta dirección http://ramonsimon.blogspot.com/ puedes ver si lo deseas un pequeño reportaje fotográfico de la cabalgata de los Reyes Magos de Sevilla 2010. Espero que te guste. Un saludo. R Simón.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Ramón, gracias por el enlace. Encantado de conocerte. Feliz año.