domingo, 5 de octubre de 2008

Marquesinas

Una tarde, al salir del trabajo, vi a una mujer muy empingorotada arrancando con saña y malas pulgas todos los anuncios que los estudiantes de empresariales y económicas cuelgan en las marquesinas. "Se busca chica para compartir habitación doble" y cosas por el estilo.
Se notaba que le molestaba en la transparencia del cristal tanto papel. Yyo me acordé de una frase de Chesterton:

"La justicia es más importante que la disciplina"

que yo traduzco así: Lo justo es que a todos nos dé un poco igual encontrar las marquesinas llenas de anuncios particulares, con tal de que la gente que está buscando piso o lavadora de segunda mano encuentre lo que busca. Si eso conlleva un poco de fealdad en las marquesinas, ¿qué más da? Las personas son más importantes que las marquesinas.

11 comentarios:

Aloisius dijo...

Por supuesto, las personas siempre son lo primero. Así, el que puede perdonar pecados, siempre absuelve al pecador y condena al pecado.
Las personas siempre lo primero, y así, se puede curar en sábado, aunque sea quebrantando la ley.
"La gloria de Dios es que el hombre viva"

La gata Roma dijo...

Al final resultará que las marquesinas son Patrimonio de la Humanidad o algo… Desde luego las personas deberían estar por encima de muchas cosas materiales.
Kisses

P.S. Disculpe la intromisión, sin llamar, sin cortesías ni formalismos…

Jesús Cotta Lobato dijo...

Me gusta la cita de Aloisius. Me dan ganas de vivir.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Me gusta la cita de Aloisius. Me dan ganas de vivir.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Querida gata: bienvenida. Creo, además, que nos conocemos. Un abrazo

Yo misma dijo...

Habría que preguntarle a esa señora por qué lo hacía, a veces hay razones escondidas para cosas así: los cuelgan continuamente de su fachada, está enfadada con el mundo, tiene un hobby... En fin, estas cosas como muchas otras que pasan desapercibidas a los ojos de los viandantes, tienen una importancia oculta para los que las hacen. Saludos.

La gata Roma dijo...

Ahora si que me ha intrigado; según creo tenemos en común el blog de Juanma, pero ignoro si nos conocemos de algo más.
Kisses

Lopera in the nest dijo...

Empiezo por la descripción de la Sra. He tenido que ir al RAE para ver el significado de "empingorotada" y me he encontrado esto: "Dicho de una persona, y especialmente de la que se engríe por ello: Elevada a posición social ventajosa". Pero después me dice que el verbo "engreir" NO existe. ¿Donde me he equivocado?. Ese verbo se utiliza con cierta frecuencia en Osuna y se le da el significado de distraerse. Con lo cual me he hecho un lío.

Pero yendo a lo más sustancial, estoy en desacuerdo contigo, es un tema que me preocupa mucho. Permíteme poner un ejemplo: Voy en mi coche por Sevilla y tengo que sacar dinero de un cajero, lo pongo en doble fila durante, como máximo, cinco minutos. Si apruebo esto estoy justificando el "caos circulatorio", ya que, ¿porqué yo voy a estar cinco minutos y los demás (y aquí pueden entrar miles de conductores) no?. Si dejamos que un ciclista, o un motorista se salte un semáforo, ¿porqué no se lo pueden saltar todos los demás?.

No Jesús, las reglas están para ser cumplidas, si las hay absurdas o ridículas, modifiquense, pero se deben cumplir. En la raiz de esto está, en mi humilde opinión, el origen de la crisis económica que padecemos: ¿Porqué el Sr. Bush no ha puesto los controles que el poder como Pte. de los USA le permite para evitar que la codicia de unos pocos nos haya puesto al borde del abismo a tantos?. O lo que es igual, ¿porque el Sr. Pte de España no ha puesto los controles necesarios para evitar que la ruptura de la burbuja inmobiliaria no afecte a tantos con el aumento descomunal de del desempleo?.

Ya se que hay una distancia muy grande entre los estudiantes buscando piso y los "tiburones de Wall Street", pero la cuestión es que hay demasiados gobernantes que permiten el incumplimiento de las normas.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Esto está bien. A Aloisius y a la gata Roma, como a mí, no les gusta la actitud de la señora que arranca anuncios. Yomisma sugiere, con muy bien tino, que quizá me he apresurado a juzgar mal a esa señora. Y lopera in the nest opina, con muy buen criterio, que si no respetamos las normas, al final las que sufren son las personas.
Reconozco que me apresuré en llamar empingorotada a aquella señora. He sido prejuicioso. NO estaba empingorotada. Sólo iba bien vestida.
Por lo demás, me identifico con la idea kantiana de lopera in the nest, pero a la vez siento una tentación muy grande en pasar por alto ciertas normas en bien de las personas si la infracción de la norma sólo produce cierto desorden. Por supuesto, no me gustan las dobles filas, pero sí estoy dispuesto a tolerar las marquesinas cargadas de papeles si eso ayuda a la gente. Un abrazo a todos.

Lopera in the nest dijo...

Y no sería más fácil, querido Jesús, habilitar espacios para que los estudiantes pusieran sus anuncios, incluso en las mismas marquesinas. A mi me repatean los higados (vaya frase tópica!) los carteles que ponen en las farolas los partidos políticos durante las elecciones, o los circos durante la Feria, pero tengo que aguantarme. Que remedio me queda. Fíjate que ya en las autopistas, a excepción del Toro de Osborne, no hay publicidad.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Pues la verdad es que sí. Tienes razón. Esa sería la solución ideal.Lástima que al ayuntamiento no le urja alquilar una habitación a un estudiante y no habilite una zona para esos anuncios. Pero reconozco que ésa es la solución. Un abrazo y hasta pronto.