miércoles, 10 de septiembre de 2008

Del origen de la hermenéutica

GP: Me encanta quitarle el pellejo al salchichón.
MT: Entonces, quitáselo al mío, porque lo que a mí me gusta es comerme el salchichón, no quitarle el pellejo.
GP: No, porque a mí sólo me gusta quitarle el pellejo sólo al salchichón que me voy a comer.
MT: Perdona que te diga, pero tú has dicho literalmente: “Me encanta quitarle el pellejo al salchichón”, o sea, a cualquier salchichón.

Esta discusión se produjo en el seno de mi familia. Aún seguimos discutiendo quién de los dos tiene razón. Un abrazo para mis hermanos