viernes, 10 de octubre de 2008

Cuestión de rima

Como la luna es muy poética, pero en español no hay muchas palabras que rimen con ella, se da el caso de que hay muchos poemas que la riman con cuna, fortuna y duna. La luna platea la cuna de mi niño o se refleja en las dunas. Es curioso que la rima contribuya a crear relaciones conceptuales entre palabras dispares.
También es muy habitual encontrar en un soneto el siguiente cuarteto de rimas: ola, caracola, arrebola y sola o tremola.
Lo que ya es más difícil es rimar de modo natural bruma y puma. Lo mejor en este caso es componerle un poema a un puma y entonces, zas, suelta uno la rima de la bruma, pero si uno está extasiado con la bruma y de pronto salta un puma, todos nos daremos cuenta de lo difícil que es rimar con bruma.
Leopoldo Lugones es un maestro en rimas desconcertantes. En un poema rima perfuman y Schumann.
Algún día alguien debería hacer una antología de sonetos que acaban con la palabra muerte. Sin querer, uno la rima con fuerte y con inerte. Un abrazo, amigos

9 comentarios:

Juanma dijo...

Repasa la medida de los versos, querido Jesús, tú que sabes de eso más que yo...pero ahí queda mi intento. Un abrazo y un soneto a la muerte...

Años hace que juego con la muerte
partida de ajedrez emocionante:
Ella mueve con severo talante
y yo me dejo llevar por la suerte.

Años hace que vivo sin quererte.
Es por culpa de un tablero intrigante
que me da coraza de vigilante
y me impide volar para tenerte.

Al mover un alfil suelo pensar
que paso sobre tu cuerpo desnudo,
pienso en jugadas para respirar

ante un contrincante que es tan sesudo,
tan severo, negro o crepuscular,
que me quita tus ojos como escudo.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Es más difícil cuadrar un soneto que ganar la lotería. Si me das tu dirección de correo electrónico, te puedo comentar el soneto. Me da apuro hacerlo en un lugar público como éste. Por lo pronto te digo que los cuartetos están mejor conseguidos que los tercetos. Pero no te fíes mucho de mi criterio: yo soy sólo un sonetero. Un abrazo

Juanma dijo...

Querido Jesús, ésta es mi dirección de correo electrónico (un poco infantil, pero cada uno es como es): jpiruleta@gmail.com. Espero tus palabras.

José María JURADO dijo...

Hace poco escrribía:

"Las pieles de búfalo extendidas entre las vigorosas ramas y el arroyo esbozan las terrazas, los bancales, el lienzo de hormigón y de arenisca por donde salta el puma. La cascada es el armónico ritmo del espacio, el ladrillo del agua por la espuma"

si recorto la prosodia y cambio espuma por bruma ya lo tienes.

Es muy propia gloria-memoria-historia y, en alemán Kranheit (enfermedad) que rima con Zeit (tiempo), estas relaciones son los motores internos, el alma del lenguaje.

Para rimas estrafalarias Herrera y Reissig os copio 2 sonetos. De un libro magistral que es LAS CLEPSIDRAS:

Epitalamio ancestral

Con la pompa de brahmánicas unciones,
abrióse el lecho de sus primaveras,
ante un lúbrico rito de panteras,
y una erección de símbolos varones...
Al trágico fulgor de los hachones,
ondeó la danza de las bayaderas
por entre una apoteosis de banderas
y de un siniestro trueno de leones.
Ardió al epitalamio de tu paso,
un himno de trompetas fulgurantes...
Sobre mi corazón, los hierofantes
ungieron tu sandalia, urna de raso,
a tiempo que cien blancos elefantes,
enroscaron su trompa hacia el ocaso.

Idealidad exótica

Tal la exangüe cabeza, trunca y viva,
de un mandarín decapitado, en una
macábrica ficción, rodó la luna
sobre el absurdo de la perspectiva...
Bajo del velo, tu mirada bruna
te dio el prestigio de una hunrí cautiva;
y el cocodrilo, a flor de la moruna
fuente, cantó su soledad esquiva.
Susceptible quién sabe a qué difuntas
dichas, plegada y con las manos juntas,
te idealizaste en gesto sibilino.
Y a modo de espectrales obsesiones,
la torva cornamenta de un molino
amenazaba las constelaciones...

Jesús Cotta Lobato dijo...

Deberías escribir una entrada sobre esa alma oculta del idioma, como tan bien defines a esas coincidencias de rima como gloria, memoria, historia. Lo del puma ha sido una feliz coincidencia. ¡Y qué bien riman perfuma, espuma y bruma! Yo no sé meter como tú ahí al puma. Un abrazo

Jesús Cotta Lobato dijo...

Ah, por cierto. Magnífico lo de las brahmánicas unciones y los símbolos varones. ¿Y qué me dices de Borges que rima Whitman con ritman?

Juan Antonio, el.profe dijo...

Las rimas consonantes son muy traicioneras, en efecto. Iba yo a añadir la de "muerte" con "suerte" y aquí mismo ha aparecido ya. Y, si nos rebajamos, encontramos frente con mente y con todos los adverbios en mente. Uf.
Pero a veces, sólo a veces, la consonante te lleva a rematar el poema. Lo esencial, supongo, es no dejar que la consonante mande sobre ti y te arrastre adonde no debe...

Ladrón_De_Versos dijo...

Bruma podría rimar con espuma... ¡La espuma del mar! ¡La bruma de la noche!

Jesús Cotta Lobato dijo...

Ladrón de versos, el comentarista José María Jurado ha compuesto un poema con espuma, bruma y puma. Es un comentario poco antes del tuyo, en esta misma entrada. Un abrazo.