sábado, 11 de octubre de 2008

Placer y adicción

Yo soy adicto a tres cosas que empiezan por p: las playas, la poesía y el pitillo. Hoy voy a hablar del pitillo.
Por desgracia, lo asocio a lo bueno y a lo malo, a la compañía y a la soledad, al amor y al desamor. Me pregunto si el tabaco es un placer en sí mismo o si es un placer sólo porque es una adicción. Por ejemplo, darse un chapuzón en el agua fresca es un placer insuperable que no suele producir adicción. Pero si la produjese, ¿seguiría siendo un placer insuperable o nos acabaríamos hartando de tener que zambullirnos en pozas heladas, sea verano o invierno, haga sol o llueva, tengamos frío o calor? Es una pregunta que me hago constantemente. ¿El chocolate sin adicción sería tan bueno como el chocolate con adicción? ¿Estaría tan buena la cocacola y el café si no dependiésemos de ellos? ¿Llega un momento en que el placer de aliviar el mono supera al placer que la droga nos procura, con lo cual no compensa ser adicto a nada, ni al choco ni a la coca ni al pitillo, o más bien, el placer de aliviar el mono se suma al placer que la droga nos procura y entonces uno se hace doblemente adicto? Me temo que más bien ocurre lo segundo, no lo primero. Tengo cuarenta años y llevo la mitad de mi vida fumando. Si el tabaco es un placer, ya lo he gozado la mitad de mi vida. Si no lo es, si es tan sólo una adicción estúpida cuyo único placer consiste en aliviarme el mono, tengo otra mitad de vida para pasármela sin ese vicio. Pero para tomar esa decisión tengo que contestar a esas preguntas. A ver si encuentro las respuestas.

10 comentarios:

Juanma dijo...

Conste que enciendo un pitillo para escribirte este comentario. Dicho lo cual, seamos sinceros con nosotros mismos: el tabaco no tiene nada bueno. A veces pienso que lo que nos tiene enganchados no es más que la pose.
Bueno, contemplémoslo con prisma latino: sub specie boni. Y ya lo dejaremos en otro momento, ¿no?
Un abrazo.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Ésa es la clave: sub specie boni. Eso me ha ayudado a desmontar el tinglado que la nicotina me ha montado en la cabeza. Yo lo quiero dejar el 23 de noviembre, día en que cumplo la respetable edad de cuarenta y un años. Si uno no lo deja con cuarenta, que es la edad en que la salud empieza a no sobrar. La lástima es que esa lucha contra uno mismo la tiene que emprender sólo uno mismo. Un abrazo

Lopera in the nest dijo...

Jesús es sábado, está lloviendo y puede que lo mejor sea escuchar música.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Eso voy a hacer, lopera in the nest, pero mientras hago la comida. Bendita sea la lluvia. Un abrazo

Anónimo dijo...

Todo es BUENO, así termina siempre los relatos de la creación. Además, es verdad, hasta podría ser sacramento un cigarrillo en ciertas ocasiones, pero….
Das más vueltas que un momo en una feria con tu discurso (jejjejejje)
Pero ser adicto al tabaco, puede perjudicar a los demás ( ni la playa, ni la poesía, ni el chocolate y tantas otras cosas, son tan agresivas), y si la libertad de uno, termina donde comienza la del otro, las cosas cambian. Es un consejo noble, dejar de fumar. Pero se libre. Ten en cuenta que ese dinero sería un magnífico regalo para alguien, y además perjudica tu salud. Nunca fumes si molestas. Y si te gusta el humo pon incienso cuando escribas una poesía.

Aloisius dijo...

Todo es BUENO, así termina siempre los relatos de la creación. Además, es verdad, hasta podría ser sacramento un cigarrillo en ciertas ocasiones, pero….
Das más vueltas que un momo en una feria con tu discurso (jejjejejje)
Pero ser adicto al tabaco, puede perjudicar a los demás ( ni la playa, ni la poesía, ni el chocolate y tantas otras cosas, son tan agresivas), y si la libertad de uno, termina donde comienza la del otro, las cosas cambian. Es un consejo noble, dejar de fumar. Pero se libre. Ten en cuenta que ese dinero sería un magnífico regalo para alguien, y además perjudica tu salud. Nunca fumes si molestas. Y si te gusta el humo pon incienso

Aloisius dijo...

Todo es BUENO, así termina siempre los relatos de la creación. Además, es verdad, hasta podría ser sacramento un cigarrillo en ciertas ocasiones, pero….
Das más vueltas que un momo en una feria con tu discurso (jejjejejje)
Pero ser adicto al tabaco, puede perjudicar a los demás ( ni la playa, ni la poesía, ni el chocolate y tantas otras cosas, son tan agresivas), y si la libertad de uno, termina donde comienza la del otro, las cosas cambian. Es un consejo noble, dejar de fumar. Pero se libre. Ten en cuenta que ese dinero sería un magnífico regalo para alguien, y además perjudica tu salud. Nunca fumes si molestas. Y si te gusta el humo pon incienso cuando escribas una poesía.

Aloisius dijo...

Qué torpe el aloisius ese, para mandar un mensaje. ¡Perdón!
Amigo Jesús, mañana es la Virgen del Pilar y espero que alguno de tus comentarios versen sobre este tema…. Libre, sincero, crítico, moderno desenfadado, como tú eres.
Gracias.

José María JURADO dijo...

Lo mejor para las drogas es empezar a los 70, como hacían los romanos, cuando empezaban a los 15,con sólo 20 años por delante, cuando más. Y hasta los 70 a vigorizarse.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Me interesa eso, José María, en la próxima reunión me lo explicas con detalle. Un abrazo